Una carrera de lobos

Rafael Plaza desde la ciudad de Sevilla

La final de Bangkok se decide a golpetazos. Raonic, acunado por la atmósfera creada bajo la bóveda tailandesa, pega con la cadencia de los elegidos. Fugaces son los intercambios, vertiginosa la velocidad alcanzada por la bola que sale despedida de la raqueta del canadiense como la lava del volcán en erupción. Berdych comprueba como su verdugo gana el 95% de los puntos que disputa con primer saque, negándole cualquier opción al resto. Como dispara 18 saques directos, impidiéndole rozar la bola. Como, finalmente, asalta el título de golpe en golpe, llevando al límite una propuesta que Ljubicic ha alimentado desde que comenzó a aconsejarle tras el Masters 1000 de Madrid. Raonic, que perdió siete de los primeros doce partidos disputados con el croata sentado en su banquillo, ha transformado su principal deseo en realidad. Ahora, sin ataduras pasadas, juega como siempre anheló: sin preocuparse por masticar los intercambios y focalizando todo sus esfuerzos en servir y acabar el punto en un par de tiros, subiendo a la red sin temblar. Así acabó con Berdych, el cinco del mundo. Así logró su quinto trofeo, el cuarto bajo techo. Y así, con disparos de gigante iracundo, asestó un mordisco a la clasificación anual, acercándose a Londres.

La victoria de Milos llena de nudos el entramado de cuerdas que conducen a la Copa de Maestros. El último torneo del año, que se celebra en el Reino Unido durante el mes de noviembre entre los ocho mejores jugadores del año, ya tiene asientos pagados y otros reservados. Con Nadal, Djokovic y Murray clasificados, con Ferrer cómodamente colocado para sellar su pase en los próximos torneos, y con Berdych y Del Potro situados con la holgura necesaria para no penar en el trayecto hacia el 02 Arena, la pelea queda concentrada en las dos últimas plazas, que pueden ser tres si finalmente Murray no llega a tiempo por la operación de espalda a la que fue sometido días atrás. En principio, son cinco hombres para dos billetes. Federer (3055) y Wawrinka (2970) estarían clasificados si el torneo arrancase mañana. La realidad, sin embargo, es que quedan muchos puntos en juego, dos Masters 1000 incluidos (Shanghái y París-Bercyh), y la distancia entre los que vienen empujando desde abajo es mínima. Gasquet (2815 puntos), Tsonga (2605) y Raonic (2425) se mueven en cifras similares. Entre el suizo, séptimo clasificado ahora mismo, y el canadiense, undécimo en la carrera de campeones, hay 630 puntos. Sólo París y Shanghái ponen en juego un total de 2000 puntos. Además, repartidos en el calendario hasta la cita londinense, quedan cuatro citas de tercera categoría (ATP 500) y tres de cuarta (ATP 250), por lo que el botín de puntos a repartir asciende hasta 4750, convirtiendo en irrisoria la diferencia entre Wawrinka y Raonic. Incluso Del Potro y Berdych podrían ver peligrar su plaza si no logran concatenar buenos resultados en los próximos torneos.

“Significaría mucho clasificarme para la Copa de Maestros, es uno de mis objetivos”, dijo el canadiense ante la prensa tras ganar a Berdych la quinta corona de su carrera. “Después de la temporada de tierra batida y la de hierba, parecía muy lejano, pero he logrado muchos resultados positivos”, siguió. “Creo que estoy jugando un gran tenis. Estoy sacando realmente bien y haciendo muchas cosas buenas. Si mantengo eso, creo que voy a tener oportunidades y voy a estar colocado en una buena posición, sin importar a quién me enfrente”.

Para Milos, la baza más segura de la nueva camada de jugadores, sería su bautizo en la cita que reúne a los mejores del curso. El resto, salvo Wawrinka, ahora mismo el segundo mejor colocado de este grupo, ya ha saboreado la experiencia de competir en una Copa de Maestros. La batalla por Londres, que se disputa ahora en Asia y luego volverá a Europa, se desarrolla en ambiente hostil. Una manada con sed de gloria busca el mismo objetivo. Peligro.

Así está la RACE ahora mismo.

  • lola del castillo

    Raonic es el único tenista promesa de futuro ganador de Gran Slam , que está respondiendo a la expectativa creada. A mi personalmente no me gusta su tenis. Saque y más saque. ;muy aburrido. Pero hay que reconocer que es efectivo, y es un jugador muy problemático para los grandes si su servicio le funciona bien.

© TENNISTOPIC.com 2015. Todos los derechos reservados