A Federer le bastan 40 minutos

Redacción desde la ciudad de Madrid

Roger Federer se mostró implacable ante el australiano James Duckworth (6-0 y 6-1) clasificándose para las semifinales del torneo de Brisbane, donde se enfrentará a Grigor Dimitrov (6-3 y 6-4 a Martin Klizan).

El de Basilea no quiso sorpresas y arrancó el choque rompiendo el servicio del joven tenista australiano. Duckworth, atenazado por los nervios, no pudo jugar su mejor tenis, viendo cómo Roger dominaba a placer apoyándose en un saque que funcionó a la perfección.

Federer ganó todos los puntos disputados con primer saque en la primera manga. Su derecha y su revés se sumaban a la fiesta para cerrar el primer set en blanco. El segundo set arrancaba del mismo modo: rotura a favor del principal favorito del torneo ante la desesperación de Duckworth, que comenzaba a cometer más errores forzados en su búsqueda desesperada por encontrar puntos directos precipitadamente.

James lograba su primer juego en su quinto servicio (3-1). El australiano no había logrado todavía ningún golpe ganador y sumaba siete errores no forzados, pero se aprovechó del único momento de relajación que mostró Federer durante todo el partido al cometer varios errores no forzados que incrementaron su cuenta para quedarse en ocho cuando finalizó el único juego que dejó escapar en el encuentro.

El suizo firmaba 14 ganadores demostrando su total dominio en la central de Brisbane, ganando todos los puntos que disputó en la red (nueve de nueve)y convirtiendo seis de las ocho bolas de break de las que dispuso para cerrar el choque en tan solo cuarenta minutos.

Federer no sufrió a penas desgaste y disputará mañana el segundo turno de semifinales en un partido de altos vuelos ante el búlgaro Grigor Dimitrov. Los cuatro primeros cabezas de serie han sellado su presencia en la penúltima ronda del torneo, siendo Kei Nishikori y Milos Raonic los jugadores que pelearán por una plaza en la final por la otra parte del cuadro.

© TENNISTOPIC.com 2015. Todos los derechos reservados