Verdasco se permite soñar

Javier Méndez desde la ciudad de París

Una dilatada carrera ha sido incapaz de saciar la voracidad de Fernando Verdasco, que sigue aspirando a las mismas cotas en las que lo hacía en el pasado. Además, tiene motivos para seguir confiando en que su raqueta tiene crédito ilimitado. En la tercera ronda de Roland Garros derribó al No. 5 del Ranking ATP Grigor Dimitrov por 7-6(4), 6-2, 6-4 para citarse en octavos de final con Novak Djokovic.

“No fue un sorpresón, pero él era el favorito”, arrancó su valoración del partido el español. “Él es Top 10 y si es verdad que tal vez no ha hecho una gran gira en tierra o no está en su momento más dulce, pero yo también he tenido algún que otro percance por la lesión de gemelo que tuve en Miami y arrastré durante semanas”, recordó para no restar mérito a la 27ª victoria de su carrera ante un rival clasificado entre los diez mejores del mundo.

Si bien hace unas semanas, Verdasco selló la victoria ATP World Tour número 500 de su carrera, en París rebasó la barrera de las 100 en los Grand Slam, lo que destila su carácter en los grandes escenarios. “Aquí en París llevo muchos años jugando y consiguiendo victorias frente a rivales importantes y tengo la experiencia para jugar estos partidos, aunque hay que ganarlos igualmente”, señaló después de asegurar por séptima vez en su trayectoria profesional su presencia en la segunda semana de Roland Garros.

A pesar de la euforia de una semana en la que ha rendido a su mejor nivel, superando a Yoshihito Nishioka en cinco sets, a Guido Andreozzi y a Dimitrov, el español apela a la calma antes de buscar por primera vez su estancia en cuartos de final en la tierra batida francesa. “El camino en estos torneos es muy largo. Siempre vienes a un Grand Slam y sobre todo cuando has tenido tiempo para prepararlo y te encuentras bien contigo mismo, siempre vienes con las expectativas más altas”, no escondió el madrileño sobre sus expectativas en París.

“Cuando no eres cabeza de serie como en los últimos años, sabes que en tercera ronda te va a tocar un Top 10 a no ser que pierda antes. A partir de ahí ya todas las rondas son con jugadores Top 15 o Top 10″. Y así fue. Verdasco debió superar al cuarto favorito en Roland Garros, aunque ahora tendrá que medirse al campeón en 2016 Novak Djokovic.

El serbio domina el cara a cara por 10-4, aunque si el cara a cara se restringe a la tierra batida la igualdad es máxima (3-3). “Djokovic está volviendo al nivel que tenía hace un par de años. Está claro que todavía no del todo, pero ya está empezando a dar el nivel de entonces como hizo en Roma. He visto el partido con [Roberto] Bautista mientras hacía tratamiento y comía a un nivel muy alto. Será un rival duro de ganar, intentaré seguir centrado en lo mío y ojalá que pueda jugar un partido más como el de hoy, dando un gran nivel y con posibilidades de ganarlo”, señaló sobre su compromiso el próximo domingo.

La magnitud de los rivales no impide a Verdasco seguir aspirando a todo, mucho más cuando se siente con la confianza y el tenis para conseguirlo. “Creo que todos soñamos con conseguir las cosas que más queremos, lo que más ilusión nos gustaría conseguir y por lo que estamos cada día esforzándonos. Prefiero ir día a día, dándolo todo, trabajando y haciendo las cosas lo mejor posible y que llegue lo que tenga que llegar”.

Y ¿qué son esas cosas que más queremos a las que se refiere el No. 35 del mundo? “Conseguir cualquier título importante a nivel individual. Me falta un ATP Masters 1000 o Grand Slam, incluso hacer una final aunque ya lo conseguí en Montecarlo. El gran sueño es ganar un Grand Slam, ganar aquí en París, el US Open o Wimbledon, aunque es más complicado, pero nunca se sabe”, respondió. “Lucho para intentar conseguir esos sueños que tengo desde niño. Puede ser que no lo consiga, pero al menos quiero darlo todo para intentar conseguirlo”, cerró un Verdasco que sigue con la ilusión intacta.

© TENNISTOPIC.com 2015. Todos los derechos reservados