Una oportunidad de oro

Rafael Plaza desde la ciudad de Sevilla

Lucie Safarova, la número uno del equipo checo, aparece en el Salón Colón del Ayuntamiento de Sevilla con la cara blanca y los ojos hinchados. Por primera vez desde que llegó a la capital de Andalucía, la número 28 del mundo se deja ver. En cualquier caso, y como luego confirma el sorteo, las secuelas del virus que arrastra desde que llegó a la ciudad rompen sus opciones de estar en los puntos individuales del cruce, al menos de inicio. Mañana, y salvo un giro improbable de los acontecimientos que nadie espera, no jugará (la reemplaza Barbora Zahlavova Strycova, la número 69 mundial). Quizás el domingo, si su país la necesita, dispute el tercer punto de la serie y el dobles, para el que está anunciada junto a Hlavackova. No obstante, los síntomas no fueron buenos: el viernes por la tarde tampoco entrenó junto al resto del grupo ni apareció por el Centro de Tenis Blas Infante, donde mañana arranca el enfrentamiento.

“Lucie se está sintiendo mejor cada día”, asegura Petr Poda, el capitán visitante que meses atrás planteaba una eliminatoria con Kvitova y Safarova y hoy se encuentra con una situación completamente distinta. “Cualquier cosa es posible, primero nos vamos a centrar en el sábado y luego ya veremos”, cierra sobre la posible inclusión de la líder del grupo en el equipo el domingo. “Y habíamos visto que Safarova no entrenó, que no había estado en la rueda de prensa del martes y tampoco en la cena de los equipos de ayer. Estaba enferma. Lo hablamos”, le siguió Conchita Martínez. “Sigo pensando que el equipo checo es muy fuerte, que tiene muy buenas jugadoras. Puede pasar de todo. Sabemos que nos hemos preparado bien. Ha sido una semana difícil por el tiempo, pero hemos logrado sacar adelante los entrenamientos. Y vamos a salir a competir lo mejor posible”.

Tras preparar una batalla contra una zurda, el vestuario español cambió ayer los planes al comprobar que Safarova seguía sin aparecer, empezando a pensar que de verdad no jugaría, que no era ninguna maniobra para despistar y que el seleccionador checo no forzaría a una jugadora enferma. “El entreno de ayer lo enfocamos para enfrentar a una persona diestra”, explica Carla Suárez, la número uno española que disputará tres puntos de la eliminatoria si el dobles es decisivo. “El estilo de juego de una y otra es diferente, pero no cambia nada para mí porque tengo que salir con la misma mentalidad”, sentencia la canaria. “Tiene mucho carácter y es muy competitiva”, analiza Xavier Budó, el entrenador de la número 17 del mundo. “Es muy lista tácticamente. Juega distinto al resto de las checas porque tiene muchos recursos: varía el juego durante el partido, a ratos aprovecha la fuerza del rival, a ratos saca y sube, a ratos hace dejadas… pero sobre todo es muy lista”, prosigue el catalán. “En algunos momentos puede parecer que se va del partido, pero lucha, lucha y lucha. En tierra nos merece mucho respeto porque sabe utilizar muy bien sus armas”.

Después de Carla, que ha ganado tres de las cuatro veces que ha cruzado argumentos con Strycova (no juegan desde 2011 en Bad Gastein), Tita Torró, elegida por Conchita como la número dos de La Armada, tomará el relevo en la escalada hacia las semifinales. “Ya ha jugado con Zakopalova. Es una tenista que juega muy recto, con muy buen revés, pero le va a costar mucho con el peso de Tita”, reflexiona César Fábregas, el entrenador de la alicantina que participa por segunda vez en una eliminatoria de la competición por países, aunque como la capitana debuta en el Grupo Mundial. “Intentaremos empujarla hacia atrás con altura. Tiene que buscar que no juegue a por debajo de la cintura, que lo haga por arriba”, continúa. “Y debe restar alto. Así puede coger pista y mandar con la derecha y que se desplace hacia esa zona donde es un poco más débil que en el lado del revés”, asevera al lado de tierra que mañana verá en la pugna por las semifinales dos batallas mentales.

“Es un partido complicado para Carla”, reconoce Budó. “Tiene que estar dentro todo el tiempo mentalmente. Será una lucha a nivel táctico y mental. Debe saber cuándo darle velocidad al juego y cuándo quitársela para no competir a un solo ritmo y que la otra aproveche su fuerza. No caer en la tela de araña que va a crear Stryvoca. Es un partido con muchísima estrategia”, asegura. “Y Tita tiene que valorar el hecho de estar aquí convocada y haber sido elegida para jugar mañana porque eso demuestra que tienen confianza en ella”, dice Fábregas. “Es su segunda Copa Federación y no tiene realmente la obligación de ganar. Lo que debe hacer es darlo todo, luchar todos los puntos, intentar rendir y dejarse la piel. No tiene la obligación de ganar y hay que intentar quitarle la presión por ahí. Va de segunda raqueta, juega con una tenista que tiene mejor ránking que ella y más experiencia… debe disfrutar del momento. Esta semana le ha venido muy bien. Ha cogido mucho ritmo. Venía muy justa (un solo partido en 2014 por una lesión en la tibia). Y ha notado estar fuera de la competición. Tuvo alguna molestia cuando arrancó y empezó a jugar, así que tampoco tuvo la recuperación de la lesión que nos habría gustado. Ahora la veo bien. Mucho mejor”. En Sevilla, desde mañana, una oportunidad de oro para España: la de volver a celebrar una victoria en la élite de la competición por países.

Pendientes del cielo

“Nos preocupa bastante el tiempo”. La frase del entrenador de Tita Torró se queda flotando entre los rayos de sol de la tarde. El viernes no cae una gota de agua sobre Sevilla, pero sopla el viento arrastrando las nubes y anunciado lo que viene. Los partes meteorológicos prevén un 100% de probabilidades de precipitaciones para mañana y un 90% para el domingo. ”Unas condiciones como las de hoy serían ideales: hacía sol, la bola botaba y nada de viento”, cuenta Budó. “La realidad es que nos dicen que las condiciones serán difíciles. Lloverá. La pista estará pesada. Al no saltar la bola, con frío, viento y lluvia, el partido se convertirá en una batalla mental. La cabeza se impondrá por encima del tenis”.

“Es mucho más fácil jugar con sol, pero tendremos que tener mucha paciencia, mentalizarnos porque las condiciones pueden ser muy complicadas”, dice Conchita Martínez, que seguro preparará a las jugadoras para lo que podrían enfrentar. “Vamos a intentar sacar la eliminatoria como sea. Estamos metalizadas para ello.

¿Qué pasa si se llega al lunes, sigue lloviendo y la serie  no ha concluido? “Hay que hablarlo con el juez árbitro. Vamos paso a paso. Hay tiempo para hablarlo si ocurre lo otro”.

© TENNISTOPIC.com 2015. Todos los derechos reservados