Una carta escrita con el corazón

Redacción desde la ciudad de Madrid

La retirada del tenis profesional de la china Li Na llegó acompañada de una carta que la jugadora escribió para relatar su historia y agradecer a todas las personas que han formado parte de la aventura durante sus años en el circuito.

Mis queridos amigos,

Durante casi quince años, hemos sido parte de la vida del otro. Como una jugadora de tenis que representa China en el escenario mundial, he viajado alrededor del mundo jugando cientos de partidos en el circuito WTA, para el equipo de la Copa Federación de China, en los Juegos Nacionales y en varios Juegos Olímpicos. Siempre habéis estado ahí para mí, apoyándome, animándome y alentándome para alcanzar mi potencial.

Representar a China en una pista de tenis era un privilegio extraordinario y un verdadero honor. Tener la oportunidad única de llevar con eficacia más atención al deporte del tenis en China y en toda Asia es algo que valoraré para siempre. Pero en el deporte, como en la vida, todas las cosas buenas deben llegar a su fin.

2014 se ha convertido en uno de los años más importantes de mi carrera y mi vida. Este año estuvo lleno de toques de luz increíbles, que incluyó ganar mi segundo título individual de Grand Slam en el Abierto de Australia, compartiendo la experiencia extraordinaria con mi país, mi equipo, mi marido y mis fans. También fue un año lleno de momentos difíciles, como tener que lidiar con la inevitable decisión de terminar mi carrera como tenista profesional.

El momento increíble de Australia me llenó de alegría, felicidad y extraordinaria sensación de logro. La tarea de finalmente tomar la decisión de colgar mi raqueta era mucho más difícil que ganar siete partidos seguidos en el calor australiano. Tardé unos meses de agonía para finalmente llegar a la decisión de que mis lesiones crónicas nunca más me dejarán ser la tenista que puedo ser. Alejarme del deporte, con efecto inmediato, es la decisión correcta para mí y mi familia.

La mayoría de la gente en el mundo del tenis sabe que mi carrera ha estado marcada por problemas en la rodilla derecha. La cinta negra que llevo encima cuando salgo a la pista se ha convertido en mi marca de nacimiento de tenis. Y mientras que la cinta completa mi uniforme de tenis, los problemas de la rodilla a veces han superado mi vida.

Después de cuatro operaciones y cientos de inyecciones semanales en la rodilla para aliviar la hinchazón y el dolor, mi cuerpo me está pidiendo parar. Mis tres operaciones previas fueron en mi rodilla derecha. Mi operación más reciente de rodilla tuvo lugar este mes de julio y fue en la izquierda. Después de unas semanas de recuperación tras la operación, traté de dar todos los pasos necesarios para volver a la pista. Uno de mis objetivos era recuperarme lo más rápido posible para estar lista y jugar el primer torneo de la WTA en mi ciudad natal de Wuhan. Por mucho que intenté volver a estar al 100%, mi cuerpo me decía que, a los 32 años, no voy a ser capaz de competir en el nivel superior nunca más. El deporte es demasiado competitivo, demasiado bueno, para no estar al 100%.

Ganar un título de Grand Slam este año y alcanzar el número dos del ránking es la forma en la que me gustaría dejar el tenis de competición. Por difícil que ha sido llegar a esta decisión, estoy en paz con ella. No me arrepiento. Yo no debería estar aquí, en primer lugar, ¿recordáis? No mucha gente creyó en mi talento y mis habilidades, sin embargo, encontré una forma de seguir, para demostrar que estaban (¡y a veces a mí misma!) equivocados.

He tenido éxito en la escena mundial en un deporte que hace unos años jugaba en mi infancia en China. Lo que he logrado para mí está más allá de mis sueños más irreales. Lo que he logrado para mi país es uno de las cosas de las que me siento más orgullosa.

En el 2008, había dos torneos profesionales de tenis femenino en China. Hoy en día, hay 10, uno de ellos en Wuhan, mi ciudad natal. ¡Eso para mí es extraordinario! Serena Williams, Maria Sharapova y Venus Williams -con treinta títulos de Grand Slam entre ellas- vendrán a mi ciudad natal para jugar al tenis para los fans de China. Al igual que nunca pensé que yo podría ser una campeona de Grand Slam, nunca en mis sueños más increíbles me hubiera imaginado que algunas de las mejores atletas del tenis femenino podrían jugar en Wuhan, en mi casa.

Mis contribuciones al crecimiento del deporte en China son muy especiales para mí. Pero no quiero parar aquí. Junto con IMG, mi empresa de representación, estamos creando diversos planes sobre cómo vamos a seguir creciendo el deporte del tenis en China. Estos planes incluyen la apertura de la Academia de Tenis Li Na, que ofrecerá becas para la futura generación de estrellas del tenis chino. También voy a seguir participando en el Right to Play, una organización dedicada a ayudar a niños desfavorecidos a superar retos a través del deporte. Mi trabajo filantrópico ampliará su alcance a medida que continúo dedicándome a ayudar a los necesitados. Lo que antes era sólo un sueño en China, hoy es una realidad.

En el lado personal, espero comenzar un nuevo capítulo de mi vida, espero tener una familia y volver a conectar con los que no tuve el lujo de pasar mucho tiempo mientras estaba jugando. No puedo esperar volver a visitar todos los lugares increíbles en los que he jugado tenis y ver el mundo a través de un nuevo par de ojos. Espero poder reducir la velocidad y vivir mi vida con un ritmo nuevo, más lento, más relajado.

El tenis es un deporte individual y como jugadoras, nuestro trabajo consiste en pasar un montón de tiempo centrándonos en nosotras mismos. Pero ninguna jugadora puede llegar a ser alguna vez una campeona sola y nadie lo sabe mejor que yo. No hay suficiente espacio aquí para agradecer a todos los que han viajado este mi viaje conmigo y han contribuido a mi éxito. Pero debo agradecer a los que han quedado conmigo a través de todos los altibajos y me han ayudado a convertirme en la persona que soy hoy.

Gracias a:

- Mi madre: por su ayuda interminable. A través de las risas y las lágrimas, siempre ha estado allí para mí.

- Mi padre: te llevaron lejos de mí demasiado pronto y no he sido la misma desde entonces. Tú has permanecido bajo el sol en mi vida y yo soy lo que soy gracias a ti.

- Jiang Shan: has estado a mi lado durante 20 años. Tú eres mi todo y yo estoy agradecida de haber compartido mi vida contigo.

- Mis primeras entrenadoras, Sra Xia Xiyao y la Sra Yu Liqiao: por ponerme en el camino del tenis.

- Madame Sun y la Asociación China de Tenis: gracias por ser pioneros para el tenis en China.

- Sr. Hu Dechun y la Oficina de Hubei Sports: por entenderme y apoyarme durante los años.

- WTA: por su pasión por el tenis femenino y el trabajo duro para hacerlo crecer en todo el mundo.

 - Sr. Chan Hongchang: por apoyarme cuando por primera vez decidí convertirme en tenista profesional en 2008. Tú me ayudaste a decidirme.

- Thomas Hogstedt: por haberme introducido al tenis profesional.

- Michael Mortenson: por ayudarme a ganar mi primer Grand Slam.

- Carlos Rodríguez: por empujarme más allá de los límites a los que pensé que podía llegar.

- Alex Stober: para cuidar de mí todos estos años y ayudarme.

- Erich Rembeck y Johannes Wieber: por encontrar una manera de no hacerme sentir dolor, una y otra vez.

- Fred Zhang y el equipo Nike: habéis sido mi luz de guía, mi sistema de apoyo y mis mayores animadores. Nunca lo olvidaré.

- Max Eisenbud y todo el Equipo IMG – por ser la mejor empresa de representación del mundo y por cuidar de mí todos los días.

- A todos los patrocinadores que me han apoyado a través de cada etapa de mi carrera.

- A mis familiares, amigos y todos los que me han ayudado a lo largo de mi carrera.

- A mis compañeras de tenis,, por una parte de mi viaje todos estos años. Tengo mucho respeto por todas vosotras.

- Para todos los miembros de los medios de comunicación que han cubierto mi carrera y ayudado al crecimiento del tenis en China y en todo el mundo.

- Para los increíbles fans del tenis de todo el mundo, por su apoyo inquebrantable de nuestro deporte y por jugar cada partido de tenis junto a mí.

- Y por último, para los aficionados al tenis en China. ¡Por subirse al tren y quedarse en dentro! Doy las gracias a todos y cada uno de vosotros por empujarme a ser mejor, por acogerme y y amarme incondicionalmente. No hay límite de lo lejos que podemos llevar el deporte del tenis en China juntos.

Cuando empecé a jugar al tenis, yo era sólo una chica de barrio con una afición después de la escuela sin darse cuenta del mágico viaje que me esperaba. Si solo hubiera sabido lo que el vehículo del tenis, junto con mi éxito, se convertiría para mi amada China… Aunque mi viaje no ha sido fácil, ha sido gratificante. He visto el cambio sucediendo delante de mis ojos, las niñas cogiendo raquetas de tenis, fijándose metas, siguiendo sus corazones y creyendo en sí mismas. Espero que haya tenido la oportunidad de inspirar a las mujeres jóvenes de toda China a creer en sí mismas, para fijar sus grandes metas y seguirlas con espíritu de venganza y confianza en sí mismas.

Si quieres ser un jugador de tenis, un médico, un abogado, un profesor o un gran empresario, te ruego a creer en ti mismo y seguir tu sueño. ¡Si yo pude hacerlo, tú también puedes! Sé el pájaro que sobresale. Con mucho trabajo, tus sueños se harán realidad.

Li Na

© TENNISTOPIC.com 2015. Todos los derechos reservados