Una capitana provisional

Rafael Plaza desde la ciudad de Sevilla

La presencia de Gala León en el banquillo de Copa Davis durante la primera eliminatoria de la próxima temporada no está garantizada. Un día después de ser nombrada capitana de la selección y horas antes de su presentación oficial en Sevilla, la federación dio marcha atrás y matizó la elección de la exnúmero 27 del mundo, que llegó el pasado verano como directora deportiva y ayer fue elegida para dirigir la transición del tenis español, convirtiéndose en la primera mujer que se pone a los mandos de La Armada en toda la historia de la competición por países. Así, tras anunciar que sería ella la encargada de comandar al grupo, el discurso del organismo que rige el cambió gradualmente: por ahora, la madrileña es seleccionadora; mañana, cualquier otra persona puede ocupar esa silla. 

“Puede ser que sí o puede ser que no”, contestó José Luis Escañuela cuando le preguntaron en Radio Marca sobre si sería León la persona que pilotaría la primera eliminatoria de La Armada (en julio contra el ganador del Rusia-Dinamarca) con el objetivo de ascender al Grupo Mundial, donde no estará España por primera vez en 19 años. “Dependerá de lo que hablemos y del debate que hemos abierto”, prosiguió el presidente, que repitió varias veces su intención de escuchar ahora al vestuario, lo que no hizo para dar a la madrileña el puesto. “Queremos hablar lo antes posible con jugadores, entrenadores y el resto de agentes que forman el tenis español en orden a la decisión que hay que tomar. Hemos intentado que Moyà siga en la capitanía, no ha aceptado y finalmente hemos tomado la misma decisión que hace unos años con la Copa Federación: asume el cargo la dirección deportiva de la federación y posteriormente, cuando llegue el momento y hablemos con todos esos agentes, adoptaremos la decisión que más convenga”.

“Queremos hablar lo antes posible con los jugadores”, contó Escañuela

Escañuela se refugió en una fugaz maniobra del pasado para explicar la extraña decisión, que pocos han digerido de un tirón. ”Cuando Arantxa Sanchez Vicario se marchó del equipo [femenino], Albert Costa, que era el director deportivo, tomó la máxima responsabilidad. Y posteriormente se contrató a Conchita Martínez. Ahora estamos haciendo exactamente lo mismo”, subrayó el presidente, que sin embargo no recordó el tiempo que separó la salida de una y la llegada de la otra (algo más de un mes, entre diciembre de 2012 y enero de 2013) y olvidó mencionar que las conversaciones empezaron mucho antes, casi después de la renuncia de la exnúmero uno al cargo, algo que no ha sucedido ahora. ”Estamos iniciando un proceso de reflexión en el tenis español que debe terminar con la rutina y despertar el hambre para que la ilusión sea colectiva desde el punto de vista de la selección de tenis”, explicó el máximo mandatario de la federación. “Agotamos todas las vías posibles para convencer a Moyà. Finalmente, Carlos no reconsideró esa posición y nosotros en ese momento adoptamos una decisión que abre un período de debate que resolveremos oportunamente sobre qué es lo más interesante para recuperar el año que viene la categoría y alcanzar el nivel que España tiene”, continuó. “Todo viene propiciado por el hecho de que Moyà no aceptase su renovación. Hemos conseguido gracias a él un debate sobre qué selección queremos. Para ese debate, el mayor capital humano que tenemos son los jugadores. Ellos nos han llevado a la cima y al éxito en numerosas ocasiones”.

Esos mismos tenistas que llevaron a España a conseguir cinco Ensaladeras desde el año 2000, reaccionaron ayer con asombro y pasmo ante la noticia. Ni entendieron el perfil (una jugadora sin experiencia en el circuito masculino) ni comprendieron las formas (ninguno fue consultado cuando históricamente la federación había consensuado el mando de la capitanía con el vestuario) ni interpretaron las causas (elegir a Gala, sin relación con los tenistas, por encima de otros candidatos) ni comprendieron la urgencia que llevó a la federación a reemplazar con tanta velocidad a Moyà, al que horas antes estaban pidiéndole con insistencia la renovación. Los jugadores se rieron de la decisión, mezclando desconcierto e impotencia, aunque en ningún caso criticaron que la capitana fuese una mujer.

Los tenistas reaccionaron con asombro y pasmo ante la noticia

“El puesto de seleccionador nacional no es una semana al año”, reflexionó Escañuela sobre la rapidez de la maniobra, que reunió a la junta directiva a reunirse en Madrid durante la mañana del domingo, insistir con la vía de Moyà y finalmente declarar a Gala capitana minutos después de hacer público que el mallorquín renunciaba de nuevo. “Nosotros no contratamos a alguien a tiempo parcial para que esté una semana en febrero, otra en abril y otra en septiembre. El capitán del equipo español hace sus tareas durante todo el año. Dentro de unas días empieza el torneo de Valencia. La directora deportiva asume esas funciones. Luego, veremos. Hemos consensuado y seguiremos haciéndolo con los profesionales que saben del tema. La decisión, en cualquier caso, la tomará en última instancia la federación”, cerró Escañuela, que acompañará a León en su presentación oficial ante los medios.

Mientras el presidente amortiguaba la onda expansiva de la designación, arrojando dudas sobre el futuro de la  misma, los técnicos reaccionaban al movimiento de la federación. ”Me ha pillado totalmente por sorpresa, creo que igual que a la mayoría de gente”, valoró Toni Nadal, tío y entrenador del número dos del mundo, en RNE. “No sé si había dado antes que un equipo de Copa Davis fuese dirigido por una mujer. No tengo nada en contra de ello. Además, la capitanía de la Copa Federación ha estado en manos de hombres otras veces, pero no deja de sorprenderme por varias razones. No es una persona que conozcamos dentro del circuito masculino”, valoró sobre la madrileña, que durante algunos años trabajó con jugadoras españolas (Soler, Cabeza, Vidagany y Cervera) y la rusa Makarova. “Evidentemente, es una dificultad para ella si no tiene conocimiento del juego que se hace dentro del circuito. Además, creo que no conoce mucho a los jugadores, a Rafael no le conoce y debe ser igual con los demás. No deja de ser extraño que una mujer esté por allí dentro del vestuario dirigiendo la competición: hay una dificultad logística difícil de solventar, porque en los equipos de Davis se pasa mucho tiempo en los vestuarios con poca ropa y con una mujer no deja de ser extraño”.

“No deja de ser extraño que una mujer esté dentro del vestuario”

“Se ha tomado la decisión un poco rápida, porque no se ha hablado, ni consultado con otros”, radiografió Virginia Ruano, campeona de siete torneos del Grand Slam en dobles y medalla de Plata en los Juegos Olímpicos de Atenas y Pekín. “No sé con quién se ha contado para tomar la decisión, si se ha hablado con alguien. Ultimamente se están haciendo cosas muy extrañas”, sentenció la exnúmero uno del mundo de la modalidad por parejas. “Y se podía haber tenido un poco más de respeto con los exjugadores de lo que ha tenido el presidente de la federación”, criticó Alberto Berasategui, que hoy ejerce de enlace entre la dirección y los tenistas del Mutua Madrid Open. “Las cosas, para que salgan bien, hay que hacerlas bien. Y esta no se ha hecho así”, dijo el exjugador en RNE. ”La lógica me decía que sería Juan Carlos Ferrero o cualquier otro exjugador”, continuó Toni Nadal. “Me gustan las cosas lo más simple posible y entiendo que es más fácil que el capitán sea un hombre. Y me extraña porque normalmente la elección de la capitanía de Copa Davis era casi una Orden de Mérito. La ocupaba gente con relevancia dentro del tenis español”, recordó. “Carlos Moyà, Corretja, Costa, Emilio Sánchez Vicario… son los últimos. Ellos accedían a la capitanía y aportaban la experiencia que habían vivido el circuito masculino, además de la amistad con los jugadores. En este caso, es difícil que se produzca. Normalmente, el presidente siempre solía anunciar a los jugadores la designación para ver si parecía bien, pero esta vez no ha sido así”, cerró el técnico del campeón de 14 grandes.

Nadal, que se enteró por la prensa de la noticia a última hora del domingo y entrenó el lunes por la mañana en Manacor preparando su retorno al circuito en Asia, resumió el pensamiento colectivo con una frase bien directa. “No conozco a Gala”, confesó en los micrófonos de IB3 sobre la capitana de hoy, que quizás no llegue a compartir vestuario con el número dos del mundo porque mañana su puesto esté en manos de otra persona.

© TENNISTOPIC.com 2015. Todos los derechos reservados