Un grito a tres voces

Javier Méndez desde la ciudad de Madrid

Un mismo grito recitado a tres voces. El tenis femenino español exclamó a la vez, de la mano de Garbiñe Muguruza, Carla Suárez y Lara Arruabarrena, un “vamos” liberador para celebrar cada victoria en la jornada inaugural de Wimbledon. Tres partidos a tres sets. “Hoy he sufrido, hoy he sufrido”, sonríe la canaria después de remontar ante Shuai Zhang (6-3, 4-6, 6-4). “Sí, sí, ha sido un partido duro”, corresponde la vigente campeona de Roland Garros, que tuvo que exprimirse frente a Camila Giorgi (6-2, 5-7, 6-4). Por su parte, la tolosarra fue al límite con Olga Govortsova (6-2, 1-6, 8-6).

“El vamos del final es la consecuencia de todo el partido. Evidentemente que en ningún momento me encontré bien, al cien por cien, con las sensaciones con las que venía entrenando. Tal vez he competido peor de lo que entrenaba, pero son cosas que pasan y tienes que aceptarlas. Con 3-1 abajo en el tercero me he visto que tenía que intentar salvarlo, pero no es que estuviera sacando especialmente bien y ella me estaba haciendo daño”, resume Carla sobre su estreno en la hierba londiense.

“Ha sido un partido mental, porque esta jugadora te hace estar en tensión. Le pega muy fuerte, asume riesgos, a veces crees que has ganado el punto y ves que lo pierdes. Ha sido un partido muy largo para ser en hierba. Y hay que saber sufrir. Cuando no se juega bonito hay que aprovechar tu momento para llevarte el partido. Mantener la calma cuando todo va muy rápido”, analiza Garbiñe.

Dos raquetas distintas que tomaron el mismo camino para llegar a segunda ronda: la vía del sacrificio en la pista. El mismo patrón que se ha convertido en patrimonio e impronta del tenis español que en París llevó a la Muguruza a recoger la Copa de los Mosqueteros. “Venimos de la tierra donde todo va más lento. Llegas aquí y es como un shock. El saque, el resto, winners…”, señala la número 2 del mundo. Pero entonces, ¿de qué manera se adaptan a una superficie prácticamente desconocida durante la temporada? “Hay que intentar hacer tu juego de una manera más agresiva, ir tú a por el punto, no ser tan defensiva”, responde Garbiñe.

“Si te adaptas, tampoco es tan difícil, pero sí que es verdad que es la superficie en la que más tiempo tardas en adaptarte. Todo va más rápido, la bola bota un poco menos, la gente que saca bien obtiene mucho premio. Todos los partidos que he jugado en hierba han sido muy igualados, casi todos a tres sets. Es una superficie que si no estás en todo momento atenta, se te puede ir muy rápido en el marcador”, confirma la grancanaria.

Carla, Garbiñe y Lara están vacunadas contra alergias del pasado. El tenis español también piensa en verde.

© TENNISTOPIC.com 2015. Todos los derechos reservados