Un cruce interminable

Rafael Plaza desde la ciudad de Sevilla

Sopla el viento y hace frío mientras suenan las trompetas y canta la grada. Se acerca la tormenta. Así lo anuncia la manta grisácea bajo la que Klara Zakopalova y Tita Torró discuten el segundo punto de la eliminatoria que enfrenta a España con la República Checa hasta que la lluvia detiene el partido (6-3 y 2-0 para la número 38 del mundo), suspende la jornada (con un temporal desatado sobre Sevilla) y deja el cruce en una situación delicada: a mañana lunes, cuando la serie tendría que haber terminado y muchas de las jugadoras deberían estar viajando hacia Catar para disputar el torneo de Doha, se llega con un solo partido completado. En consecuencia, la jornada arrancará con la reanudación del segundo encuentro (desde las 10.00) y luego, posiblemente, se disputarán los otros dos individuales de forma simultánea entre la pista central y una de las exteriores buscando completar las semifinales de la competición por países. Si todo se iguala, si tras los tres primeros encuentros el marcador refleja un 2-2, el pulso decisivo, que enfrentará a las parejas de dobles, cerrará la jornada.

Antes de que los capitanes y el juez árbitro se reúnan junto a las máquinas del gimnasio para tomar la decisión de cancelar el programa del día, se compite entre una fría lluvia mientras la número 34 del mundo devora el partido ante Torró sin masticarlo. Tras los bamboleos iniciales del encuentro (ninguna de las dos mantiene el saque en los cinco primeros juegos), Zakopalova aprovecha que las embestidas de la española son suaves, que su bola vuela muerta porque el cielo está encapotado, para ponerle su nombre a la línea de fondo. Desde el 3-2 del primer set hasta la interrupción al comienzo de la segunda, la checa gobierna con autoridad explotando su fantástico revés a lo largo como el rayo que ilumina la noche. Zakopalova, sin demasiada envergadura (1,66m), juega rapidísimo, casi sin pensar. Pese a que se enreda cuando saca (comete dos dobles faltas para después entregar dos servicios en blanco en el arranque), pese al 41% de primeros saques que pone en pista durante los 11 juegos que se disputan, se impone hasta quedar muy cerca de empatar la serie.

“¡Vamos!”, grita Torró intentando encender una hoguera desde una chispa, rastreando cualquier oportunidad para entrar en el partido y abrir una importante brecha en la eliminatoria porque sería un 2-0 y La Armada quedaría muy cerca de superar la primera ronda del Grupo Mundial por primera vez desde 2009. La española, con un solo duelo disputado en la temporada porque una lesión en la tibia le impidió competir en el Abierto de Australia y luego cedió en la primera ronda de la fase previa del torneo de París, busca escribir el triunfo desde su derecha, un golpe tremendo anulado hoy porque el sol no aparece.

“Mañana será un partido totalmente diferente”, analiza Conchita Martínez, que desde el banquillo le repitió a la número 66 que no bajase los brazos. “La bola de Tita en una pista tan mojada, tan pesada, no hacía daño. No conseguía jugar con altura y profundo. No ha logrado empujar a Zakopalova hacia atrás”, sigue la capitana, explicando las claves del encuentro. “Quizás, en unas condiciones con la bola más viva, y cuando Tita movía bien la bola, Zakopalova habría tirado más pelotas fuera. Nos ha perjudicado un poco que todo estuviese tan pesado porque ella con la bola viva es muy peligrosa. El parón nos ha ido bien. Mañana entrará diferente. Ya se ha quitado la presión y los nervios. Será otro encuentro nuevo”.

Pocas veces consigue Torró que su rival se sienta incómoda. La checa gobierna con autoridad pegando a la altura de la cintura, muy cerca de la línea de fondo. En ese terreno pierde la alicantina la primera manga y concede el break en la segunda, minutos antes de que se pare el partido. Ahora, con casi un día por delante para pensar qué cambiar mañana, con las condiciones meteorológicas ligeramente más favorables, la joven de 21 años tiene en su mano escribir una remontada que dejaría a España cerca de las semifinales o inclinarse y abrir las puertas del manicomio: dos partidos a la vez con capitanes y equipos divididos en busca de las semifinales de Copa Federación.  Un disparate convertido en realidad.

Orden de juego

Lunes, 10.00 horas: Tita Torró-Klara Zakopalova (3-6, 0-2), a continuación y, según las circunstancias, de forma simultánea Carla Suárez-Klara Zakopalova, Tita Torró-Barbora Zahlavova Strycova y Silvia Soler/Lara Arruabarrena-Lucie Safarova/Andrea Hlavackova

© TENNISTOPIC.com 2015. Todos los derechos reservados