Un castillo de naipes

Rafael Plaza desde la ciudad de Sevilla

La oportunidad es inesperada. David Ferrer (4-6, 7-6 y 6-4 a Martin Klizan) y Andy Murray (7-5 y 6-2 a Jerzy Janowicz) jugarán mañana los octavos del Masters 1000 de Shanghái en un partido que vale oro, consecuencia del resto de resultados. Antes de la tercera ronda del torneo chino, Stan Wawrinka (7-5, 5-7 y 4-6 ante el francés Simon), Kei Nishikori (6-7 y 4-6 contra Jack Sock), Milos Raonic (2-5 y abandono frente a Juan Monaco), Grigor Dimitrov (5-7 y 3-6 ante Julien Benneteau) y Marin Cilic (5-7, 6-2 y 6-7) se despidieron prematuramente en una prueba marcada en rojo en el calendario porque el botín (muchos puntos) bien valía un empujón hacia Londres. En consecuencia, en China solo Tomas Berdych (6-3 y 6-1 a Richard Gasquet) y el ganador del cruce entre el español y el británico pueden sumar en la carrera por clasificar a la Copa de Maestros, donde quedan cinco plazas por asignar y ocho hombres aspirando a ellas. De repente, dos que estaban fuera se citaron en un pulso a tumba abierta para aprovechar los tropiezos de sus rivales.

“No es que tuviese todo bajo control”, explicó Wawrinka, que se marchará de Asia sin una sola victoria  porque también se inclinó a la primera en el torneo de Tokio. “Estaba jugando bien. Jugué dos juegos estúpidos con 3-0. Tenía el viento a favor y cometí algunos errores. Estaba precipitándome un poco. No fue el mejor día”, siguió el número cuatro del mundo, que es el que más cerca está de clasificarse para la cita de final de año. “He tenido dos derrotas en primera ronda. Nunca es fácil. No he ganado partidos en dos semanas, pero tienes que aceptar eso y ver el problema. No creo haber pedido mi juego. Creo que estoy jugando bien. Solo he tenido dos partidos realmente malos”, se justificó. “Cogeré las cosas positivas de perder pronto. Necesito aceptarlo, ir a casa e intentar concentrarme en lo que queda de año porque hay desafíos muy importantes para mí. Quiero estar fresco y mentalmente preparado para ellos”.

Ferrer y Murray jugarán con la Copa de Maestros en el horizonte

Mientras los favoritos caían, Roger Federer recuperaba el número dos del mundo tras sobrevivir a cinco pelotas de partido y ganar 7-5, 3-6 y 7-6 al argentino Mayer, que acabó conteniendo las lágrimas en la red después de un partido de alto voltaje, discutido a latigazos y entregado con malas decisiones, como la subida que el número 25 realizó a pecho descubierto cuando un punto le separaba del triunfo ante el suizo.

“Creo que fui increíblemente afortunado hoy”, reconoció Federer, que salvó primero dos puntos de partido con su saque y otros tres en el tie-break decisivo. “Seamos honestos, él lo mereció. El primer punto de partido fue loco. Lo tuvo muy cerca. Puede ser la mayor situación que he salvado”, reconoció el campeón de 17 grandes, que a los 33 años recuperó la segunda posición del ránking. ”He tenido varias momentos así durante los años, pero esta debe ser la mayor porque estaba literalmente fuera. Tuve que lograr tiros muy difíciles, que en un punto de partido lo son aún más. Lo lamento un poco por Leonardo. Pero es así. A veces ganas, a veces pierdes”.

En Shanghái, después del miércoles, un castillo de naipes derrumbado y algunos supervivientes listos para pelear por el título.

  • lola del castillo

    El tenista negro absolutamente lamentable su victoria. Esperemos que reciba su merecido en este torneo.

© TENNISTOPIC.com 2015. Todos los derechos reservados