Robredo se confirma a lo grande

Javier Méndez desde la ciudad de Madrid

La tierra batida es territorio de sorpresas, aunque si el nombre de la raqueta que la protagoniza es el de Tommy Robredo deja de serlo. Mucho más sobre su superficie fetiche. Aunque al otro lado de la red se presente el primer favorito del torneo y uno de los mejores en 2017 como Grigor Dimitrov. El español, que partía con Ranking Protegido, logró dejar fuera al búlgaro para acceder a los cuartos de final tras un intenso encuentro a tres sets (6-4, 1-6, 6-1) que se prolongó durante una hora y 48 minutos. El de Hostalric no llegaba tan lejos en un torneo ATP desde que en 2015 se plantó en las semifinales de Shenzhen.

Por el camino, Robredo ha sufrido un calvario de lesiones que le han apartado lejos de la primera línea de fuego. Ahora, desde el No. 385 del mundo, trabaja para regresar a un lugar en el que por historia, juego y tenis merece estar. En Marrakech dio el primer paso firmando, además, su cuarta victoria de este curso y superando a un rival de categoría Top 20 por primera vez desde que hace dos temporadas batió, precisamente, a Dimitrov en la tercera ronda de Indian Wells en 2015, cuando era No. 11 del mundo (hoy es No. 12).

“Grigor es un gran jugador. Estoy muy feliz con mi victoria de hoy. Jugué un gran primer set pero luego consiguió romperme rápidamente en el segundo. Estoy contento de haber conseguido recuperarme en el tercer set”, radiografía sobre su segunda victoria seguida en la arcilla marroquí, un territorio en el que acumula un récord de 11-1. “Me gusta Marrakech. Vine de vacaciones el año pasado y ahora volví para jugar el torneo”. En sus dos participaciones anteriores (cuando el torneo se disputaba en Casablanca) llegó a la final. De momento, en 2017 ya está en cuartos de final.

© TENNISTOPIC.com 2015. Todos los derechos reservados