Takao Suzuki y el club de los inmortales

Redacción desde la ciudad de Madrid

“Sólo puede quedar uno”. Son jugadores de una raza especial. Resistencia y coraje son dos condiciones grabadas a fuego en su ADN. Son los más veteranos del circuito. Se resisten a abandonar la competición. Tommy Haas (35 años), Rubén Ramírez Hidalgo (35), Radek Stepanek (34), Michael Llodrá (33), Albert Montañés (33), Roger Federer (32) o Feliciano López (32) aún cuentan con físico y corazón suficientes para impedir a las nuevas generaciones irrumpir en el top 100 de la ATP. Algo más atrás en el ránking, donde los flashes apenas destellan, se esconde el último de los inmortales. 18 años como profesional. Toda una vida. Takao Suzuki.

Tokio 2006. Sólo cinco raquetas locales parten en el cuadro final del torneo y cuatro acceden gracias a una invitación por parte de la organización. Una de esas wildcards ha ido a parar a manos de Takao Suzuki, uno de los líderes del tenis nipón, que en 1998 acarició la entrada al top 100 de la ATP. A pesar de los galones que lució temporadas atrás, se presenta en la capital de su país con el top 1.078 en la solapa y 30 años en su DNI. Sin embargo, avanza hasta los cuartos de final. El tailandés Srichapan y los alemanes Bjorn Phau y Alexander Waske son sus víctimas. El público local enloquece. El héroe asiático se mediría en aquella ronda al mejor jugador del planeta, Roger Federer. 6-4, 5-7 y 6-7. Después de dos horas, rozó la gloria pero no evitó que el helvético se hiciera en Japón con uno de los doce trofeos que conquistó a lo largo de aquella campaña.

Siete temporadas más tarde, con 37 años, Takao Suzuki sigue aún en activo. En febrero de 2013 arrancó una nueva campaña disputando la previa del Challenger de West Lakes en Adelaida (Australia). Su ránking sólo le permite entrar en cuadros de Futures. Ronda el top 900 de la ATP. Entre Japón, Suecia e Italia apenas suma cinco victorias en once partidos. Pero en Kashiwa (F8), evento de categoría 10.000 $, reedita una final en un torneo profesional cuatro años después. Pero ¿qué lleva a un jugador tan veterano, que saboreó tardes de gloria, a seguir compitiendo a esos niveles? “Takao sigue en activo porque le encanta jugar al tenis. Todavía continúa a tope, aunque ahora participa, sobre todo, en exhibiciones y otro tipo de eventos. No se cansa de jugar, sigue disfrutando”. Así lo explica Jun Kato, uno de los jugadores nipones que compartió generación con Suzuki. Giras, viajes, entrenamientos y Copa Davis. Takao es un icono en su país. Un ídolo. El germen que inspiró a Kei Nishikori, que más tarde lograría lo que se le resistió a Suzuki.

“Su juego es muy agresivo y directo. Saca y sube a la red. Resta y sube a la red”, comenta Iván Navarro, otro de sus compañeros de vestuario, tratando de encontrar una explicación a la falta de desgaste durante tantos años en el circuito. A Suzuki le cuesta imaginarse lejos de las pistas y se resiste a decir adiós. Es es un romántico de la raqueta. El último samurái.

  • lola del castillo

    Salvo Federer, y Ferrer el resto con ´más de 30 años está lejos de los diez primeros puestos del ranking atp, y no tienen opciones de ganart títulos importantes. Para esta en los puesto de honor y tener victorias importantes el límite de edad son lo 30 años, salvo el suizo que es una caso especial, y como el dice es algo extra.

© TENNISTOPIC.com 2015. Todos los derechos reservados