“No me siento mayor”

Álvaro Rama desde la ciudad de Madrid

Directa a la historia. Serena Williams levantó en Londres su Grand Slam número 21 y acrecentó su leyenda a puro golpazo. La estadounidense, que derrotó (6-4 y 6-4) a Garbiñe Muguruza en un encuentro de poder a poder, subrayó su condición de número 1, levantó su sexta corona en el All England Tennis Club y quedó, tras hacer suyos Abierto de Australia, Roland Garros y Wimbledon en 2015, a un paso de completar el Grand Slam en una misma temporada, algo inédito en el tenis femenino en los últimos 27 años.

“Es una gran sensación. Ahora mismo lo estoy asimilando. Estoy muy contenta porque no quería hablar sobre el Serena Slam”, declaró la estadounidense, que durante toda la quincena colocó una negativa a las preguntas sobre la gesta. “Siendo sincera, cuando gané el año pasado el US Open no pensaba que fuese capaz de hacerlo. Es muy emocionante. Sólo sé que quería ganar Wimbledon este año. De todos los grandes, es el único que llevaba sin ganar desde hace bastante tiempo”.

Su entrada en los libros del deporte se volvió a justificar. Con sus 33 años y 289 días, la norteamericana se convirtió en la jugadora más veterana de la Era Abierta. Nadie, en los más de 50 años de disciplina profesionalizada, logró coronar uno de los torneos más importantes del calendario a una edad tan avanzada. “Me siento mejor ahora”, espetó Williams, quien ganó su primer grande 16 años atrás. “Tengo algunos dolores, pero físicamente noto que estoy mejor, más en forma y siento que puedo hacer más de lo que hacía 10 o 12 años atrás. Sigo reinventándome a mí misma en mi juego y entrenamientos. Está funcionando”, declaró, ignorando el cansancio en las piernas. “No me siento mayor. En la vida soy bastante joven. Como siempre digo con nuevas tecnologías, nuevos planes de entrenamiento y estas cosas. Creo que la vida de un deportista está cambiando y la longevidad se está ampliando”.

Williams, que completó una gesta ganando los últimos cuatro Grand Slam de forma consecutiva, reflexionó sobre la importancia del logro. “Me ha enseñado mucho. Soy capaz de hacer cualquier cosa, cualquier persona es capaz de hacer lo que se proponga si enfoca su mente a ello. También he aprendido que esto es trabajo en equipo” declara Serena, que unió fuerzas con Patrick Mouratoglou en el verano de 2012, una asociación que le ha reportado ocho coronas en los últimos 13 grandes disputados. “No se trata sólo de mí. Mucha gente hace un trabajo maravilloso para mantener mi regularidad, no sólo en los Grand Slam, si no en todos los torneos y entre ellos. Eso me ayuda en los grandes” declara la americana, impresionada por su propio logro junto al técnico galo. “Obviamente está funcionando, nadie puede discutir los resultados. Está haciendo un gran trabajo para mantenerme concentrado. Tengo muy buenas estrategias cuando salgo a la pista, sé lo que esperar, sé lo que tengo que hacer en cada partido. Se trata de regularidad, de mantener esas claves en cada encuentro”.

“Lo que más significa para mí es el Serena Slam” la única mujer junto a Steffi Graf capaz de lograr dos veces el Grand Slam durante su carrera. “Llevo 12 años intentando ganar los cuatro de manera consecutivo y no lo había logrado. Me lesioné un par de veces. Ha sido un proceso con altibajos” declaró, disparando su seguridad en sí misma con la mirada en Flushing Meadows, donde podría arrebatar más marcas a la leyenda alemana, completando el Grand Slam en una sola temporada y firmando los 22 grandes, récord en Era Abierta. “Si soy capaz de completar el Serena Slam, me veo bien para conseguir el Grand Slam. Como siempre digo, hay otras 127 personas que no quieren verme ganar. Simplemente debo ir allí. Aquí tuve un cuadro durísimo y haber superado este cuadro me da confianza para hacerlo de nuevo”.

© TENNISTOPIC.com 2015. Todos los derechos reservados