Serena Slam

Javier Méndez desde la ciudad de Madrid

“No quiero oír hablar de esto”. Cada vez que cualquier micrófono le planteaba la misma cuestión, su respuesta era sistemática. Ni una sola palabra. Por segunda vez en su carrera, Serena Williams estaba ante la posibilidad de encadenar los 4 Grand Slam de manera consecutiva, aunque, eso sí, no en un año natural. En Wimbledon completó el círculo que arrancó en la pasada edición del US Open. Precisamente, en Flushing Meadows está en disposición de convertirse en la tercera mujer de la historia en conquistar las cuatro grandes ciudades (Melbourne, París, Londres y Nueva York) del tenis en una misma temporada, algo que sólo lograron antes Margaret Court (1970) y Steffi Graf (1988).

Ya entre Roland Garros 2002 y el Abierto de Australia 2003 había encadenado los cuatro majors. Doce años más tarde ha vuelto a completar la proeza, a enlazar 28 victorias consecutivas en un grande, el mismo día que además sumaba la sexta corona en Wimbledon que daba forma al 21 Grand Slam de su carrera. Tantos como suman el resto de jugadoras en activo que han conquistado un trofeo de esta categoría: Venus Williams (7), Maria Sharapova (5), Victoria Azarenka (2), Petra Kvitova (2), Svetlana Kuznetsova (2), Francesca Schiavone (1), Ana Ivanovic (1) y Samantha Stosur (1).

La estadounidense se situó a la altura de Billie Jean King, Suzanne Lenglen y Blanche Bingley, tres raquetas que, como ella, alzaron al cielo de Londres en seis ocasiones la Bandeja de Plata en la Centre Court. Eso sí, Serena es la única en hacerlo todas ellas en la Era Open. Por otra parte, recortó a sólo un grande la distancia con Steffi Graf (22), la jugadora que más títulos de Grand Slam ha cosechado desde 1968 y a tres de Margaret Court, que tiene el récord absoluto con 24.

Desde que disputó su primera final en el US Open de 1999 ante Martina Hingis, la menor de las Williams encadena un registro de 21-4 en finales de Grand Slam. Sólo tres rivales han podido arrebatarle el título en la última ronda: Venus Williams (US Open 2001 y Wimbledon 2008), Maria Sharapova (Wimbledon 2004) y Samantha Stosur (US Open 2011). El balance de éxito en este tipo de situaciones se eleva un impecable 84%. Únicamente Margaert Court conserva un porcentaje superior en la Era Abierta en finales de Grand Slam, con un registro de 11-1, o lo que es lo mismo, 91%.

Pero sus números en los torneos de esta categoría dieron un salto de calidad desde que empezó a trabajar con su actual entrenador, Patrick Mouratoglou, hace tres veranos. En Wimbledon 2012 empezó una racha de 8 títulos de 13 posibles, que dejan un balance de un 93% de victorias cada vez que ha afrontado un encuentro de esta categoría, hasta convertirse en la tercera mujer con más triunfos (280) en este escenario, únicamente superada por Chris Evert (299) y Martina Navratilova (306). Todas estas cifras le han colocado un sobrenombre indiscutible, el de Serena Slam.

© TENNISTOPIC.com 2015. Todos los derechos reservados