Safarova y Mattek-Sands, sorpresa doble

Carmen Romero desde la ciudad de Madrid

La pareja formada por la checa, número 38 del mundo en dupla, y la americana, número 110, ha derrotado a Yung-Jan Chan y Jie Zheng por 6-4, 7-6 (2) en la final del Abierto de Australia. Ambas ganan así su primer título en Melbourne. Su mejor marca hasta ahora habían sido los cuartos de final allí. Safarova llegó en 2013 y 2014, mientras que Mattek-Sands en 2010 y 2011. Ahora, las dos consiguen su primer gran título, aunque la americana ya consiguió el mismo en Australia, en la categoría de dobles mixtos junto a Horia Tecau en 2012. “Nuestro nombre está escrito en el trofeo. Es una pasada. Tiene un montón de grandes nombres tallados, y ahora hemos conseguido añadir el nuestro”, dijo Bethanie. “Es muy especial. Es complicado describir los sentimientos. Es mucha felicidad, ser campeón de Grand Slam es lo mejor que te puede pasar”, añadió Lucie.

Este es el primer torneo que disputaban juntas, y tras la victoria, se forma un nuevo equipo exitoso en el cuadro de dobles femeninos. Desde 2007, cuando Nathalie Dechy y Dinara Safina ganaron el US Open, ninguna pareja de mujeres ganaba un Grand Slam en la primera vez que competían juntas. En esta ocasión las tenistas no se lo pensaron mucho antes de emparejarse: “En la pretemporada dijimos: “Vamos a jugar el Abierto de Australia”. Sé que algunos equipos planean el año, pero yo quiero darme la oportunidad de ver cómo está mi cadera, cómo siento mi cuerpo. Por eso no planeo con mucha antelación. Literalmente fue un torneo inicial”, confesó Safarova.

Antes de disputar la final, la pareja estaba muy concentrada y concienciada de las difíciles oponentes contra las que tenía que luchar: “Es un equipo duro. Hicieron un buen trabajo de presión. Golpeamos algunos tiros que habrían sido winners contra otras parejas. Cubrieron la pista muy bien. Jugaron agresivas. Sus bolas caían bajas en la red. Fue una pareja sólida, sabíamos que teníamos que jugar muy bien contra ellas”, dijo Mattek-Sands. A pesar de que la pareja asiática tuvo más efectividad en su primer servicio, 84% por 75%, la checa y la americana ganaron más puntos con su saque que ellas, tanto con el primero, 61%, como con el segundo, 55%, por 57% y 42%.

En el primer set las campeonas tuvieron oportunidad de quebrar el servicio a sus rivales en todos los juegos, sin embargo, solo convirtieron dos, suficientes para llevarse la manga 6-4, ya que ellas también habían cedido uno. En el segundo, Chan y Zheng continuaron dominando la efectividad en el primer servicio, 81% por 77%, pero siguieron atrás en la cantidad de puntos ganados con el saque.

Ambos equipos se hicieron tres breaks durante la manga, a pesar de que las asiáticas dispusieron de más bolas de rotura, nueve por seis. Así llegaron al tie break, en el que dos puntos supusieron la victoria para Safarova y Mattek-Sands, con 44 ganados en la segunda manga por 41 de sus rivales.

La nueva pareja no tiene planes fijados sobre próximos torneos en los que competir juntas, sin embargo, las dos tienen el deseo de hacerlo: “No hemos hablado de eso aún”, dijo la americana, “pero obviamente vamos a jugar más torneos juntas”, matizó la checa.

Al ser preguntadas por la clave de su triunfo, ambas coinciden en que se trata de disfrutar en la pista: “Lo más importante es pasárselo bien. Entonces, el buen juego y el éxito vienen, y eso es genial”, dijo Lucie. “Creo que parte de nuestro éxito es que somos muy amigas. Hay mucha comunicación. Tanto si vamos arriba como abajo en el marcador nos lo pasamos bien. Creo que eso nos ayuda a jugar acertadas”, añadió Bethanie.

Hacía ocho años que una pareja femenina que juega por primera vez no levantaba un Grand Slam. Es sin duda una de las novedades en el cuadro de dobles de la WTA de cara al resto de temporada. Aunque apenas se hayan estrenado como equipo, ambas ya se conocen lo suficiente, y comparten la conexión necesaria para ser una pareja sólida en el resto del circuito: “Creo que todos estos días hemos aprendido cuáles eran nuestros puntos fuertes. Pienso que cuanto más juegues con alguien, mejor sabrás qué parte de la pista debes cubrir, cuando vas a por la bola, cuando no. Son pequeñas cosas que ayudan cuando has jugado ya algunos partidos. Hemos averiguado cuáles son las fortalezas de cada una, cuándo tenemos que ir y a por qué”, dijo la americana. Esta nueva pareja de dupla promete muchas victorias esta temporada.

© TENNISTOPIC.com 2015. Todos los derechos reservados