Rojer-Tecau, una pareja número uno

José Izquierdo desde la ciudad de Madrid

El sábado en el O2 Arena de Londres vivió una jornada apasionante en la modalidad de dobles. Tres de las cuatro parejas presentes en semifinales luchando por acabar como la mejor dupla del año y la otra asociación, una de las grandes sorpresas del Round Robin, intentando sorprender a propios extraños y optando al título tras clasificarse a última hora para la última gran cita del 2015.

Rohan Bopanna está siendo, sin lugar a dudas, el mejor doblista sobre el tapete del O2 Arena de Londres. Pero en una modalidad como esta, si el compañero no acompaña, las victorias pueden no llegar. En este caso, Florin Mergea está siendo el perfecto completo para un jugador tocado con una varita mágica. El peculiar tenista rumano, que durante gran parte de su asociación ha sido el eje del tándem, se está complementando a la perfección con el indio, que ya no sólo saca y remata como el demonio, sino que también es capaz de hacer daño en el resto, como bien demostró en el partido de semifinales, atacando el segundo servicio de Dodig y Melo en los puntos decisivos.

Melo, número uno del ránking de dobles, y Dodig, que había dejado dudas sobre su rendimiento durante la semana, eran favoritos en el día de hoy. Habían superado la fase de grupos sumando dos triunfos y encajando una derrota siendo, en la mayoría del tiempo en pista, la pareja más débil sobre la pista. Sobrevivieron porque son una pareja ganadora y prácticamente infalibles en el match tie-break. Sin embargo, hoy, ante dos tenistas que se encuentan a gran nivel de forma, se les vieron las costuras. Cedieron hasta en cuatro ocasiones su servicios y la derrota (6-4 y 6-2) les privó de luchar por ser la mejor combinación de 2015. El encuentro entre Rojer-Tecau y los Bryan no sólo decidiría el segundo finalista, sino también el premio al mejor tándem de la temporada.

El partido entre Rojer-Tecau y los Bryan se desarrolló según lo previsto. Los campeones de Wimbledon, imbatidos en el Round Robin, se mantuvieron sobrios y eficientes durante todo el encuentro. Solidez y brillantez a partes iguales en una pareja portentosa que quizá acapara menos titulares de los que debería. Los gemelos estadounidenses, que finalizaron como el mejor tándem del año en diez de las últimas once temporadas, sobrevivieron durante gran parte de los sets más por oficio e historia que por verdadero juego. Como en la fase de grupos, los hermanos californianos amarraron a duras penas muchos de sus juegos de servicio en un partido a vida o muerte. El desenlace (6-4 y 6-4 para Rojer-Tecau) confirma la decadencia de la mejor pareja de la historia, que podría vivir en 2016 su última aventura juntos. En Londres, mañana, habrá un campeón rumano. La élite del dobles cambia de manos.

 

© TENNISTOPIC.com 2015. Todos los derechos reservados