Renacimiento contra inercia

Álvaro Rama desde la ciudad de Madrid

Un duelo en mitad del desierto. Simona Halep y Jelena Jankovic disputan la final del primer Premier Mandatory de la temporada con caminos opuestos. La rumana, que accedió al último encuentro tras la retirada de Serena Williams -lesión de rodilla- llega con una racha de triunfos impecable (19 victorias en 21 partidos) y la meta de alzar en Indian Wells el título más grande de su carrera. Subrayar con un gran cetro su vigencia en el tercer peldaño del tenis femenino. La serbia, campeona en la edición de 2010, encara la oportunidad de abrirse paso de nuevo hacia los focos, dejar atrás una hilera de lesiones y tocar una copa tras una sequía de dos años.

“Siendo honesta, antes de venir aquí no sabía si podría competir”, declaró Jelena al culminar un esfuerzo improbable, plantada en la final de un cuadro de 96 jugadoras siendo incapaz de hilar triunfos en toda la temporada y con la retirada en la segunda ronda de Doha como precedente más inmediato. “No tuve mucho tiempo para prepararme y ver si mi pierna iba a estar en buenas condiciones. Tenía una lesión muscular y su cura era sólo cuestión de esperar. No puedes hacer nada”, explicó sobre un factor que incidió en la preparación del torneo. “Solo peloteé con suavidad, no podía correr si no quería hacerme un nuevo desgarro. Simplemente entrené a baja intensidad un par de días y salté a pista. Una vez entré en la cancha le dije a mi técnico y a todo mi equipo que estaba encantada. No me preocupo por cómo esté jugando, si soy capaz de moverme o no. Simplemente estoy feliz por estar de nuevo en una pista. He sufrido mucho sin poder jugar, estando en la sala del fisioterapeuta, en mi habitación sin poder estar activa”.

En Indian Wells, sin embargo, ha recuperado esa sensación de libertad, gobernando partidos durísimos -cuatro de ellos a tres mangas-, soltando de nuevo el revés que le llevó a la cumbre y haciendo gala de despliegue físico, toda una insignia en sus tardes como número uno. Todo un logro tras superar una seria lesión de espalda que le hizo terminar 2014 con una derrota ante la número 112 mundial, renunciar hasta a dos meses de entrenamiento en un tramo del año enfocado para las prácticas y llegar a valorar, como reconoció en la gira australiana, incluso la idea de abandonar el vestuario. “Todos tenemos momentos en los que pensamos ‘no quiero seguir haciendo esto’. Mira, lo más fácil cuando las cosas se ponen feas es rendirse”, valoró. “En esos momentos debes detenerte y encontrar la manera de volver donde estabas. Creo que eso es lo que la gente fuerte tiene capacidad de hacer. Nuestras carreras deportivas son cortas, y no quieres tener remordimientos por no haber dado lo mejor de ti, por no haberte llevado al límite. Quizá esa sea la razón por la que llegué tan lejos”, siguió, tras apartar a la alemana Lisicki en la semifinal, tener más que asegurado su reingreso entre las 20 primeras del mundo y optar incluso al número 12 en caso de ganar el título. Para quien tuvo la retirada entre sus pensamientos, todo un renacimiento.

Delante encontrará a la rumana Halep, número 3 mundial, totalmente acoplada a una pista que se deja domar, ideal para tenista con neurona para manejarse en intercambios prolongados más allá de los primeros tiros. La de Constanza, tras pisar final de Grand Slam en 2014, busca dar paso en su vitrina a un Premier Mandatory, la categoría inmediatamente anterior a los majors, y continuar su progreso. “La pasada temporada hice un buen torneo, y esta vez ha sido incluso mejor. Siento mucho más la pelota y el juego. El año pasado recuerdo que no tenía sensaciones en mi juego. Tengo ese tacto ahora, siento cada tiro que ejecuto, por eso digo que estoy más cómoda, domino los partidos hasta el final” siguió, con la inercia del título logrado semanas atrás en Dubái y consciente del rol que ahora ocupa en el circuito. “Cada jugadora que se enfrenta a mí quiere batirme porque estoy en las primeras posiciones. Estaba en esa misma situación hace dos años, de forma que conozco esa sensación. Estoy muy concentrada en cada partido, por eso siempre digo que cada encuentro es importante, cada uno es un gran desafío para mí”.

En la final de Indian Wells dos mujeres con tremendos argumentos físicos y dos metas distintas: para Jelena, disfrutar recuperando el terreno perdido. Para Simona, demostrar con títulos de peso el estatus adquirido.

  • LoveThirty

    A ver si nos ofrecen un gran partido y que gane la mejor!

© TENNISTOPIC.com 2015. Todos los derechos reservados