Raquetas entre rascacielos

Javier Méndez desde la ciudad de Nueva York

A poco menos de una hora de Flushing Meadows se bate un pulso entre rascacielos que discuten por distinguirse como el más esbelto de la ciudad, ventanas de luces que ponen color a las fotografías de los millones de turistas que pisan sus calles en busca de una estampa emblemática de Nueva York. El marco que acoge el último Grand Slam de la temporada es diferente al resto. Lejos de la historia de los clubes o la magia de la tradición, el US Open es producto de la misma genética que da vida a la ciudad: el tenis como espectáculo.

“En Nueva York tienes tantas opciones…”, confiesa Fernando Verdasco que en esta edición suma su participación número 15 en la pista dura estadounidense. “Está claro que hay restaurantes que me gustan más, hay sitios a los que suelo ir más como Central Park para dar un paseo o por la Quinta Avenida… Pero creo hacemos lo que la mayoría de la gente”, reconoce el madrileño que este miércoles busca la tercera ronda frente a Feliciano López.

El toledano suma una presencia más en el US Open que su compatriota. “Personalmente, no me gusta mucho Nueva York por mucho tiempo. Los primeros días los disfruto y luego empiezo a estresarme un poco”, apunta Feliciano entre risas. “Me gusta la zona de Downtown, en cambio Midtown no tanto porque odio las aglomeraciones. Prefiero la tranquilidad”.

Es un punto de vista que comparte Nicolás Almagro. “No es de las ciudades que más me gustan”, inicia explicando el murciano, que irremediablemente también acaba atrapado entre los encantos de la ciudad. “Al final, cuando estás con la familia, sueles ir a lo típico: Central Park, Empire State, Chrysler… Si tengo que ir a un restaurante ¡será a Nobu!”.

En cambio a Pablo Carreño sí le gusta perderse entre la multitud de la Gran Manzana, aunque muchas veces sea a rastras… “Es que a Samuel [su entrenador] le gusta mucho ir a dar paseos, sobre todo después de cenar”, revela sonriendo el asturiano. “A mí no me gusta tanto, pero obviamente le acompaño porque también está bien ver lugares diferentes. Este año hemos viajado con fisio, con lo cual ya tiene compañero de viaje y yo me escaqueo un poco más”, termina bromeando.

“En mi caso llevo viniendo muchos años y he visitado bastantes sitios, pero no tengo un sitio preferido”, argumenta Carla Suárez. “Aunque siempre voy a la tienda de M&M a comprar algún detalle”. También Garbiñe Muguruza se mimetiza con la ciudad escuchando rap durante su estancia en Nueva York. Es la otra cara de raquetas que conviven durante estos días entre rascacielos.

© TENNISTOPIC.com 2015. Todos los derechos reservados