Albert Ramos, Chengdu y una temporada de ensueño

José Izquierdo desde la ciudad de Madrid

Nadie duda de que Albert Ramos está ante la mejor temporada de su carrera y se podría decir que todo empezó en Asia, hace poco menos de un año. En el Masters 1000 de Shanghái y contra todo pronóstico, el tenista barcelonés residente en Mataró derrotó a Roger Federer en la segunda ronda del evento más importante del continente asiático. Ramos, un zurdo de 27 años que como muchos españoles adolecía en ocasiones de agresividad en el fondo de pista, se destapó ante el entonces número dos del mundo, batiéndole en una durísima batalla. Eliminado el maestro suizo, el español estuvo muy cerca de batir a Tsonga en el siguiente encuentro pero lo mejor estaba por llegar.

La temporada 2016 empezó con irregularidad pero triunfos ante López en Quito y Kyrgios en Indian Wells auguraban que en la gira europea de arcilla Ramos iba a tener mucho que decir. Los resultados tardaron en llegar una vez llegada la primavera al polvo de ladrillo. Perdió partidos ajustados en grandes plazas ante tenistas de la talla de Tsonga pero fue en París dónde Albert alcanzó el mejor nivel de juego de su carrera. El catalán aprovechó el boquete que la tempranera eliminación de Marin Cilic dejó en su sector del cuadro y accedió sin demasiadas dificultades a la tercera ronda, su tope en torneos de Grand Slam.

En la ronda de dieciseisavos pudo con Jack Sock en una intensísima batalla a cinco sets y en octavos de final llegó su segundo triunfo ante un tenista instalado en el top-ten. Milos Raonic, en ese momento novena raqueta mundial, sucumbió ante el enérgico tenis de Ramos pudiendo ganar solamente diez juegos. Instalado entre los ocho mejores de Roland Garros, su aventura acabó ante Stan Wawrinka, al que estuvo cerca de forzarle un cuarto parcial. El buen resultado cosechado en la capital francesa le dio además la oportunidad de disputar los JJOO de Río, siendo el cuarto ‘singlista’ de España.

Antes de Río, eso sí, alcanzó la tercera ronda de Wimbledon derrotando a especialistas como Troicki y Pospisil y levantó su primera corona ATP en Bastad dejando por el camino a David Ferrer y Fernando Verdasco. Ramos ha dejado de ser un terrícola y en Chengdu lo ha vuelto a demostrar. En cuartos de final derrotó con pasmosa facilidad a Dominic Thiem (6-1 y 6-4) en la que fue su tercera victoria ante un tenista top-ten y hoy ha confirmado su buen estado de forma derrotando a Dimitrov (7-6(1), 1-6 y 7-6(3) en 2 horas y 55 minutos) en uno de los mejores partidos de la semana. Mañana peleará por el título ante el joven ruso Karen Khachanov, buscando ponerle la guinda a una temporada de ensueño.

© TENNISTOPIC.com 2015. Todos los derechos reservados