“Puedo darle mucha guerra”

Rafael Plaza desde la ciudad de París

La cita con la historia ya tiene lugar, fecha y hora. Garbiñe Muguruza intentará levantar este sábado en la Philippe Chatrier el primer Grand Slam de su carrera ante Serena Williams, a la caza del récord de Steffi Graf (22 grandes). La española, en segunda final de la máxima categoría, llega al cruce con la tranquilidad de haber hecho todo lo posible para aspirar a la copa con garantías, pese a la entidad de su rival.

“Lo he pasado mal porque tenía muchas ganas de ganar”, reconoció la número cuatro del mundo sobre su encuentro de semifinales, que superó al vencer a la australiana Stosur. “Estoy muy contenta. Entreno para poder tener la posibilidad de ganar un Grand Slam, pero tengo que fijarme mucho en lo que tengo que hacer, no en otras cosas que no puedo controlar”, remarcó la española, que lógicamente aprendió del encuentro que ambas jugaron en Wimbledon la temporada pasada, también con la copa en juego.

“La experiencia que he ido cogiendo me ha ayudado”, confirmó Muguruza, hasta Roland Garros protagonista de un año irregular. “Me han pasado muchas cosas en muy poco tiempo. Hoy ha sido un final de partido tenso, lógicamente”, reconoció. “Me suelo acordar del partido de Wimbledon, no lo intento esconder. Seguro que ella se acuerda del partido que le gané aquí en Roland Garros. Tampoco creo que hiciera muchas cosas mal para ser mi primera final de Grand Slam y con una rival tan difícil como ella. Estaba nerviosa, pero eso es algo difícil de controlar. La superficie era muy diferente, se me escaparon tres puntos y… se me fue el partido. No recuerdo nada que deba cambiar radicalmente mañana”.

Como siempre, Serena y Garbiñe librarán una batalla por tener el control del partido, que es la forma que tienen las dos para llegar a la victoria. “Las dos tenemos un juego muy dominante, queremos coger el mando del partido desde la primera bola”, afirmó la española, a la que la victoria de semifinales deja como número tres del mundo, dos si gana mañana. “Yo tengo un juego que se basa en dominar. He conseguido enfrentarme a ella y que el partido dependiese de mí, así que no creo que sea cierto. Puede haber momentos, pero estoy preparada. Puedo darle mucha guerra”, avisó antes de vaciar su mochila de presión.

“No creo que deba ganar ningún partido”, aseguró Muguruza. “Tengo que olvidarme de todo eso y concentrarme en lo que vengo haciendo toda la semana. Luego, pienso en lo que conlleva. Es cierto que Garbiñe ha cambiado mucho en muy poco tiempo. Es igualmente fantástico. Todas queremos ganar un Grand Slam, da igual quien esté delante. Si encima es contra una de las mejores jugadoras da más placer. Lograr un titulo frente a una jugadora así es como si un chico gana una final frente a Federer. Es la final ideal”.

© TENNISTOPIC.com 2015. Todos los derechos reservados