París busca nuevo Rey

Álvaro Rama desde la ciudad de París

El partido será tan importante que ambos contendientes buscarán algo inédito. Novak Djokovic y Andy Murray frente a frente peleando por la copa de Roland Garros como culminación al segundo major de la temporada. El serbio, indiscutible número 1 mundial, buscará su duodécimo grande y completar la colección de Grand Slams, una gesta únicamente alcanzada por siete hombres a los largo de la historia. El británico, segundo jugador del circuito masculino, persigue su tercer major y certificar un crecimiento monumental sobre la superficie más lenta del circuito. Una batalla que coronará a un nuevo campeón sobre la arcilla del Bosque de Bolonia.

“Desde la final del año pasado estaba esperando que la gira de tierra batida fuera satisfactoria”, anotó Djokovic, subcampeón en las ediciones de 2012, 2014 y 2015, dispuesto a morder el trofeo más preciado de la superficie. Capaz de gobernar Madrid y llegar a la final de Roma antes de plantarse en el último peldaño de París, el balcánico vuelve a llamar a la puerta más resistente de todas. “También deseaba los otros torneos, pero sobre todo quería hacerlo bien aquí. Siempre pongo este torneo en la lista de grandes prioridades. Y está vez será bueno tener un día de descanso antes de la final. Ayudará a mi recuperación y a darme una buena oportunidad”.

La rivalidad entre serbio y balcánico, convertida ya en la segunda final de Grand Slam más repetida de la historia (siente enfrentamientos, tan sólo por detrás de las ocho jugadas por Roger Federer y Rafael Nadal) se ha acentuado en la gira de arcilla, donde pelearon cara a cara por las coronas de la Caja Mágica y el Foro Itálico, las dos principales plazas camino de París. “Las condiciones eran diferentes. Madrid tiene la altitud y era complicado controlar la pelota”, resaltó Andy, derrotado en tres mangas en la capital de España pero vencedor en dos sets sobre la arcilla italiana. “Las condiciones al servicio eran más sencillas cuando jugamos en Roma, y puede que se asemejen un poco a las de este torneo. Estaba lloviendo cuando jugamos, la pista estaba pesada y se hacía complicado penetrar el fondo. Necesitabas ser paciente con las condiciones de Roma. Comencé bien ese partido, como Novak hizo en Madrid. Nos ayudó en nuestros respectivos partidos”.

La tranquilidad aparece en la mente del serbio al hablar de Murray, un choque en el que Novak descarta una ventaja mental pese a dominar con claridad la rivalidad (23-10), el balance en Grand Slam (7-2) y los choques por la copa en majors (4-2). “Hemos repartido victorias en los últimos doce meses. Además, creo que es uno de los tenistas más profesionales del circuito. Si miramos nuestro historial, nos hemos enfrentado desde que teníamos 9 años, y creo que ambos sabíamos que en el futuro pelearíamos por los mayores títulos. No creo que tenga ningún ventaja a mi favor”, insistió. “Está jugando a un nivel muy bueno, nos hemos enfrentado varias veces en Roland Garros y recuerdo perfectamente el partido a cinco sets del año pasado. Por si fuera poco habrá un título de Grand Slam en juego” señaló el balcánico, que está a una victoria de levantar cuatro Grand Slams de forma consecutiva, una hazaña inédita desde 1969. “De lo que estoy seguro es de que al tenerle en pista la batalla será muy física”.

“Obviamente será un partido enorme para ambos”, coincidió Andy, el primer británico capaz de pisar la final de París en los últimos 79 años, toda una gesta. “Novak intenta completar su Grand Slam, algo increíble para él, y yo persigo mi primer título de Roland Garros. Ninguno sabemos cuántas opciones tendremos de volver a estar en esta posición. A Roger le llevó mucho tiempo, y con Novak sucede lo mismo. Es un evento muy complicado de ganar. Hay mucho en juego para ambos. Hemos tenido peleas muy duras en el pasado, en cualquier superficie en los Grand Slam. Y espero lo mismo para este domingo”, siguió. “Novak juega a gran nivel en todas las superficies. Es complicado asegurar a quién beneficia. Es una experiencia nueva. Jugamos una vez aquí, las semifinales del año pasado, y fue un partido realmente apretado”, recordó, sobre las cinco mangas libradas en la Philippe Chatrier en 2015.

En París, donde la historia se pone en juego para ambos, la eternidad en manos de Djokovic contra la madurez al alcance de Murray.

© TENNISTOPIC.com 2015. Todos los derechos reservados