Ocho caminos en Cincinnati

Redacción desde la ciudad de Madrid

La última gran prueba previa al Abierto de los Estados Unidos llega a su fase decisiva y ocho son las supervivientes que mantienen la vertical en Cincinnati. El Premier 5 estadounidense tiene en los cuartos de final partidos realmente atractivos, con jóvenes dejándose notar en el circuito, grandes favoritas con sus opciones intactas de cara al título y algún perfil con una oportunidad más que interesante para reforzar sus opciones de alcanzar la Copa de Maestras a final de curso. Desgranamos la jornada que hay por delante en el torneo de Cincinnati.

Serena Williams vs. Ana Ivanovic

Con mimbres para ser el encuentro de cuartos de final más explosivo de todos en Cincinnati. Estadounidense y serbia se ven las caras por primera vez en la temporada 2015 y lo hacen para reeditar la final que se jugó el pasado año en Ohio. La de Belgrado es la última jugadora que logró tumbar a Williams en un Grand Slam de pista dura, de manera que la valentía en un gran torneo en la superficie es una medida ya probada. Exenta de competir en las dos primeras rondas (bye y baja de Venus Williams), la serbia llegó limpia de sensaciones para remontar a Sloane Stephens tras un arranque de partido tibio y puede salir ante Serena con reservas físicas de garantías. En un partido que se intuye de poder a poder, con dos jugadoras claramente volcadas al juego de definición. Tras ceder en la semifinal de Canadá, Williams puede abordar el torneo con la necesidad de reivindicarse días antes del US Open. La aceleración en los octavos de final, dejando en dos juegos a la italiana Knapp, puede ser un claro aviso. Material para un gran encuentro.

Elina Svitolina vs. Lucie Safarova

Un encuentro de grandes impulsos personales. Sin hacer excesivo ruido la checa zurda ya figura virtualmente como cuarta mejor jugadora del año, ha sabido dar continuidad a su primera final de Grand Slam en Roland Garros y un triunfo en este encuentro puede servir para cimentar sus opciones de alcanzar la Copa de Maestras. Por su parte, la ucraniana se ha abierto paso hasta los cuartos de final apartando talento joven (compañeras de generación como Eugenie Bouchard o Caroline Garcia entre sus víctimas), alimentando semana a semana su madurez en el top20 y situándose ya como la mejor jugadora menor de 21 años en el circuito. Toda una confirmación de intenciones para una antigua número 1 del mundo junior. El precedente en la tercera ronda de Indian Wells, un pulso igualadísimo en favor de la ucraniana, sirve como material de reflexión para ambas. Ahora, en una fase mucho más caliente, con ambas jugadoras atravesando el cénit de sus carreras, momento para mantener los nervios a buen recaudo.

Anastasia Pavlyuchenkova vs. Simona Halep

Tras abandonar la final de Canadá con problemas en su tren inferior, la rumana compite en Cincinnati adherida a la garra para superar un partido durísimo tras otro y así subrayar una ley actual del tenis femenino: en la adversidad, Halep. Casi tres horas enzarzada tanto con Kristina Mladenovic como en una intensa remontada sobre Andrea Petkovic sirven de prueba sobre su regreso al más alto nivel tras una primavera removida. Si alcanza la final ascenderá al número 2 del mundo, recuperando la mejor posición de su carrera en las lista oficiales. Un detalle de importancia de cara al inminente US Open, dado que las cabezas de serie en Nueva York se determinan en base al ranking del próximo lunes. Un factor que podría suavizar su cuadro en el último Grand Slam de la temporada, evitando a Serena Williams hasta una hipotética final en Flushing Meadows. Antes de pensar en todo eso, un choque frontal ante la rusa Anastasia Pavlyuchenkova. Una rival encendida en las US Open Series tras alcanzar la final de Washington y que ya pisa el mejor resultado de siempre en Cincinnati. Simona siempre mantuvo a raya a la moscovita en los cuatro precedentes. Su atención al resto, su velocidad de pelota y capacidad de variar direcciones puede anticipar la potencia y castigar la movilidad de Anastasia. Dos años sin verse e inercia en la rusa, factores que pueden equilibrar la batalla.

Jelena Jankovic vs. Anna Karolina Schmiedlova

Con la sensación de una segunda vida puede competir la balcánica al entrar en pista después de resistir a prueba de supervivencia ante Karolina Pliskova en los octavos de final. Jankovic, campeona en 2009 y finalista en 2011, se aferró a uno de sus eventos predilectos con uñas y dientes, llegando a levantar una pelota de partido en un triunfo agónico, remontando un 2-5 en el parcial decisivo ante la emergente jugadora checa. Ahora, y tras rozar la eliminación, la posibilidad de imponer su experiencia en un torneo de gran prestigio. Para volver a las semifinales de Cincinnati deberá frenar un tren en marcha: la joven Anna Schmiedlova. La gran figura de futuro del tenis eslovaco ha mostrado resistencia para abrirse paso desde la fase previa -cinco victorias acumula-, derrotar a perfiles de élite-Agnieszka Radwanska cayó en primera ronda-, y ajustarse a rivales de toda índole, pasando de combatir a la sutil polaca a hacer lo propio con el juego directo de Mirjana Lucic o Varvara Lepchenko. Una jugadora con gran capacidad para cubrir el fondo y especial soltura para marcar el juego con el revés, la eslovaca puede plantear un juego de naturaleza similar a Jankovic. Intercambios prolongados y un encuentro de desgaste puede ser el patrón más lógico. La carga de encuentros en Schmiedlova, un factor quizá en favor de Jankovic. El favoritismo de la serbia, una baza de liberación para la eslovaca.

© TENNISTOPIC.com 2015. Todos los derechos reservados