Nuevas parejas, mismo objetivo: batir a los Bryan

José Izquierdo desde la ciudad de Madrid

El circuito de dobles vive momentos complicados. Muy lejos queda esa época en la que las grandes estrellas individuales copaban las finales de los torneos del Grand Slam. En muchos casos, la modalidad es a menudo denostada por torneos y aficionados, que lo ven más como un cementerio de elefantes que como un circuito competitivo. Desde hace más de una década, los hermanos Bryan copan la mayoría de títulos y año a año una serie de doblistas intentan unir fuerzas para destronar a los mellizos estadounidenses. A continuación analizaremos brevemente las parejas más interesantes que se han formado de cara a este 2014.

Daniel Nestor-Nenad Zimonjic: El único tándem capaz de acabar por delante de los Bryan en la última década. Los de Belgrado finalizaron como mejor pareja del mundo en el 2008 y se separaron dos años después tras conseguir su segundo cetro en la Copa de Maestros de Londres. Ganadores de tres grandes y de ocho Masters 1000 como pareja, levantarán expectación desde el primer día. A favor tendrán la facilidad con la que empastan por un lado, el estilo más agresivo de Zimonjic y por el otro, el de Nestor, mucho más pausado. En contra, que la edad pasa para todos, y el más joven del dúo ya tiene 37 años.

Rohan Bopanna-Aisam Qureshi: El indo-pak express está de vuelta. India y Pakistán en un mismo lado de la red. Algo impensable hace unos años pero el éxito de esta pareja en 2010 –temporada en la que alcanzaron la final del US Open- ha logrado que se vea como algo normal que dos tenistas de países teóricamente enemigos jueguen juntos y luchen por la paz a través del deporte. Bopanna es la potencia, Qureshi es la clase. La consistencia que les falta en el fondo de pista no debe ser un impedimento para luchar por los grandes títulos, viendo sobre todo el rendimiento de tándems como Peya-Soares, tenistas que sin grandes golpes han conseguido llegar arriba. Wimbledon debe ser su mayor objetivo.

Jean-Julien Rojer-Horia Tecau: En principio, pareja con dudoso futuro. Dos personalidades sin demasiado carácter y sin la experiencia de haber ganado grandes títulos. Entre los dos solo suman dos Masters 1000, y haber comenzado la temporada con dos derrotas en sus dos primeros torneos no hará que lleguen al Abierto de Australia con el rodaje necesario para realizar un buen papel sobre el cemento de Melbourne.

Robert Lindstedt-Jurgen Melzer: Este dueto ya había competido de manera ocasional en otras temporadas pero por primera vez en su carrera comienzan juntos su andadura a principios de curso. Cinco finales de Grand Slam y dos títulos entre el sueco y el austriaco son suficiente bagaje como para tenerles en cuenta. En un circuito donde la irregularidad no pasa demasiada factura, los destellos de calidad de Melzer podrían propiciar que la pareja alcance picos de juego muy altos. Luchar por un major no debe ser un objetivo utópico.

Colin Fleming-Ross Hutchins: La pareja británica va sobrada de ambición. La enfermedad sufrida por Hutchins a inicios de la pasada temporada obligó a Fleming a formar tándem con Jonny Marray y cortó la prometedora trayectoria del dúo revelación de 2012. Dejando por fin a un lado los problemas de salud, Fleming y Hutchins vuelven al circuito para competir al máximo nivel y no renuncian a ningún objetivo. Quieren ser números uno del mundo en un futuro. De momento, necesitan resultados importantes para volver a ser tenidos en cuenta entre los mejores del circuito.

© TENNISTOPIC.com 2015. Todos los derechos reservados