Narrativas anónimas

José Izquierdo desde la ciudad de Madrid

La fase previa de Roland Garros ha dejado 32 supervivientes. El martes iniciaron su camino los chicos y el miércoles lo hicieron las chicas. En total, 256 tenistas en busca del cuadro final. De todos ellos tan sólo una cuarta parte han conseguido el objetivo. Tres partidos a cara de perro, a formato tres sets y sin tie-break en el parcial definitivo. Una verdadera batalla que tan sólo los más fuertes son capaces de superar. En las siguientes líneas les acercamos las narrativas más interesantes que dejó la qualy más dura del calendario mundial:

Hombre récord: Andrea Arnaboldi es el número 188 del mundo y uno de los dieciséis jugadores clasificados para el cuadro final desde la fase de clasificación. Hasta aquí todo normal. El mérito radica en el complicado camino que ha tenido que atravesar antes de poder competir ante los mejores en el Slam parisino. Este tenista milanés y residente en Cantú superó contra pronóstico a Denis Kudla antes de entrar en la historia de Roland Garros. En la segunda ronda de la previa derrotó al local Pierre-Hugues Herbert por un tanteo de 6-4, 3-6 y 27-25. El encuentro duró cuatro horas y 26 minutos y se convirtió en el partido más largo de la qualy pulverizando la marca del Guardiola-Nestor de 1996 que se alargó hasta el 22-20 del parcial definitivo. Con menos de veinticuatro horas y sin apenas tiempo de recuperarse del esfuerzo, el italiano se deshizo agónicamente del argentino Trungelliti para ganarse por segunda vez en su carrera el billete a un torneo grande.

Orgullo paraguayo: Una de las sorpresas agradables de la fase previa la protagonizó Verónica Cepede Royg. La pupila de Ramón Delgado, la referencia del masculina del tenis en Paraguay, accedió al cuadro final sin dejarse parcial alguno por el camino. En la última ronda de la clasificación le endosó un 6-1 6-3 a la talentosa pero irregular Sorana Cirstea, otrora gran promesa mundial. En los partidos precedentes sus víctimas fueron la germana Siegemund y la estadounidense Bellis, esta última, además, logró en el pasado US Open su primer triunfo en un partido de Grand Slam con tan sólo 15 años. La gran actuación de Cepede la permitirá jugar su primer major con 23 años y además le dará la oportunidad de dar un buen pellizco a su ránking y provocar de paso una atención mediática importante en su país de origen, necesitado de resultados como los realizados estos días por la jugadora de Asunción.

Teenagers al poder: Muchos jugaron jóvenes buscaron desde este martes el pase al cuadro final de Roland Garros y aunque varios de ellos fracasaron -Chung, Zverev y Donaldson entre otros- no todos se quedaron con el objetivo sin cumplir. Elias Ymer, el número uno de Suecia, superó la criba tras un dubitativo inicio en el que se dejó un set ante el italiano Marcora. Una vez tomada la temperatura a la arcilla parisina, este joven tenista oriundo de Skara pero con orígenes etíopes voló para derrotar con enorme solvencia a Blaz Rola y Roberto Carballés, clasificándose por segunda vez en su trayectoria profesional para un Grand Slam. El otro teenager superviviente es Yoshihito Nishioka. El diminuto jugador japonés salvó dos bolas de partido ante el eslovaco Gombos en segunda ronda para posteriormente destrozar a Guilherme Clezar en la jornada del viernes. Como premio se enfrentará a Tomas Berdych en la primera ronda. Entre los clasificados, también se encuentran dos tenistas jóvenes que hasta hace poco tampoco superaban los veinte años: el británico Kyle Edmund y el belga Kimmer Coppejans.

Sobrevive Lourdes: Nueve tenistas españoles intentaron pasar la fase previa en Roland Garros -siete hombres y dos mujeres- y tan sólo una raqueta nacional lo ha conseguido. La veterana Lourdes Domínguez jugará con 34 años su octavo Slam en Francia tras deshacerse con facilidad de la israelí Shahar Peer en la última ronda de la qualy. Laura Pous Tío se quedó a apenas dos juegos de acceder al cuadro final pero finalmente se inclinó ante la brasileña Teliana Pereira, preclasificada número uno de la criba. En el apartado masculino los resultados fueron desastrosos. Tan sólo el marbellí Adrián Menéndez y el granadino Roberto Carballés alcanzaron el último partido pero poco pudieron hacer ante Edmund e Ymer, más jóvenes y con un tenis más potente que el de estos dos currantes del tenis que siguen intentando, sin éxito de momento, atacar el top-100.

Debutantes sorpresa: Cinco de los tenistas que pasaron la previa masculina se estrenarán en un cuadro de Grand Slam y tres de ellos lo harán tras sorprender a propios y extraños en la fase de clasificación. En las quinielas sí entraban Coppejans y Luca Vanni, perfiles muy cercanos al top-100, pero no estos tres nombres: Nikoloz Basilashvili, Christian Lindell y Germain Gigounon. El georgiano realizó una de las actuaciones más completas de la semana dejando en la cuneta a Djere, Fratangelo y Donaldson, tres promesas que aspiraban a clasificarse para el Main Draw. Ya entre los mejores, se jugará el pase al segundo partido ante el emergente Kokkinakis. El sueco de origen brasileño, por su parte, superó tres durísimos partidos agotando en todos el último parcial, asegurando dos tenistas de su país en un grande por primera vez desde el US Open 2008. Por último, el sorprendente Gigounon, que ganó a Machado, Kudryavtsev y Falla para alcanzar con 26 años su primer cuadro de major, se las verá desde el puesto 208 del ránking ATP con Richard Gasquet, uno de los favoritos de la grada local.

© TENNISTOPIC.com 2015. Todos los derechos reservados