Muguruza ahuyenta la presión

Rafael Plaza desde la ciudad de Melbourne

El escenario pudo ser perfecto para volver a tropezar. La organización del Abierto de Australia programó a Garbiñe Muguruza en la pista número siete, alejada de las centrales, para disputar el duelo de primera ronda contra Marina Erakovic. La española, eliminada a la primera en los dos últimos grandes (Wimbledon ante Vandeweghe y Abierto de los Estados Unidos frente a Lucic-Baroni, dos rivales de ránking muy inferior al suyo), derrotó 7-5 y 6-0 a la número 75 tras remontar un 1-4 inicial y espantó a latigazos (ni un solo intercambio por encima de los cuatro golpes en todo el encuentro) la presión que acumulaba en su cabeza.

“Venía pensando lo que había pasado en Wimbledon y en el Abierto de los Estados Unidos”, confesó Muguruza, que llegó a cuartos en 2014 tras derrotar a Caroline Wozniacki por el camino. “Es importante tener victorias y partidos así. Estos son los que realmente cuestan. Para mí, jugar un partido contra una top-10 no es lo mismo que salir a la pista siete y jugar con otra chica sabiendo que tú vas de cabeza de serie. Inconscientemente lo piensas y el que diga que no, miente. Las derrotas en la primera ronda de Londres y Nueva York me dieron mucha rabia. Lo preparas, te concentras y te toca alguien que está iluminada y no eres capaz de darle la vuelta”.

La número 20, claro, sabe a lo que se enfrenta. Si 2014 fue el año de su despegue, 2015 debería ser el de su aterrizaje en la luna. “Es un poco diferente este año”, reconoció la joven de 21 años. “Será duro para mí porque no será una sorpresa como el pasado. La gente, quieras o no, se va a fijar un poco más. No es tan novedoso, pero cambiar no ha cambiado nada”, continuó. “Eso sí: me quité un peso de encima al decidir jugar por España, una mochila que llevaba colgada. La bola cada vez se hacía más grande y eso se tenía que acabar. Estoy muy contenta de haber tomado esa decisión, que creo que es la correcta”, repitió Garbiñe, que podría debutar con el equipo de Copa Federación en la eliminatoria ante Rumania que se disputará el próximo mes de febrero.

Mientras Muguruza avanzaba a segunda ronda, donde se medirá a Daniela Hantuchova (6-4 y 6-4 a la china Zheng), Tita Torró caía por un doble 2-6 ante la estadounidense Venus Williams. “Ha sido un partido diferente al que jugamos en Wimbledon”, reflejó la española, que todavía no ha celebrado una victoria en 2015. “Allí saqué mucho mejor y hoy no he llegado a alcanzar mi mejor tenis”, continuó. “Tengo la costilla agarrotada. Llevo ya un mes con dolor, pero voy a seguir entrenando y trabajando para intentar ganar partidos importantes como el de hoy”.

Por otra parte, Silvia Soler (ante Sara Errani) y Lara Arruabarrena (frente a Yanina Wickmayer) buscarán mañana alcanzar por primera vez en sus carreras la tercera ronda en el Abierto de Australia.

© TENNISTOPIC.com 2015. Todos los derechos reservados