Maestras en pareja

Álvaro Rama desde la ciudad de Madrid

La culminación del objetivo desvela un matiz importante: el objetivo en origen no era tal, sino que alcanzó esa categoría después de superarse la propia expectativa. Carla Suárez y Garbiñe Muguruza, la cuarta pareja española que alcanza el torneo broche de temporada, lograron la clasificación al torneo de Maestras sin planteamiento inicial, sorprendidas por la fuerza inmediata que brotó de una sinergia ideada al medio plazo. El mérito es gigantesco mirado desde varios prismas: con 12 torneos en las piernas, lo han logrado jugando menos que nadie -entre las parejas punteras hay quien ha jugado casi el doble de torneos que ellas este año-, sin conocerse dentro de pista -si hasta 2014 jamás habían competido codo con codo, entre las mejores hay duplas que arrastran años de experiencia común- y, a diferencia de muchos casos que salpican la élite de la modalidad, sin dejar de lado la faceta single -Carla, número 19, y Garbiñe, ya en el puesto 23, atraviesan el punto álgido de sus trayectorias individuales.

“En realidad era una prueba”. Alejo Mancisidor, técnico de Garbiñe Muguruza, enfocó los planes para que la caraqueña terminase la temporada entre las 100 mejores doblistas, esperando explotar una unión ya madurada con Carla Suárez durante la temporada 2015. “La idea era jugar siete torneos, que se conociesen como pareja y tuvieran un rodaje común de cara al siguiente año”. Sin embargo, moldea a un miembro de la séptima pareja del curso. “Todo empezó como una aventura” recuerda la hispano-venezolana, en origen parte de apenas un simulacro. ”Cuando empezamos a jugar ni mucho menos teníamos en mente clasificar para el Masters. Pero tras los primeros buenos resultados a mitad de año comenzamos a plantear que podía ser una opción” coincide Carla sobre una progresión veloz. En su primer torneo batieron a la mejor pareja del mundo, en el segundo firmaron su primera final, en el tercero pisaron unas semifinales de Grand Slam y para el cuarto ya estaban entre las 10 mejores del mundo. Una realidad que desbordó cualquier planteamiento.

“En realidad una prueba”, confiesa Alejo Mancisidor

“Ellas empezaron a competir relajadas. Pero tras cuatro o cinco torneos lo que era diversión se convirtió en presión” matiza Mancisidor, viendo cómo una prueba a largo plazo se convirtió en un objetivo a contrarreloj. “Al principio jugaban muy sueltas pero cuando se dieron cuenta de que había opciones de jugar el Masters ya compitieron más tensas y con mucha más responsabilidad” coincide Budó sobre una pareja que alzó un título (Stanford) y dos finales más (Madrid, Tokio) en su primer año de vuelo. Esto, claro, implicó redoblar esfuerzos con unas consecuencias evidentes. Por las piernas de Carla y Garbiñe descansan temporadas con más de 100 encuentros, una auténtica barbaridad en una disciplina con predominio creciente del factor físico. “Ha sido muy duro compaginarlo con el singles” estima Alejo, testigo directo de atletas consumidas entre fatigas tratando de abrirse paso entre la élite del dobles con la cúspide de sus carreras individuales entre manos. “Ninguna de ellas está acostumbrada con semejante presión tantos partidos en ambas modalidades. Se han pegado buenas palizas” siguió. “En muchos torneos han estado jornadas de 10-12 horas en los clubes” añade Budó. “No es lo mismo preparar rutinas solo para el singles que para ambas especialidades. Han puesto mucho compromiso y actitud. Sólo así pueden hacer lo que han hecho”.

Clasificar al Masters, un objetivo al que enfocan pretemporadas los mejores especialistas, conseguido sin plantearlo hasta entrado el verano. “Esto es un regalo. Ellas han demostrado que pueden ganar a todas. Han ganado a todas las grandes parejas. A un partido… De las ocho parejas diría que puede ganar cualquiera de las ocho” confiesa Alejo. “Una vez que estemos allí lo importante será disfrutar, ir partido a partido” sigue Carla. “Tendremos que dar el 100 por 100 porque son parejas que durante el año han hecho grandes resultados, que se conocen bien y llevan tiempo juntas. Singapur es un gran premio para las dos” continuó. ”¡Desde luego que es un premio!” subraya su entrenador. “Queremos que en este torneo jueguen otra vez liberadas y que lo disfruten. Ya tendremos ocasión de cara a siguientes temporadas de jugar con mucha más presión porque cada vez van a generar más expectativas. Eso es ley de vida” continua Budó, antes de situar la pareja en perspectiva.

“De ellas no me sorprende nada, pueden llegar a ser una pareja importante en el circuito”

“Tenemos una confianza ciega en ellas. Como entrenadores suyos llevábamos más de un año hablando de esta pareja y ellas siempre lo vieron bien. Es muy difícil que en su primer año un dúo clasifique al Torneo de Maestras, y más empezando a jugar en marzo. Sí éramos conscientes de que la suma de ambas jugadoras podían hacer una gran pareja a medio plazo. De ellas no me sorprende nada porque creo que pueden llegar a ser una pareja importante en el circuito.

 Dos tenistas mejoradas

Garbiñe Muguruza según Alejo Mancisidor: “Competir en las dos modalidades a la vez le hace madurar mucho su capacidad de hacer esfuerzos mentales. También avanza en cerrar jugadas delante, en mitad de pista. Son los dos pilares fundamentales. Al mismo tiempo, ha pulido aspectos relacionados con los reflejos, atención en pista, seguimiento de las jugadas,… La idea de competir en dobles, este año y en 2015, es para ayudarle a coger con más rapidez su madurez y experiencia del circuito. Después ya veremos como enfocamos nuestra relación con el dobles”.

Carla Suárez según Xavier Budó: “Un aspecto en el que trabajamos mucho es en la necesidad de restar muy dentro. En dobles esto es una necesidad para poder hacer daño. En este tema del resto le ha ayudado. En el seguimiento de jugadas y el cierre más metida en pista también. En acciones donde tiene pelotas en tres cuartos o mitad de pista, el siguiente paso cada vez más es el de irse hacia la red en lugar de esperar la jugada. Hay detalles claros de mejora. Sabíamos que este año compaginar ambas modalidades le podía perjudicar un poco el individual, pero a largo plazo estamos seguros que habrá sido para bien. Ha tenido más desgaste, pero tenísticamente y mentalmente le servirá para llegar a ser mejor jugadora.

Plan de 2015

“La idea es que sigan juntas, pero ya no será lo mismo” explica Alejo. “Estarán en la misma situación que todas las demás. Jugarán desde el inicio de temporada, Brisbane, Sidney y Abierto de Australia. Después Doha y Dubai, también Indian Wells. Todo lo que no jugaron este año a principio de temporada. La idea es esa. Una pareja con todas las de la ley. De principio a fin”.

“Cuando terminemos la temporada nos sentaremos a hablar del calendario” añade Carla. “Tanto Garbiñe como yo tenemos una idea y tenemos que ponerla sobre la mesa al cierre del año. Veremos qué ocurre la próxima temporada. Pero, a día de hoy, nuestro compromiso es seguir juntas en 2015”.

  • lola del castillo

    Lo siento por Carla, pero a la Muguruza no le deseo victoria alguna.

© TENNISTOPIC.com 2015. Todos los derechos reservados