Lo que espera en Rusia

José Izquierdo desde la ciudad de Madrid

Rusia será el próximo rival de España en la Copa Davis. El conjunto dirigido por Shamil Tarpischev se convirtió en el día de aye -tras batir a Dinamarca por 4-1- en el escollo a superar por el equipo español si quiere luchar en el próximo mes de septiembre por ascender al Grupo Mundial y aspirar en 2016 a formar parte de las dieciséis mejores naciones de la competición. La eliminatoria se disputará en tierras rusas del 17 al 19 de julio, una fecha conflictiva al tratarse de la semana posterior a la finalización de Wimbledon, tercer Grand Slam de la temporada, por lo que podría haber varias bajas en el conjunto español tal y como ha venido ocurriendo en los últimos tiempos. De todas maneras quedan muchos meses para que el duelo se celebre pero en TENNISTOPIC analizamos uno a uno a los posibles tenistas que podrían ser de la partida por bando ruso, teniendo en cuenta que en los últimos tres años en la competición han utilizado una media de siete jugadores cada dos cruces, muchos de ellos desconocidos para el gran público.

Andrey Kuznetsov, 81 mundial. Desde la lesión de Tursunov a mediados del pasado curso se ha convertido en el líder del equipo. Fue el número uno de los de Tarpischev en la eliminatoria de permanencia en el Grupo I ante Portugal y lo ha sido también en este 2015 en la primera ronda ganando a Pedersen y Nielsen y sumando dos de los tres puntos que Rusia necesitaba para citarse con España en el mes de julio. Por ránking es la tercera raqueta rusa y a sus 23 años se encuentra ante una temporada clave para demostrar su calidad. Campeón de Wimbledon Junior en 2009, es un tenista todoterreno con un gran golpe de revés que lleva varios cursos en el top100 sin terminar de consolidarse. Victorias como las logradas ante Ferrer o Verdasco en torneos tran prestigiosos como Wimbledon o el Abierto de los Estados Unidos no le han aupado todavía a un ránking superior. Si no hay sorpresas será el rival más peligroso en la pista dura cubierta que los suyos presumiblemente colocarán a los de Gala León.

Evgeny Donskoy, 156 mundial. Irregular como pocos, es capaz de lo mejor y lo peor sobre una pista de tenis. Fue el único tenista ruso que cedió un punto ante los daneses tras caer en cuatro parciales ante Frederik Nielsen, un especialista en la modalidad de dobles con menor bagaje en el individual. Dotado de un buen servicio y una derecha capaz de agujerear cualquier defensa rival, su inconstancia le impiden estar entre los cien mejores tenistas del mundo aunque llegó a finalizar dentro de esas posiciones dos años consecutivos. El 68 puesto en el ránking ATP fue su tope en julio de 2013. La eliminatoria le llegará con 25 años y es complicado prever si habrá enderezado un inicio de curso realmente aciago. En Copa Davis solo ha participado en tres eliminatorias con resultados discretos así que no debería ser imprescindible para Tarpischev si su estado de forma no es el adecuado.

Konstantin Kravchuk, 185 mundial. Veterano tenista de 30 años, de nivel Challenger, que en una época de bonanza para el tenis de su país jamás habría pisado la Copa Davis. Sin embargo, los recursos de Tarpischev -que llegaron hace no mucho a ser casi interminables- son escasos a día de hoy y desde que Rusia está fuera del Grupo Mundial ha tenido que echar mano de hombres como Kravchuk, que llevan toda su carrera ganándose la vida en torneos menores. Desde la eliminatoria de permanencia del Grupo I ante Sudáfrica, en octubre de 2013, es un fijo en las convocatorias de su nación. Ha disputado un total de seis partidos, con cuatro victorias y dos derrotas de balance. Cuatro de esos seis encuentros que jugó fueron en la modalidad de dobles, disciplina en que ha sido top100 del ránking ATP y la única en la que ha formado parte del equipo ruso con la eliminatoria todavía viva. Ha compartido pista con Rublev, Kuznetsov y Khachanov, todos tenistas que podrían ser de la partida ante España en el próximo mes de julio. Será complicado que se caiga de la lista de nominados.

Andrey Rublev, 334 mundial. Último campeón de Roland Garros en categoría junior, Rublev es el tenista con más proyección de su país desde la aparición de Marat Safin a finales de la década de los 90. Ha jugado cuatro partidos en la competición y ha ganado todos, destacando especialmente los dos de dobles, con la eliminatoria todavía abierta, que se llevó junto a Kravchuk ante las parejas presentadas por Portugal y Dinamarca. Un tenista sin fisuras, que golpea duro y sin pensárselo a cada pelota que le llega. Capaz de dominar desde el fondo de la pista pero también de contragolpear. En EEUU -Dallas y Delray Beach- han llegado sus primeros grandes resultados como profesional y se ha podido ver que posee un carácter complicado que bien podría ser el adecuado para encarar una eliminatoria complicada como local. Si continúa con su progresión debería ser tenido en cuenta por Tarpischev e incluso foguearse en algún punto individual ante el primer tenista que presente la España de Gala León.

Veteranos que podrían volver. Enfrentarse a España supone un reto que normalmente no debería plantearse en una eliminatoria zonal. Quizá sea el momento idóneo para que veteranos curtidos en mil batallas en la competición vuelvan y presten un último servicio a su país. Youzhny y Tursunov, que levantaron la ensaladera en Moscú 2006 tras derrotar a Argentina, serían sin duda jugadores peligrosos para cualquier tenista español si recuperan una parte del nivel que mostraron antaño en la competición. Aunque su participación, siendo realistas, es más bien una quimera porque Youzhny no pasa por un buen momento de forma y no disputa una eliminatoria de Copa Davis desde 2012 y Tursunov lleva varios meses en el dique seco por unos recurrentes problemas físicos en el pie izquierdo. Al que no habría que descartar es a Teimuraz Gabashvili, que con 29 años y presente en ocho eliminatorias (cinco disputadas) sería el hombre con más experiencia del conjunto ruso y un buen activo con talento y carácter sobradamente demostrado para los puntos individuales.

Jóvenes con ganas de destacar. La cantera rusa, que parecía estancada en este último lustro, está fabricando una serie de tenistas prometedores. A Rublev hay que sumarle los nombres de Karen Khachanov y Roman Safiullin. Khachanov, cuartofinalista en St Petersburgo en 2013 con solo 17 años, amenaza con salir del túnel de irregularidad en el que se sumió el curso pasado y podría postularse, de la mano de Galo Blanco, como un tenista válido para disputar la eliminatoria ante España. Safiullin, por su parte, ha combinado el éxito en el circuito ITF -innumerables victorias consecutivas en torneos Futures incluidas- con el triunfo en el Abierto de Australia Junior. Rozando el top-300 sin llegar a la mayoría de edad, algunos dudan si es todavía más talentoso que Rublev, su buen amigo y compañero de generación. Si Tarpischev apuesta por la extrema juventud, es posible que el tenista de Podolsk pueda ser convocado.

© TENNISTOPIC.com 2015. Todos los derechos reservados