La última frontera

Rafael Plaza desde la ciudad de Sevilla

El calor se prepara en el frío. Cuando Rafael Nadal vuelve a los entrenamientos en Manacor, con el termómetro por debajo de los nueve grados, lo hace pensando en el infierno que le espera en Melbourne durante el primer Grand Slam de la temporada (desde el 13 de enero). En Australia, donde no jugó en 2013 por una infección gastrointestinal que le impidió continuar con el proceso de recuperación que necesitaba su rodilla después de seis meses sin competir, el mallorquín encara un desafío sin precedentes en casi cinco décadas: nadie en la Era Open ha celebrado dos veces los cuatro torneos grandes. Siete jugadores han logrado completar el Grand Slam, pero solo Roy Emerson y Rod Laver consiguieron alzar dos veces cada torneo. Nadal busca convertirse en el primer hombre el período profesional del tenis en hacerlo. Además, si lo consigue, estirará su propia marca, rubricada hace meses en París: ganará al menos un torneo del Grand Slam durante 10 temporadas consecutivas.

“Hace dos semanas hicimos un poco más de gimnasio, algo más de preparación”, explicó el balear a IB3. “El lunes volvimos a entrenar en pista haciendo un trabajo muy suave. Esperamos responder bien para después ponernos más en serio”, siguió sobre su plan de reinserción a los entrenamientos al máximo nivel, clave para encontrar el tono necesario a la hora de lanzarse a por el título en Melbourne. “Mi objetivo no es llegar a Abu Dabi o a Doha al 100%. Mi objetivo es llegar al 100% a Australia. Esas primeras semanas son de preparación. La semana previa a Australia también estaré entrenando”.

A Nadal, ocho veces campeón en Roland Garros, dos en Wimbledon y otras dos en el Abierto de los Estados Unidos, le separa de su segunda corona en Melbourne una ristra de partidos y la alargada sombra del único jugador que se ha atrevido a desafiarle en todos los rincones del planeta. Djokovic, el tetracampeón más joven de la historia en el primer Grand Slam de la temporada, aterriza con la inercia de su histórico final de curso (24 victorias consecutivas; títulos en Pekín, Shanghái, París-Bercy y la Copa de Maestros) y con tranquilidad de saber que Australia es su territorio.

“El escenario cambia mucho”, analizó Nadal tras su último partido ante Nole en Londres, comparando lo que encontrará en Melbourne y lo que encontró a orillas del Támesis. “Evidentemente, las condiciones de juego son completamente diferente. Al menos, a mi modo de sentir lo que siento en ambos lados. Eso no niega que Djokovic es un fantástico jugador en todas las superficie y condiciones. Sea cual sea el lugar en el que me enfrente a él, si no juego al 100% las opciones de ganar son muy pocas”, prosiguió. “En Australia ha tenido un gran éxito porque ha ganado cuatro veces. Yo he sido capaz de ganar una vez, capaz de jugar una final, una semifinal, y me he lesionado dos veces en cuartos. He sentido que es un torneo que se me da bien, que me gusta. Es mi primer gran objetivo”. Toni Nadal, el encargo de mimar el engranaje para llegar a tiempo, va un paso más allá: “Si logramos ganar sería un gran éxito porque conseguiríamos ganar dos veces en cada Grand Slam”. En Melbourne, Nadal y la eternidad citados otra vez.

Españoles con entrada directa en el cuadro final de Australia

Cuadro masculino

Rafael Nadal

David Ferrer

Nicolás Almagro

Tommy Robredo

Feliciano López

Fernando Verdasco

Marcel Granollers

Pablo Andújar

Roberto Bautista

Guillermo García-López

Albert Montañes

Pablo Carreño

Daniel Gimeno-Traver

Albert Ramos

Cuadro femenino

Carla Suárez

Garbiñe Muguruza

María Teresa Torró

Lourdes Domínguez Lino

Silvia Soler

Anabel Medina

Lara Arruabarrena

© TENNISTOPIC.com 2015. Todos los derechos reservados