La semana grande de Sorribes

Javier Méndez desde la ciudad de Madrid

Hay mitómanos, admiradores e incondicionales. Y en el circuito hay quien no oculta su debilidad por otras raquetas que han escrito su historia con letras de oro en tiempos anteriores, un fenómeno que se reproduce cíclicamente sobre todo entre los talentos más jóvenes. Si Belinda Bencic (18 años) se mira en el espejo de Martina Hingis o la checa Katerina Siniakova (18) lo hace en el de Petra Kvitova, en el caso de La Armada, Sara Sorribes representa a esta generación, renunciando a este tipo de comparaciones.

La castellonense se distingue por tener los pies en la tierra. No sueña con metas imposibles y entrena a diario para pulverizar objetivos tangibles. Paso a paso. Conoce sus virtudes, para explotarlas hasta el infinito: “Mi tenis se basa en ser dura, en que cada punto sea largo, que la otra se canse e intentar ganar de cabeza”. Pero también detecta sus limitaciones, para trabajar sobre ellas hasta alcanzar la excelencia: “Tengo clarísimo que no voy a hacer una jugadora que pegue y haga 30 winners por partido”. Sensatez.

“¿Ídolos? No tengo”, confiesa a TENNISTOPIC. Eso sí, una semana sin precedentes en su carrera le ha servido para encontrarse frente a frente en los octavos de final del Premier de Charleston con una jugadora a la que no idolatra, pero respeta, y mucho: Sara Errani. La número 195 del ránking superó la fase previa sobre la particular tierra batida grisácea estadounidense para doblegar a Anastasia Pavlyuchenkova (cabeza de serie) y Shelby Rogers hasta toparse con la italiana que tuvo que emplearse a fondo para enviarla a casa en tres sets (2-6, 7-5 y 6-2).

Es sólo el primero de los tantos pasos que la española debe dar para asaltar una élite que le reserva un hueco al final del camino que sigue trazando. “Tengo que explotar lo bueno que tengo, pero mejorar la derecha, el saque, el revés… Y al final de mi carrera tengo que acabar haciendo igual no 30 winners, pero 25 sí, porque es lo que manda el tenis en este momento y yo no voy a cambiarlo yo”, reflexiona.

Una de las raquetas de su misma camada que ya ha completado el salto es Belinda Bencic, una jugadora a la que conoce bien. La suiza se ha instalado entre las 35 mejores del mundo y en la pasada edición del Mutua Madrid Open tuvieron la oportunidad de reencontrarse, después de coincidir en torneos de categoría Futures.

- ¡Enhorabuena, Belinda, gran año!

- ¡Gracias!

- ¿Qué bien te va todo, no?

- Te digo la verdad, Sara, no estoy haciendo nada diferente. Es lo mismo que hablábamos tú y yo el año pasado, pero hay que intentar plasmarlo cada día. Si lo consigues, y tienes el nivel, todo llega.

“A ella supongo que le está saliendo el trabajo que ha hecho durante toda su vida”, continúa. No obstante, la propia española ha demostrado en Charleston que también atesora nivel suficiente para mirar a los ojos a las grandes del circuito. Y Conchita Martínez también lo ha apreciado. Sorribes será una de las caras que represente a España en Argentina en la Copa Federación. Así culmina su semana grande.

© TENNISTOPIC.com 2015. Todos los derechos reservados