La revolución ‘teenager’

José Izquierdo desde la ciudad de Madrid

Thanasi Kokkinakis abandona la pista central de Delray Beach derrotado. Se despide en la segunda ronda tras ceder ante el veterano Ivo Karlovic, que a tan solo diez días de cumplir los 36 años le bate en dos desempates. El joven tenista australiano se embolsa 32 puntos en el zurrón después de pasar la fase de clasificación y deshacerse en primera ronda del serbio Krajinovic. Esos cuatro partidos ganados, sin ceder un set, le colocarán en el top-140 del ránking ATP. La despedida en su segundo encuentro no eclipsa la gran semana de los teenagers, que siguen dando guerra en cada torneo del calendario al que acuden. En las siguientes líneas repasaremos lo conseguido esta semana por estos jovencitos y lo que podemos esperar de ellos en un futuro próximo.

Empezamos con Kokkinakis. Thanasi no es el tenista de 1996 mejor rankeado, ese honor recae en Borna Coric, pero es quizá uno de los nombres con mayor proyección de su generación. El de Adelaida superó las expectativas creadas el año pasado en el Abierto de Australia y su gran victoria en primera ronda ante Ernests Gulbis fue quizá la primera gran sorpresa en Melbourne. Su posterior derrota ante Sam Groth no emborronó ni un ápice su buen hacer durante los dos primeros meses del año. Ha sido capaz de pasar dos fases previas de manera consecutiva -Memphis y Delray Beach- demostrando que ya está preparado para rendir ante los mejores. Si su derecha carbura poco a poco podemos estar ante un top100 inminente, capaz de ser una piedra incómoda en las primeras rondas para las principales raquetas del circuito.

No solo en Delray Beach levantó el puñó el australiano de origen griego. También lo hizo, por primera vez en torneos ATP, un joven de 17 años llamado Andrey Rublev. El ruso, campeón de Roland Garros júnior en 2014, no es un personaje de una película de Tarkovski, sino más bien el encargado de devolver a Rusia al primer plano del tenis mundial. Logró ante Dudi Sela su primera victoria en el circuito. Alejado del prototipo de tenista frío, este rubito de mirada infernal ya demostró hace poco en el Challenger de Dallas que a pesar de su juventud ya puede competir ante los mejores. Carácter, talento y trabajo. Una mezcla explosiva que le puede dar muchos dividendos. Tendrá el privilegio de competir en la central de un evento ATP 250 ante un tenista local y uno de los favoritos al título: el californiano Steve Johnson.

El otro tenista en saborear las mieles de la victoria en cemento estadounidense durante esta semana ha sido Yoshihito Nishioka. El japonés, que a sus 19 años goza ya de una buena reputación como experto en canchas duras, sigue reafirmándose como el segundo mejor tenista nacido en 1995 siempre a la sombra del fenómeno Kyrgios. En Delray Beach alcanzó el cuadro final tras superar la fase previa y en primera ronda se deshizo en dos parciales del eternamente irregular Igor Sijsling. El nipón se une a Chung como el máximo exponente del auge del tenis en Asia, siguiendo la estela que inició hace no mucho Kei Nishikori ingresando en el top-10. Nishioka, de pequeña envergadura y tenis milimétrico, tiene en el revés cruzado su mejor arma. Un diablo encerrado en un cuerpo  aparentemente inofensivo.

Cerramos el repaso a los teenagers triunfadores con el croata Borna Coric. Verdugo de Nadal en la última edición del torneo de Basilea, no ha tenido un buen inicio de curso, cayendo en varias primeras rondas. El peaje necesario para todo novato, a pesar de estar ya instalado entre las cien mejores raquetas de la ATP. En Marsella debutó con triunfo ante el uzbeco Istomin y tendrá en Gilles Simon una auténtica prueba de fuego para medir la regularidad de su juego ante uno de los mayores expertos en tejer telas de araña y desarbolar entramados rivales. En la cubierta francesa también pudo verse a Sascha Zverev, que alcanzó el cuadro final tras superar la qualy pero poco pudo hacer ante Monfils en el debut. También cayeron en primera ronda el estadounidense Kozlov en Delray Beach, ante Smyczek y el sueco Ymer, que sucumbió ante el tenis de Robredo. No fue la semana de Stefan y de Elias, pero es posible que en las siguientes tengan la opción de redimirse y demostrar su valía. La revolución está gestándose. Solo hay que esperar a que estalle definitivamente.

© TENNISTOPIC.com 2015. Todos los derechos reservados