La agridulce semana de Georgina García-Pérez

Ander Millan desde la ciudad de Donostia

Días anteriores, Georgina García-Pérez había decidido con el apoyo de los suyos, poder viajar a la gira de India dentro de los torneos 25000K en el circuito ITF. El objetivo, era llegar al Top 200 y poder comenzar más alto el año 2018. La semana fue agridulce pero por suerte terminó con el título y los puntos que le hacen ascender en la clasificación. Las dudas de las semanas anteriores con los problemas físicos fueron remordiendo el pensamiento de la barcelonesa a lo largo del torneo como bien lo explica en un ‘hilo’ hecho desde su cuenta de Twitter.

Las sensaciones eran precarias cuando llegó. El tipo de bola, la altura, etc… Todo comenzó a complicarse nada más llegar. Sintió una lentitud en sus piernas, sin capacidad de movimiento y tampoco podía meter bolas dentro de la pista además de tener la menstruación antes del primer entrenamiento. El pensamiento le atormentó a lo largo de la primera ronda porque no sabía si había hecho bien en viajar. “Me puse a llorar, me daba lástima y vergüenza de lo mal que estaba jugando”, explicó. Por suerte la oponente también ayudó en algún momento psicológico muy eficaz y la catalana aprovechó la situación para superar de ronda.

Encontró una amiga que le acompañaría en aquel viaje y que le ayudó mucho en el intento de fortalecerse. Se trata de Aliona Bolsova, otra jugadora española que estaba jugando el torneo. Las cosas se empeoraban por momentos ya que el jueves, día de los cuartos de final, se despertó con dolor en el estómago y con ganas de vomitar. Después, tuvo un pequeño dolor en el dedo pequeño;  no podía coger bien la raqueta.

Sin sus armas y con la rival jugando mucho, superó la ronda y pudo estar entre las cuatro mejores del torneo. Aun así, esa misma tarde, disputó las semifinales en la modalidad de dobles donde se dañó el abdominal. Se despidieron del cuadro y tuvo que centrarse en el ‘singles’. Aliona Bolsova, su apoyo de estos días, se tuvo que marchar a disputar la fase previa del torneo de Navi Mumbai. “Seguía con ganas de vomitar, no sabía que hacer si comer más o que. Tenía miedo de que no me quedaran reservas energéticas para el partido. Además se les había acabado el Red Bull (su bebida estándar) y tuve que sobrevivir a base de coca-cola”.

Logró el pase a la final pese a no creérselo por todas las cosas que le habían sucedido. Su patrón de juego no era el que siempre le había acompañado pero llegó a la lucha por el título. El día siguiente, llegó al club para preparar el encuentro con tiempo tras una noche donde apenas había cogido el sueño. Fue a buscar las raquetas y aún no las tenían terminadas. Había quedado a esa hora porque después quería ir al fisio para que le hiciese el tape en el abdominal. Tuvo que estar esperando para recibir la respuesta de que no se lo podía hacer. “Me cogió un agobio fuera de lo normal. Entre las raquetas, el tape, mi gasolina para poder competir, las ganas de vomitar y lo horrorosamente que estaba jugando, ya no podía más”.

Sin más dilaciones acudió a pista a disputar una importante cita que se le hizo dura. Se antepuso a la situación y a base de coraje y garra, pudo sacar adelante el envite y poder levantar el cetro que tendrá en mente durante mucho tiempo por todas las acometidas que ocurrieron a lo largo de los días.

 

© TENNISTOPIC.com 2015. Todos los derechos reservados