Hingis-Mirza, la dupla perfecta

José Izquierdo desde la ciudad de Madrid

Diez partidos disputados. Diez encuentros ganados. Diez de diez. Veinte sets a su favor y cero en contra. Son Sania Mirza y Martina Hingis. Son la dupla perfecta. La auténtica revolución del circuito de dobles. Una pareja que ha levantado los cetros de Indian Wells y Miami sin ceder parciales y con unos marcadores propios de las hermanas Williams, las tenistas con mejor ratio de victorias-derrotas en la historia de la modalidad. La canadiense Gabriela Dabrowska y la polaca Alijca Rosolska estuvieron cerca de la hazaña en la segunda ronda de este último Premier Mandatory cuando se colocaron a solamente dos puntos de llevarse la primera manga en el desempate. Es lo más cerca que han estado del peligro la india y la suiza, que desde que unieron fuerzas en California tan sólo conocen la palabra triunfo en su vocabulario.

En el día de hoy volvieron a saborear las mieles del éxito tras derrotar a Ekaterina Makarova y Elena Vesnina (7-5 y 6-1 en 66 minutos de juegos) en la final del torneo de Miami. Las rusas, que también cedieron ante Sania y Martina en el partido por el título de Indian Wells hace dos semanas, se adelantaron en el marcador del primer set, en el que dominaban con 5-2 y dos roturas de ventaja. En un abrir y cerrar de ojos habían perdido la ventaja y se encontraban con un descorazonador 7-5 y 3-0 en contra. Hingis y Mirza, dos jugadoras con un carisma evidente sobre la pista, parecen combinarse a la perfección en la cancha. No hay fisuras en su juego, los automatismos fluyen, cubren bien la red y a pesar de ser dos tenistas alejadas hace tiempo del circuito individual poseen inteligencia, precisión y potencia para hacer daño desde la línea de fondo.

Para Hingis, que suma en Crandon Park su título número 43 de dobles en 59 finales WTA alcanzando el mismo número de cetros que logró en la modalidad individual, seguir jugando y ganando con 34 años es un auténtico regalo. Tan sólo la pasión por este deporte que la vio triunfar siendo una adolescente puede explicar que a su edad siga compitiendo. Martina logró su primer título por parejas en 1995, cuando levantó junto a Gigi Fernández la corona en Hamburgo. Veinte años después todavía alza cetros, los dos últimos con Sania Mirza, una tenista genial, abanderada del deporte femenino indio y con un palmarés claramente por debajo de su talento. La tenista de Mumbai, que suma tres Grand Slams en dobles mixtos pero que no ha sido capaz de levantar un major con otra mujer a su lado, tiene como gran objetivo este año quitarse ese puñal que lleva clavado en su costado demasiado tiempo.

Los tres Grand Slams que restan en el calendario de este curso son el gran reto de Sania y Martina, pero hay prestigioso premio que puede llegar en poco tiempo: el número uno del ránking. Como pareja ya son la tercera mejor del año tan sólo por detrás de Makarova-Vesnina y Mattek Sands-Safarova. En la clasificación individual de dobles, la que mide los resultados de las tenistas en los últimos 365 días, Mirza se encontrará mañana con 7495 puntos, a sólo 130 unidades de Sara Errani y Roberta Vinci, las mejores doblistas del mundo que anunciaron su separación hace un par de semanas y que siguen compartiendo el liderado en el reino del dobles. Hingis, que defendía en Miami el título logrado en 2014 con Sabine Lisicki, escalará hasta el cuarto escalafón, sabiendo que quizá en los próximos meses pueda volver a liderar un ránking que disfrutó por primera vez en el ya lejano junio de 1998.

© TENNISTOPIC.com 2015. Todos los derechos reservados