Gran Bretaña y Bélgica se citan por la ensaladera

José Izquierdo desde la ciudad de Madrid

Steve Darcis conecta con eficacia el remate y se va al suelo inmediatamente. En cuestión de segundos todos los integrantes de su equipo le rodean para celebrar el pase de Bélgica a la final de Copa Davis. La última vez que los belgas alcanzaron esa ronda fue en 1904. Tras tres horas y seis minutos de juego, el jugador de Lieja, número 64 de la clasificación mundial, destroza 111 años de historia en cuanto derrota a Federico Delbonis en cuatro sets (6-4, 2-6, 7-5 y 7-6) en el partido decisivo de la serie de semifinales ante Argentina. David Goffin, que había sumado dos puntos para su nación como todo buen número uno haría, contó con la ayuda de un Darcis que había estado en pista en los dos triunfos de los argentinos en la pista de Ostende.

Bélgica rompe pronósticos. Desde su triunfo ante la campeona Suiza, sin Federer ni Wawrinka eso sí, pasando por la aplastante victoria que le endosaron a Canadá o la clasificación para la final de la Copa Davis más de un siglo después de su última aparición. David Goffin, jugador que ha coqueteado con el top-ten durante este 2015, es el líder absoluto de los belgas, habiendo ganado los cuatro partidos que ha disputado en la competición en esta temporada. Steve Darcis, que con 31 años está en plena madurez deportiva, ejerce una fiabilidad inusual como número dos del equipo, sobre todo para estar fuera de las cincuenta mejores raquetas del ránking ATP. Darcis suele formar pareja de dobles con Ruben Bemelmans, que con 27 años ha explotado tenísticamente hablando, ingresando en el top-100 por primera vez en su carrera y alcanzando la tercera ronda del Abierto de los Estados Unidos. Kimmer Coppejans, un perfil joven y con talento, es el cuarto hombre en discordia. Un jugador con escasa experiencia que ante Argentina no se vistió de corto.

El equipo belga será local en la final de la Copa Davis que se disputará a finales de noviembre. Su rival, la Gran Bretaña de Andy Murray. La tercera raqueta del ránking mundial ganó sus dos puntos individuales y formó tándem con su hermano Jamie para evaporar el sueño de Lleyton Hewitt, que quería despedirse con su tercera ensaladera en el último año completo que disputaba como tenista en activo. Derrotados los aussies en un ajustadísimo partido de dobles, las esperanzas de los visitantes pasaban por Bernard Tomic, que tan sólo pudo aguantar una hora y 46 minutos de batalla ante un Andy Murray que con 15 saques directos metió a los británicos en su primera final en 37 años.

Andy Murray es el 90% del equipo británico. Jamie Murray es pieza clave en el dobles y Dominic Inglot, otro especialista en el juego de parejas, no fue necesario para el capitán Leon Smith  ni en la eliminatoria de cuartos ante Francia ni contra Australia en Glasgow. El punto débil de Gran Bretaña es sin duda su número dos. James Ward fue de ayuda ante EEUU en primera ronda pero sus malos resultados durante los meses de verano le dejaron fuera de las semifinales. Kyle Edmund, un perfil de 20 años con nula experiencia en la competición fue el elegido para jugar ante los australianos pero una lesión a última hora hizo que Daniel Evans, un tenista alejado del top-300, fuera de la partida. Absoluta dependencia de Murray para llevar a Gran Bretaña a una Copa Davis que quiere conquistar Bélgica por primera vez en su historia. El duelo está servido: dos sorpresas lucharán por conquistar la ensaladera de Dwight Davis.

© TENNISTOPIC.com 2015. Todos los derechos reservados