Focos de Eurosport: día 9

Álvaro Rama desde la ciudad de Madrid

El Abierto de Australia emprendió los cuartos de final tanto en singles como en dobles y dejó a algunos protagonistas a un paso del objetivo último: la pelea directa por la copa. El premio final se acerca y la tensión crece sobre las pistas de Melbourne Park. Con una actividad ofrecida íntegramente y en exclusiva por Eurosport, repasamos algunos de los pasajes más destacados de la séptima jornada de competición en Melbourne Park

Sharapova no encuentra el plan – ya son 18 partidos consecutivos, un mismo desenlace durante doce años entre dos de las mejores tenistas que ha dado el siglo XXI en el circuito femenino. Una rivalidad que no es tal. Serena Williams volvió a derrotar (6-3 6-1) a María Sharapova, esta vez en los cuartos de final del Abierto de Australia, para extender una herida que nunca cicatriza. “Es frustrante, pero al mismo tiempo me motiva porque está a otro nivel. Te devuelve a la fase de aprendizaje. No solamente a mí sino a muchas otras jugadoras. Te hace trabajar y eso es inspirador” reconoció la rusa, incapaz de plantear un plan B ante la estadounidense. “Debo seguir buscando mis oportunidades. Darme la opción de volver a jugar contra ella, encontrar la forma de cambiar las tornas. Si no tienes esa opción, no te das la oportunidad de intentar algo distinto”.

Djokovic infunde respeto - ¿Dudas por llegar al quinto set ante Gilles Simon? ¿Temor por ofrecer una versión más terrenal de lo habitual? ¿Miedo escénico al siguiente partido? Si algo de ello rondaba la cabeza de Novak Djokovic desde luego no apareció por Melbourne. El balcánico ejerció de número 1 mundial para apartar con rapidez (6-3 6-2 6-4) al japonés Kei Nishikori, su verdugo en Nueva York dos años atrás; recuperar cierto color de las primeras rondas y lanzarse a buscar las semifinales ante Roger Federer con el crédito redoblado. Sin necesitar elevar al límite su nivel (22 golpes ganadores, 27 errores no forzados) el de Belgrado salvó las piernas para acudir al encuentro del suizo. Por delante, el partido que decidió los últimos dos Grand Slams. por delante, la llave para pelear por su gran corona número 11 y seguir atrayendo la historia.

¿Tienen freno Hingis y Mirza? – las primeras cabezas de serie del dobles femenino siguieron imponiendo su ley. Suiza e india, que acumulan 34 victorias consecutivas en una racha -la más larga en dobles femenino en los últimos 25 años- iniciada en el pasado US Open, buscan su octavo torneo seguido y el tercer Grand Slam como pareja. Así, y tras superar un encuentro de ida y vuelta (6-2 4-6 6-1) ante Anna-Lena Groenefeld y CoCo Vandeweghe, vuelven a situarse a un paso de la pelea por las copas. Potencial y habilidad, fuerza y tacto, una combinación hasta ahora indescifrable para el resto. Un dominio aplastante en la especialidad con el que han arrasado en Australia. Tras las coronas de Brisbane y Sídney, la corona está más cerca en Melbourne.

Contra el pronóstico, Francia – de sorpresa en sorpresa ganan terreno Lucas Pouille y Adrian Mannarino. Los galos siguen apartando favoritos en Melbourne. Tras dejar frenados a Simone Bolelli y Fabio Fognini, vigentes campeones del torneo, y apartar de la pelea a Juan Sebastian Cabal y Robert Farah, antiguos finalistas de Roland Garros, los galos se atrevieron a desafiar (7-6(5) 6-7(2) 6-4) a Horia Tecau y Jean-Julien Rojer, primeros cabezas de serie del torneo. Tras la coronación de Mahut y Herbert en Nueva York, ¿margen para una nueva pareja francesa en lo más alto de un Grand Slam?

Hlavackova y Hradecka obran el milagro – no está todo perdido hasta el último punto. Con esa fe como bandera el tándem checo se plantó en las semifinales de Melbourne Park. Ante la dupla de Taipei que forman las hermanas Chan, un partido que se revolvió por completo (del 2-6 2-5 al 2-6 7-5 6-3). De estar a un paso de abandonar el torneo a quedar a un paso de pelear por el trofeo. Dos veces campeonas de Grand Slam, las checas tratarán de romper el pronóstico en Melbourne.

En Melbourne suena el ‘¡vamos!’ - en su primer torneo de Grand Slam como pareja, un camino formidable. El esfuerzo conjunto de Pablo Cuevas y Marcel Granollers está atrayendo cada vez más miradas en el cuadro de dobles masculino. Una remontada poderosa (5-7 6-1 6-2) necesitaron para derrotar a una de las parejas más frescas del circuito masculino, la formada por los antiguos campeones de Wimbledon Vasek Pospisil y Jack Sock. Un mérito importante tras batir en la ronda anterior a los segundos cabezas de serie Ivan Dodig y Marcelo Melo, campeones vigentes de Roland Garros. “Hemos dado con la fórmula correcta”. La habilidad en la red del catalán y la solvencia del fondo del uruguayo tienen premio en Melbourne, y ambos cuentan con la experiencia de haber jugado finales de Grand Slam. Ante los curtidos Radek Stepanek y Daniel Nestor, la vía para regresar a una pelea por la copa.

© TENNISTOPIC.com 2015. Todos los derechos reservados