Focos de Eurosport: día 5

Álvaro Rama desde la ciudad de Madrid

El Abierto de Australia emprendió la tercera ronda en sus cuadros individuales y dejó a los primeros jugadores clasificados para los octavos de final del torneo. Tocando el ecuador del torneo y asegurando presencia en la segunda semana de competición, los más fuertes se van abriendo paso de manera decidida hacia la pelea directa por la copa. Con una actividad ofrecida íntegramente y en exclusiva por Eurosport, repasamos algunos de los pasajes más destacados de la cuarta jornada de competición en Melbourne Park

La presencia de Belinda Bencic en los grandes escenarios va cobrando peso. La suiza se situó por primera vez en la segunda semana de Melbourne tras remontar (4-6 6-2 6-4) a la ucraniana Katerina Bondarenko. Buscando un hueco entre las 10 mejores tenistas del mundo a sus 18 años, Belinda tiene en los octavos de final un choque atractivo ante Maria Sharapova para seguir acaparando focos. Un sentido táctico muy desarrollado desde temprana edad le colocan como uno de los perfiles pujantes más atractivos del circuito.

El partido más trabado del torneo necesitó superar Maria Sharapova para tocar el ecuador del Abierto de Australia. La rusa desbordó (6-1 6-7(5) 6-0) a la estadounidense Lauren Davis en un partido de ida y vuelta. La velocidad de piernas de la americana llegó a descolora el orden de María, que disparó más de 30 errores en la segunda manga. Un pestañeo pasajero que pudo solventar con experiencia en la tercera ronda. Un despiste con consecuencias potencialmente más graves en partidos venideros.

Sin error mantuvo Roger Federer su balance ante el búlgaro Grigor Dimitrov. El suizo dominó en cuatro mangas (6-4 3-6 6-1 6-4) al de Haskovo en un partido de ritmo vertiginoso. Roger se abalanzó hasta en 40 ocasiones sobre la cinta para ahogar el poderío de un rival que ha abierto el año a buena velocidad. El servicio de Roger, apenas una rotura en cuatro mangas, volvió a funcionar como un tiro. Un síntoma agradable antes de pensar en los octavos de final ante el belga David Goffin.

Tras colocarse al límite de sus fuerzas en una segunda ronda de calor asfixiante, David Goffin agradeció una jornada de tenis a cubierto para seguir abriéndose paso. El belga igualó su mejor resultado en un Grand Slam (unos octavos de final ya pisados en Roland Garros y Wimbledon), tumbó en Dominic Thiem (6-1 3-6 7-6(2) 7-5) al jugador más joven del top20 y remarcó su condición de tenista en ascenso para la temporada 2016. Un choque ante su admirado Roger Federer con los cuartos de final como meta parecen un escenario idílico para medir su estado de madurez.

El partido más competido de la jornada vino protagonizado por dos jugadoras amantes del juego directo. La local Daria Gavrilova necesitó remar lo indecible durante cerca de tres horas para vencer la resistencia de la francesa Kristina Mladenovic (6-4 4-6 11-9). Conviviendo en el riesgo de forma permanente (45 winners, 61 errores no forzados), la australiana ha probado madurez: tras hacer saltar la sorpresa en la segunda ronda tumbando a Petra Kvitova ha continuado en dinámica ganadora hasta estrenarse en la segunda semana de un Grand Slam.

Si la inercia existe en el deporte, corre por las piernas de Roberto Bautista. El castellonense ha dado continuidad a su título levantado en Auckland para abordar con fuerza el Abierto de Australia.  El español fue capaz de tumbar al croata Marin Cilic en un pulso apretadísimo (6-4 7-6(5) 7-5), forjando uno de los triunfos más llamativos de su carrera profesional. Por tercer Grand Slam consecutivo se coloca Bautista entre los 16 mejores, méritos suficientes para recuperar un puesto entre las primeras 20 raquetas del mundo.

© TENNISTOPIC.com 2015. Todos los derechos reservados