“No he estado a la altura”

Rafael Plaza desde la ciudad de Londres

“Creo que puedo ganarle. No es la peor rival que me podía tocar ni mucho menos”. Jelena Ostapenko lo tuvo claro antes de arrollar 6-2 y 6-0 a Carla Suárez en la primera ronda de Wimbledon. A los 18 años, la 147 de mundo descabalgó a la número nueve en 53 minutos, cuando había público que todavía no había entrado a la pista. De línea en línea (30 ganadores), con un descaro propio de las campeones y un estilo de juego concebido para la hierba, la letona celebró el triunfo más importa de su carrera en un parpadeo. La canaria, que también había perdido a la primera en su anterior torneo sobre césped (Eastbourne, cayó frente a la estadounidense Stephens), se despidió con un golpe ganador (un saque directo) que reveló su oposición durante el cruce: Carla, desdibujada, estuvo muy lejos de ser la fantástica jugadora que en 2015 se ha ganado un hueco entre las 10 mejores del circuito.

“No hay mucho que decir”, valoró luego Suárez, que retrasó su aparición ante la prensa durante más de dos horas. “Este resultado es una mezcla de dos cosas. Evidentemente, ella ha hecho su partido y ha jugado un tenis muy bueno, pero tampoco la conozco para saber si ha jugado a su mejor nivel”, siguió la canaria sobre Ostapenko, que descosió a la española con intercambios directos, de tiros rectos y golpes poderosos, sobre todo por el costado del revés. “Yo no he estado a la altura. En todo momento me ha faltado competitividad y en este tipo de torneos se paga muy caro. Cuando no tienes un buen día en la pista es difícil sobreponerte y ordenarte un poco las ideas”, continuó la número nueve del mundo. “Ella tiene muy buen revés, pero no es un golpe que yo no pueda devolver. No he estado a la altura para igualar o hacer partido, pero no ha sido algo táctico ni mucho menos. Cuando pasan este tipo de cosas es un tema mental”.

Ostapenko, a la que el vestuario señaló el año pasado como una jugadora peligrosa, planteó un encuentro a cara de perro que se escribió bajo el dictado de su raqueta, que acabó echando chispas. ”Sabía que era una jugadora joven que había ganado el torneo el año pasado en categoría júnior”, explicó Carla sobre la letona, coronada en 2014 después de tumbar a Kristina Schmiedlova en la final. “Siempre lo he dicho: en los grandes es cuando más atención tienes que prestarle a los partidos porque las jugadoras vienen con mucha ilusión, con muchas ganas de hacerlo bien”, añadió. “Y ella tiene mucha progresión y va a tener un gran futuro. Yo prefiero jugar con jugadoras que conozco, pero al final son cosas del tenis. Hay que saber competir contra todo tipo de jugadoras, contra todo tipo de perfiles. Lo repito: son jugadoras jóvenes que no tienen nada que perder”, reiteró. “Cuando juegas un partido, todo va muy rodado y si la contraria, en este caso yo, no te pone resistencia ninguna, juegas con total tranquilidad. El resultado era muy abultado y tenía mucho margen para tener altibajos, pero no los ha tenido. He intentado colocarme un poco más atrás para tener más tiempo. Ella, con la soltura que estaba jugando y teniendo un marcador tan favorable, se ha soltado”.

La derrota, sorprendente por la rival y por la forma, agranda una racha impropia para una de las 10 mejores. Suárez, protagonista de un 2015 fantástico (tres finales, dos de ellas de gran prestigio en Miami y Madrid), lleva cinco grandes sin superar la tercera ronda. ”Si quitamos los cuartos de Roland Garros del año pasado, estoy teniendo muy malos resultados en Grand Slam”, recordó Carla, que en el Abierto de Australia perdió en primera ronda y en Roland Garros no superó la tercera. “Tengo que aprender e intentar cambiar. En los grandes es donde más puntos nos jugamos. Si quiero acabar arriba en el ránking tengo que hacerlo bien en estos torneos”, valoró. “En este mes que queda para que llegue el Abierto de los Estados Unidos voy a hacer todo lo posible para que no vuelva a ocurrir una cosa así”.

Avanzan Verdasco y Granollers, caen Robredo y Gimeno-Traver

Fernando Verdasco necesitó 3h57m para derrotar 4-6, 6-2, 6-3, 6-7 y 13-11 a Martin Klizan en un pulso cambiante, que el madrileño pudo cerrar en el tie-break de la cuarta manga (4-2 arriba). Antes, Marcel Granollers también avanzó a la segunda ronda tras vencer 6-3, 6-4 y 6-2 al serbio Tipsarevic.

Sin embargo, Daniel Gimeno-Traver (2-6, 3-6. 6-3 y 6-7 contra Milos Raonic) y Tommy Robredo (2-6, 3-6 y 4-6 ante John Millman) no pudieron seguir adelante en el tercer grande del curso.

© TENNISTOPIC.com 2015. Todos los derechos reservados