España se pone una meta

Álvaro Rama desde la ciudad de Lérida

El lugar entre las ocho mejores selecciones del mundo está conseguido. La contundente victoria (4-0) de España sobre Italia en el playoff de promoción dejó varias lecciones evidentes: el grupo al mejor nivel tiene mimbres para competir con cualquiera, borrando del mapa a una de las selecciones más solventes de los últimos años; la altura de sus piezas no tiene parangón con ningún otro equipo, con dos tenistas entre las 11 primeras jugadoras del circuito; y el hambre inmerso en el vestuario parece una garantía, sin jugadoras en activo con la Copa Federación en sus vitrinas. Ahora, y con el importante paso de la promoción ya dado, la lectura es clara: dejados atrás dos años a trompicones entre playoffs de permanencia y ascenso, la dirección hacia la copa ya es un camino en línea recta. El debate a partir de ahora es ése: ¿está España preparada para abordar la tarea?

“Lo primero que hay que destacar es el nivel altísimo que han mostrado Carla y Garbiñe”. La pauta de Conchita fue certera, apuntando a los dos pilares principales del proyecto. Canaria y caraqueña cerraron una eliminatoria cediendo apenas seis juegos en los últimos cinco sets, una barbaridad sobre tierra batida ante Italia, un grupo de garra asegurada. “Es una competición que exige jugar al máximo nivel para superar las eliminatorias. En este sentido, estoy muy orgullosa del trabajo y la disciplina que han mostrado todas. Al final, el trabajo da sus frutos”, sentenció la aragonesa desde el conocimiento de causa, con cinco cetros en la competición.

Las jugadoras, en consecuencia, tomaron el guante lanzado y miraron al futuro con la ambición como norma. A sus 22 años, Garbiñe Muguruza asumió la responsabilidad y marcó una meta inédita en el tenis español en los últimos 18 años. “Ganar la Copa Federación es un bonito objetivo” declaró. “Y estamos motivadas para ello. Hay muy buenos equipos pero tenemos que saber que nosotras también lo somos”, subrayó la caraqueña, que ha ganado sus seis primeros partidos en la competición, un arranque formidable sólo apto para corazones fieros. “Para estar en el Grupo Mundial debes enfrentarte a las mejores y ya aquí nuestros partidos han sido complicados. Nos sirve a todas para ver que tenemos un equipazo y que tenemos que aprovechar este momento. Italia es un equipo muy complicado sobre tierra batida y hemos logrado un 4-0. Cada victoria que conseguimos nos hace creer que merecemos nuestro lugar. De ahora en adelante, como siempre, vamos a mirar esta competición como un auténtico objetivo”, remarcó.

“El haber podido conseguir esta victoria para nosotras es muy importante”, coincidió Carla Suarez, un pilar diferencial para el equipo. “Para nosotras es un objetivo que teníamos desde el principio. Llevábamos varios años en el Grupo Mundial II y lograr el ascenso nunca el fácil. Nos había tocado un sorteo complicado con Italia, un país que en los últimos años ha ganado varias veces esta competición” señaló la grancanaria, confiando en una pasión creciente entre la afición para crear un gran músculo en torno al tenis femenino. “Lo ideal sería jugar siempre en España. A estas alturas cualquier ciudad del país respondería igual de bien”. “¡Nunca había vivido nada igual!”, sumó Muguruza, que por primera vez compitió defendiendo los colores de España en la península. “Hemos tenido un fin de semana muy bonito. Todo ha ido muy rodado, el público ha estado de 10. Garbiñe los dos días ha sabido sacarse los partidos con comodidad. La valoración es muy positiva porque hay que sacrificarse para estar entre los ocho mejores países del mundo”, concluyó Suárez.

De ahora en adelante, y con la copa como estímulo al alcance de la mano, la labor de la capitana para mantener un vestuario unido y la voluntad por remar al unísono en el mismo sentido. “Hay que disfrutar de este momento”, subrayó Conchita, consciente de la labor pendiente para contar con las más fuertes en todo momento en mitad de un calendario recargado. “Motiva mucho más estar en el Grupo Mundial y es complicado porque sólo hay ocho equipos. Estar en él es un extra de motivación. Queda mucho para la siguiente eliminatoria pero con ilusión y compromiso se consiguen cosas”, cerró. “Mantenerse siempre es muy difícil”, advirtió Muguruza. expuesta por vez primera en la competición por equipos en la primera línea de batalla. “Estábamos nerviosas porque teníamos muchas ganas de conseguir esto. Ahora todo es motivación, todas queremos jugar. Veremos si lo conseguimos”.

La voz de la experiencia

Anabel Medina es algo más que una compañera en el vestuario español. La valenciana, a sus 33 años, juega un rol de guía ante las más jóvenes, como la incipiente Sara Sorribes con quien compartió unos minutos en la modalidad de dobles. Y su mensaje para el equipo fue cristalino.

“Llevo mucho tiempo jugando la Copa Federación y nunca había jugado con un equipo como el que tenemos ahora”. La frase no fue un tiro al aire sino la sincera expresión de quien lleva sirviendo al conjunto nacional desde 2003. Medina, de largo la jugadora en activo más experimentada en la competición del tenis español (35 partidos a la espalda en 22 eliminatorias), con vestuario compartido incluso con la actual capitana, y parte del último equipo capaz de pelear por la copa (final perdida ante Rusia en la temporada 2008), echó la vista atrás para colocar en perspectiva el peso del grupo actual. “Había coincidido con Conchita pero no llegué a estar con Arantxa. Nunca había tenido un equipo con dos top10 y lo que veo es un grupo con un potencial enorme”, apuntó la torrentina. “Tiempo atrás logré llegar a una final de Copa Federación. Puedo decir que hoy en día estar en el Grupo Mundial es muy difícil. Para ganar este título, a parte de muchísimas ganas y toda la ilusión, también se necesita gente como Carla o Garbiñe – gente que está entre las mejores del mundo”. Ese peso español, con dos jugadoras entre las 11 primeras del ranking, es un hecho inédito en ninguna otra nación. “Una cosa está clara”, cerró Medina, mandando un mensaje claro a su vestuario, “con compromiso de todo el mundo, España es una gran candidata a ganar la Copa Federación. Y no sólo una vez, sino varias”.

Fe ciega en el potencial

“La imagen y el nivel que han demostrado tanto Carla como Garbiñe ha sido magnífica” declaró Xavier Budó, entrenador de la grancanaria y miembro destacado en los años de formación de la hispano-venezolana. “Han probado de nuevo ser dos jugadoras de nivel top10 mundial. Son dos referencias en la actualidad. El ascenso es muy bueno para el tenis femenino español y para el tenis nacional en general. Poco a poco se puede conseguir que vuelva haber una nueva generación de jugadoras lideradas por Garbiñe y Carla que den muchos momentos de éxitos a nivel individual y colectivo. Ahora el objetivo está conseguido” resumió antes de poner en valor al vestuario.”España tiene equipo de sobra para aspirar a lo máximo a nivel mundial”.

 

© TENNISTOPIC.com 2015. Todos los derechos reservados