Entre Novak y Ernests

Álvaro Rama desde la ciudad de París

Son dos mangueras amansando fuego, pues sobre la arena de Roland Garros se construyen los pilares de una semifinal explosiva. Primero es Novak Djokovic, el incansable serbio que busca coronar la arcilla, que sobrevive al servicio de Milos Raonic (7-5 7-6 6-4), apagando los fantasmas de una noche complicada en Roma, donde miró la derrota a tres puntos de distancia. Al tiempo emerge el letón Gulbis, un temperamento madurado que termina por tragarse a Tomas Berdych (6-3 6-2 6-4), para labrarse un puesto en la penúltima ronda del torneo, ésa donde la utopía comienza a fundirse con la consecución del sueño.

Como el escapista que sobrevive a una caja de caudales, el número 2 del mundo respira tras una tarde de visita al manicomio. Porque atraviesa un partido de ritmo desnutrido y de angustia reprimida. “Nunca es cómodo jugar contra Milos o servidores de su calibre. Pocos tenistas están poniendo en juego la bola como él” resalta Djokovic tras domar al top10 canadiense, un cañón que agujereó su parapeto con 21 saques directos. “Solamente te queda estar mentalmente fuerte, ser consistente y esperar tener oportunidades. Cuando aparezcan, será mejor que las aproveches”. El serbio, que amansó hasta tres servicios que restallan como bombas, devorando hasta el tuétano el segundo servicio de su rival (72%) pudo reinar en el paredón.

Con la tortura del Foro Itálico como experiencia reciente, donde el abismo se miró a unos manotazos de distancias, Novak volvió a contemplar de cerca las virtudes pulidas del más joven de los 10 primeros. “Se mueve realmente bien para su altura. Golpea la derecha con bastante potencia desde cualquier esquina. Sitúa un montón de presión en el servicio del rival” reflexiona un Djokovic con piernas livianas, una tren que recorrió la pista hasta permitirle proteger un 74% de los puntos de servicio. “Es un jugador que te obliga a pensar: ¿deberías ir por tus servicios o elegir una especie de segundo saque a modo de primero, cargando de efecto liftado para entrar en el rally? Si pierdes un par de primeros servicios, te puede poner algo de presión, haces una doble falta y se te ha marchado la rotura. Por ello, este tipo de partido son mentales. Tienes que evitar frustrarte demasiado pronto”.

Djokovic vuelve al escenario de mayor dolor durante 2013: la semifinal de Roland Garros

Para evitar pájaros en la cabeza surgió un Djokovic más decidido, sin rastro del hombre distante que sufrió en terreno italiano. “Comparado con Roma, jugó mucho más pegado a la linea, sin dejarme dictar tanto como en aquella ocasión” resumió Raonic tras verse ahogado por el ritmo de pelota del serbio. El número 2, a la caza mayor en el corazón de Francia, punzó la resistencia del norteamericano con el golpe más mortífero. “En el anterior partido no fue capaz de usarlo tanto, pero hoy me abrió más la pista con el revés paralelo”.

Con semejante vigor se alzó Gulbis, firmando su primera semifinal de Grand Slam, que sitúa en proyecto inminente su investidura entre los diez primeros. Lograda ante Federer la mayor victoria de su carrera, el letón se embarcó en un pulso a manotazo limpio ante Berdych, reduciendo apenas a 9 juegos al número 6 del mundo. “Hoy todo estuvo bien” indicó un Ernests en dinámica omnipotente. “Sentí que podría correr infinitamente, que él no sería capaz de atravesarme con un winner. Pienso que cubrí la pista realmente bien” reconoce a lomos de una movilidad claramente mejorada, tras permitir un tiro ganador cada dos juegos ante uno de los pegadores más limpios del circuito. “Notaba tal grado de confianza tras la línea que todas las piezas encajaron”.

Para el letón, que camina en el noveno puesto de la Race, un resultado para situarle virtualmente a las puertas de las Finales ATP. Ganando los últimos seis partidos ante cabezas de serie en Grand Slam, una capa de regularidad que no quiere ser contemplada como techo. “No quiero ponerme demasiado contento. Deseo mantener estas cosas fuera de mi cabeza. Sólo quiero romper a jugar, seguir rindiendo día a día en las pistas. No voy a mirar lo que se dice en los periódicos. Prefiero no emocionarme demasiado. Creo que mantener la cabeza fría es clave”.

“Jamás jugué como ahora, me siento como nunca” avisa Gulbis

Todo eso lo contempla un Berdych apagado, sin chispa bajo un miércoles de cielos blancos como trazas de algodón. “Está empezando a trabajar en serio y a hacer lo que necesita hacer. Intenta mostrar que no es sólo un tipo con un buen potencial, sino alguien que puede levantarse y jugar bien al tenis”. Vapuleado sin miramientos el número 6, otra prueba del avance de un báltico en efervescencia. “No fue mi mejor día, definitivamente no hice un partido como para forzarle, pero reconozco que manejó bien la situación”.

“Me he dado cuenta con el paso de los años qué es importante para hacerme feliz. Y yo encuentro la felicidad en hacer bien mi trabajo. En rendir bien dentro de una pista de tenis”. Son palabras serenas de alguien cuyas salidas de tono hicieron sombra a sus virtudes. “Olvídate del dinero, de la fama. Se trata de mi paz interior. Eso es lo que importa al final del día”.

En el horizonte, una semifinal para echar chispas. La obsesión del Grand Slam, con la pieza de Roland Garros como punto culminante a una colección de ensueño, entre los deseos de Novak Djokovic. La irrupción brusca en una final grande, desparramando por el camino una hilera de favoritos, una amenaza en clave letona que ya pocos descartan. Gulbis, contestatario y seguro de sí mismo como ninguno, que conoce a Novak desde sus tiempos en la academia de Niki Pilic, cuando ambos dormían pared con pared con apenas 15 años, no guarda secretos con el serbio.

“En mi cabeza estoy 0-0 contra él. Estoy jugando como nunca lo había hecho. Jamás me he sentido de esta manera. Me repito que estamos 0-0. Ni siquiera considero lo que sucedió en el pasado. Le batí una vez, también en un mal partido. Él estaba cambiando de raqueta y jugando realmente mal. A mi modo de ver, cuando me plantee este partido, en mi cabeza estaremos 0-0”.

París pide deshacer la igualada.

© TENNISTOPIC.com 2015. Todos los derechos reservados