Resistente Nadal

Álvaro Rama desde la ciudad de Madrid

Una demostración de autoridad. Rafael Nadal accedió a los octavos de final en los Juegos Olímpicos tras superar (6-3 6-3) al italiano Andreas Seppi en un encuentro donde el dominio rara vez estuvo en discusión. El mallorquín, tercera cabeza de serie en Río de Janeiro, solventó el choque sin ceder un servicio en toda la tarde y siguió tomando velocidad sobre la pista dura brasileña hasta colocarse a dos pasos de la lucha por las medallas.

Pese a superar los dos meses al margen de la competición antes del torneo olímpico, el balear mostró una alegría de piernas notable y profundidad de pelota para manejar con soltura el encuentro. Con un juego de intensidad, donde las celebraciones pasionales colorearon el choque, Nadal empleó con fuerza su revés cruzado, encontró altura con la derecha listada y buscó con intención el juego sobre la línea de fondo, armas capitales para tomar los mandos del choque.

Ahora, y tras dejar atrás los dos primeros envites del torneo, el mallorquín se enfrentará a toda una prueba de resistencia, un buen test para medir su capacidad de aguante tras largo tiempo en la sombra: el francés Gilles Simon verdugo (7-6 6-2) del japonés Yuchi Sugita y uno de los jugadores más solventes desde el fondo de pista del circuito servirá para medir las reservas del campeón de 14 grandes. Un hombre expuesto al desgaste al estar inmerso en las tres modalidades olímpicas.

Ferrer se despide

El alicantino encontró la puerta de salida de los Juegos Olímpicos pese a tener un encuentro controlado entre las manos. El de Jávea, séptimo cabeza de serie, asistió a la remontada (3-6 7-6(1) 7-5) del ruso Evgeny Donskoy en un choque en el que llegó a disponer de hasta tres opciones para colocar dos roturas de desventaja en el segundo parcial.

 

© TENNISTOPIC.com 2015. Todos los derechos reservados