El infalible Granollers

Redacción desde la ciudad de Madrid

Reza el refranero del tenis que sólo pierden las finales quienes llegan para jugarlas. Pero hay jugadores que hacen oídos sordos a esta dicho popular de la raqueta y las alcanzan para ganarlas. Al menos, la mayoría de ellas. Y eso precisamente es lo que ha hecho Marcel Granollers a lo largo de su carrera. El español presenta uno de los mejores balances a la hora de afrontar la última ronda de un torneo y en Casablanca buscará colocarse como la cuarta mejor raqueta cuando encara una final, resolviendo a su favor el 71,4% de las que ha disputado.

Hasta ahora ha afrontado seis finales y ha levantado el título en cuatro ocasiones. Sólo en dos oportunidades tuvo que estrechar la mano al rival para recoger el trofeo de subcampeón. Además, las ha resuelto en todo tipo de condiciones: tierra batida, pista rápida cubierta, frente a un top 10… No le tiembla el pulso. Ya lo demostró la primera vez que encaró una última ronda en Houston. Al otro lado de la red se encontraba el número ocho del mundo, James Blake. El estadounidense jugaba en casa y partía como claro favorito frente al catalán que ocupaba un lugar en el top 84. Después de tres sets, el triunfo fue a parar a manos de Marcel.

En 2010 sorprendió al mundo en el que ha sido uno de sus torneos fetiches, el Valencia Open 500. Accedió al cuadro final en la Ciudad de las Artes y las Ciencias como ‘lucky loser’. Lejos de conformarse fue avanzando hasta plantarse en la segunda final de su carrera. Por el camino fue dejando rivales como Juan Mónaco o Gilles Simon. Sólo en el último partido David Ferrer evitó que Granollers conquistara su segundo trofeo. Eso sí, únicamente tuvo que esperar ocho meses para sacarse la espina. El barcelonés levantó el título en Gstaad, tumbando a tres raquetas que habían portado la etiqueta de top 10: Stanislas Wawrinka (CF), Mikhail Youzhny (SF) y Fernando Verdasco (F).

Aquella misma temporada con los galones colgados en el curso anterior, Granollers regresó al Ágora de Valencia para disputar la cuarta final de su carrera. Dolgopolov, Cilic, Monfils y Del Potro conformaron el cartel de obstáculos que el español fue rebasando ronda tras ronda hasta luchar por el título. En el quinto partido esperaba Juan Mónaco. Una vez más en tres sets (como en las finales anteriores en las que había salido como campeón), Marcel se apuntaba el mejor porcentaje de su carrera: 75% de efectividad a la hora de encarar una última ronda.

En 2012 escribió la historia de su quinta final. Esta vez el escenario elegido era Umag. En la tierra batida croata se encontraría a la estrella local, Marin Cilic. El número 15 del ranking ATP no perdonaría a Marcel y en sólo dos sets terminó con la racha del español en este tipo de torneos. No obstante, el pasado curso ya tuvo tiempo de recuperar el camino del éxito en las finales. En Kitzbühel volvió a enfrentarse a Pico Mónaco, un rival al que le tiene tomadas las medidas. Tras remontar un 0-6, Granollers acabó conquistando la corona en la arcilla austriaca. Su bagaje se quedaba en 66,6% de éxito.

Pero en el deporte no hay nada escrito. Y mucho menos en el tenis. Después de superar al argentino Federico Delbonis (6-1 y 6-4), el catalán sumó su séptima final en el ATP 250 de Casablanca, donde se encontrará a Guillermo García López, que hizo lo propio ante la sorpresa agradable del torneo, Roberto Carballés (6-2, 6-7 y 6-4). Es el quinto curso consecutivo en el que Marcel firma, al menos, una final y buscará su quinto título para elevar su porcentaje de victorias en finales hasta el 71,4%, unos números que le situarían como la quinta mejor raqueta en activo en este apartado de la estadística.

Si bien es cierto que su rival en la última ronda no presenta un balance tan brillante (40%) y que acumula dos derrotas consecutivas en un final (Bucarest 2013 y San Petersburgo 2013), también lo es que García López es el beneficiado en el cara a cara ante Marcel Granolles. Sólo se encontraron en la pista en una ocasión. Caprichos del destino, también en Casablanca. En 2010. Si algo se puede asegurar antes de la final del Grand Prix Hassan II es que el trofeo viajará a España. Por cuarta vez consecutiva.

Los más fiables

1-. Ernests Gulbis: 100% (5 de 5)

2-. Sergiy Stakhovsky: 100% (4 de 4)

3-. Gilles Simon: 73,3% (11 de 15)

4-. Juan Martín Del Potro: 72% (18 de 25)

5-. Rafael Nadal: 69,7% (62 de 89)

6-. Roger Federer: 67,2% (78 de 116)

7-. Novak Djokovic: 67,2% (43 de 64)

8-. Andy Murray: 66,7% (28 de 42)

9-. Grigor Dimitrov: 66,7% (2 de 3)

10-. Marcel Granollers: 66,6% (4 de 6)

© TENNISTOPIC.com 2015. Todos los derechos reservados