“El 9 es mi número favorito, pero prefiero 10”

Javier Méndez desde la ciudad de París

Habría que ponerse una venda en los ojos: Rafael Nadal está ante una oportunidad de oro para seguir alimentando una carrera de leyenda. Ya lo hizo en Montecarlo y también Barcelona. Ahora está en disposición de repetirlo en Roland Garros. El español podría conseguir el próximo domingo diez coronas en un mismo Grand Slam, una cifra inalcanzable hasta ahora para el resto de mortales. “Necesitas combinar muchas cosas: suerte, jugar bien, estar sano estas dos semanas…”, señala después una nueva exhibición en la Philippe Chatrier que le permitió borrar de la pista a Dominic Thiem.

En el horizonte aparece la décima. Cada vez más cerca. Y la pregunta sobre la mágica cifra se repite en bucle: “9 o 10 sólo es un 10% más”, indica con una sonrisa. “Es verdad que 10 es un número bonito”, continúa. “El 9 siempre ha sido mi número favorito, pero prefiero tener 10 que 9”, rompe a reír el español que atraviesa un momento tan dulce que le ha permitido encadenar los títulos de Montecarlo, Barcelona y Madrid antes de adentrarse por duodécima vez en su carrera en el Bois de Boulogne. Pero aún queda un paso, probablemente el más importante. El más duro.

“Jugar diez finales aquí es algo muy difícil”, asegura la raqueta que posee un récord único en Roland Garros. Pase lo que pase. Para conseguir esa décima corona en París debe superar el último peldaño que ocupa Stan Wawrinka, un rival que le privó en Melbourne de lograr su segundo título en el Abierto de Australia. “En mi vida he jugado ninguna revancha, no entiendo de revanchas porque no creo que sea una buena mentalidad ni una buena manera de encontrar nada. Cada partido es una historia diferente y encaro el partido como cualquier otra final”, confiesa el campeón de 14 Grand Slam. “En Australia él estaba jugando muy bien. Si no me hubiese lesionado, tal vez habría ganado igual o no”.

Más allá de lo que ocurra el próximo domingo, Nadal está completando uno de los mejores recorridos en Roland Garros de su vida. Apenas diez horas en la pista en seis partidos, sin ceder un solo set, le colocan en una situación inmejorable. “Creo que desde el comienzo del torneo he jugado bien”, revela el manacorense. “Hay otros torneos en los que he ido de menos a más. Aquí desde el principio he estado muy bien y regular, sería arrogante si por los resultados que ha habido dijera lo contrario”. Esos resultados hablan por sí mismos. De los 17 sets que ha disputado, 12 los ha ganado por 6-2 o menos. “Estoy contento por todo. Ahora toca terminar de disfrutar del día de hoy y mañana hacer un buen entrenamiento”. Insaciable, Nadal ya piensa en su próxima cita.

630x70px_RG9_CO19

© TENNISTOPIC.com 2015. Todos los derechos reservados