Diez historias de la semana

Dubái, Acapulco, Sao Paulo y Florianópolis trazaron las principales líneas de interés a seguir en los circuitos masculino y femenino durante los pasados siete días. Tras proclamar a los distintos campeones, y antes de que el corazón del circuito se traslade a Indian Wells para discutir durante los próximos 15 días uno de los torneos más importantes del calendario.

Caen las barreras - La victoria de Roger Federer en Dubái rompió un puñado de marcas sorprendentes que explican por qué es uno de las mejoras raquetas de siempre. El suizo se convirtió en el tercer jugador de la historia (Era Abierta) con más títulos (78), solo superado por Jimmy Connors (109) y Ivan Lendl (94). Como el entrenador de Murray, Federer sumó 14 temporadas consecutivas amarrando al menos un trofeo, el récord absoluto, y logró su copa más importante desde que ganase en 2012 el Masters 1000 de Cincinnati. En tres meses de temporada suma los mismos triunfos (4) ante los diez mejores que en todo 2013. No quedaron ahí los registros rotos: Federer no vencía a dos top-10 de forma consecutiva tras ceder la primera manga desde la Copa de Maestros de 2009, jamás había remontado un encuentro a Novak Djokovic en 31 precedentes y nunca en su carrera había llegado al mes de marzo después de mirar a los ojos a dos de los cinco mejores (Murray en Australia y Nole en Dubái) y salir con vida de esos pulsos.

De Federer al título - La historia del argentino Federico Delbonis quedó irremediablemente marcada para siempre tras ganar al campeón de 17 grandes en las semifinales del torneo de Hamburgo durante el pasado mes de julio. Hasta hoy, cuando el azuleño levantó el título en Sao Paulo tumbando al italiano Paolo Lorenzi después de remontarle la primera manga (4-6, 6-3 y 6-4). El triunfo, que supuso el trofeo número 209 para Argentina en toda la historia del país albiceleste, le convirtió en el cuarto jugador nacido en 1990 con una copa en su currículo, dando la mano al canadiense Milos Raonic (5), Grigor Dimitrov (2) y Bernard Tomic (1). Además, le impulsó hacia los 50 mejores de la clasificación, evidenciando su progresión. Lenta, pero muy segura.

Dos puntos y una maldición - A esa minúscula distancia estuvo Garbiñe Muguruza de ganar el título en Florianópolis. Un parcial de 0-11, firmado por Klara Zakopalova, le privó de sumar la segunda corona de su carrera tras bautizarse meses atrás en Hobart, casualmente ante la misma rival. Esos dos puntos, desde los que comenzó su escalada la checa, salvaron a Klara de una sequía estirada durante casi una década. La número 29 del mundo celebró la tercera copa de su carrera después de abrazar la gloria por última vez en septiembre de 2005 en el torneo de Portoroz y perseguir con ahínco esa victoria final hasta procurarse la oportunidad y aprovecharla con éxito.

Madera robusta - Dimitrov arrancó la temporada con un discurso cristalino: fortalecer su condición física, donde siempre había presentado grietas, era clave para aspirar a metas más altas. Acapulco sirvió para fotografiar esa evolución: el búlgaro ganó el trofeo después de 2h39 en cuartos de final, 2h55m en semifinales y 2h58 en la final. Tres partidos consecutivos, dos de ellos decididos en el tie-break (que ganó, abrochando los cinco disputados durante toda la semana). De maratón en maratón, después de marearse en el vestuario tras ganar a Murray en la penúltima ronda y dudar si presentarse a pelear por la copa, el búlgaro ganó a Kevin Anderson escalando dos veces una desventaja en el set decisivo (2-4 primero y otro 2-4 en el desempate). Al triunfo más importante de su carrera le siguió el mejor ránking de su vida: Grigor, la eterna promesa, ya es el número 16 del mundo y estaría clasificado para la Copa de Maestros de Londres si se disputase mañana porque es la sexta raqueta en la clasificación anual.

Energía viva - El vigor de Dominika Cibulkova, la sorprendente finalista del Abierto de Australia, quedó marcado a fuego en la retina del público. Durante las dos semanas que compitió en Melbourne, la eslovaca corrió como ninguna otra jugadora, no dejó sus pies sobre el suelo ni un solo segundo y pegó cada bola como si le fuese la vida en ello. En Acapulco, que cambió de superficie para convertirse en un torneo de pista rápida tras muchos años disputándose sobre tierra batida, Cibulkova evidenció que no es un flor de un día, que lo suyo no es casualidad. El título confirmó que hay jugadora para rato y energía para llenar de luz el mundo entero.

Las heridas de un veterano - 35 años no le impiden estar rozando la frontera de los diez primeros del ránking, pero las lesiones, el yugo de su vida en la élite, siguen marcando sus pasos. Tommy Haas, el hombre de las mil batallas, volvió a recaer de su hombro derecho, donde tiene tres cirugías. Esa lesión, que le obligó a abandonar en Sao Paulo cuando era el principal candidato en la pelea por el trofeo, fue la misma que le apartó prematuramente del primer Grand Slam de la temporada celebrado en enero en Melbourne. Profesional desde el año 1996, el alemán ha contemplado cómo distintas generaciones de jugadores han ido dándose el relevo mientras él, inalterable, competía con todas ellas mostrándose competitivo sin importar si era Roddick, Federer o Djokovic el rival tras la red. Ahora, y después de comenzar el curso lastrado por las magulladuras, Haas sigue aumentando su parte de guerra antes de lanzarse al corazón de otro nuevo año en la cima.

¿Qué pasa con Nole? - El serbio llegará a Indian Wells, el primer Masters 1000 de la temporada, sin un título en la bolsa de viaje por primera vez desde 2006, el año en el que ganó por primera vez un trofeo en la élite. A la derrota en cuartos de final de Australia ante Wawrinka, todo un mazazo para la cabeza del número dos, le siguió otro golpe directo al corazón tras perder en semifinales de Dubái con Federer, dejándose remontar un partido que había empezado a inclinar hacia su lado. Todas las miradas apuntan ahora hacia el balcánico, que en pretemporada tomó la decisión de contratar a Boris Becker como su entrenador jefe, relegando a Marian Vajda, su técnico de toda la vida, a dos torneos. ¿Fue una decisión acertada? ¿Qué buscaba Nole sentando en el banquillo al exnúmero uno del mundo? ¿Por qué tocó algo que funcionaba a la perfección? Si era una solución a algún problema, algo que solo conoce el jugador, no se ha materializado sobre la pista hasta ahora.

Medina sigue con hambre - En Florianópolis, y de nuevo junto a Yaroslava Shevdova, la valenciana sumó un nuevo título de dobles a su extenso palmarés, en el que ya hay 22 coronas, tras derrotar a Soler-Schiavone. Si algo define a Medina como doblista es su versatilidad. La estadística lo explica a la perfección: de los 22 títulos alzados en toda su carrera, 14 llegaron formando pareja con jugadoras distintas. Eso, evidentemente, no es casualidad. A los 31 años, Anabel sigue teniendo ganas de más.

Ferrer se rompe - En una carrera hacia una dejada. Así se lesionó David Ferrer en Acapulco el aductor de la pierna izquierda, abandonando el partido de cuartos de final que ganaba al sudafricano Kevin Anderson. Las consecuencias no se hicieron esperar: el segundo español del ránking no podrá estar en el primer Masters 1000 de la temporada, que levanta el telón el próximo jueves en California. Ese, sin embargo, no es el problema. El alicantino, que defendía tan solo 10 puntos en Indian Wells porque en 2013 se inclinó en su estreno, decidirá en función de la evolución de su lesión si viaja o no a Miami, donde tiene su primera gran prueba de la temporada: debe proteger 600 puntos como finalista de la pasada edición y comenzar la escalada por la exigente gira de tierra, que culminará en Roland Garros, donde también llegó a la última ronda en 2013.

No hay edad para la primera vez -  Víctor Estrella Burgos asalta hoy un lugar entre los 100 mejores a los 33 años de edad. Nunca había estado ahí. La República Dominicana, que jamás había tenido un jugador que llegase tan lejos, puede presumir de tener a uno de los suyos en la élite del circuito. La historia de Víctor no es una cualquiera. En julio, hace unos meses, ganó su primer partido profesional siendo 386 del ránking en Bogotá. Ahora, y después de vencer en el Challenger de Salinas, tiene una oportunidad para demostrar que no hay nada imposible, ni para un jugador que abrazado por la madurez vive su momento más dulce.

  • Pablo1989

    trazaron trazaron, provocó rompió, y Ivan Lendl, y Federer no posee el récord absoluto de temporadas ganando al menos un título, lo comparte con Lendl….hay que revisar los textos antes de publicarlos

  • Pepa

    Garbiñé se derrotó ella misma, sin menospreciar el trabajo de la checa, en el momento del partido en el que lo más difícil era perder. Le servirá, muy posiblemente, como experiencia para no repetir errores y para saber que un partido no se acaba hasta el saludo final. Con toda seguridad nos dará muchas alegrías esta tenista.

    Nole está desconocido, la verdad, aunque no dudo que volverá por sus fueros más pronto que tarde. Cierto es que yo tampoco entiendo ese cambio en el banquillo, salvo que haya habido problemas con Vajda que no salieran a la luz. En cualquier caso, y a la vista está, ha salido perdiendo con ello.

    Federer siempre lucirá destellos del gran campeón que fue y sigue siendo, aunque me temo -pese a este triunfo en Dubai- que cada vez le veremos brillar en menos ocasiones. Su gran ventaja es que, en el panorama tenístico, todavía no se vislumbran grandes rivales jóvenes que se abran paso hacia la cima y provoquen un cambio en ella…. Dimitrov podría ser una de ellas, pero aún le queda mucho para desbancar a los que están.

    Y vamos a ver si lo de David no es demasiado serio y puede llegar al menos a Miami. Es una pena que le suceda esto cuando estaba en una gran forma física y mental. ¡Ánimo!

    Enhorabuena, como no, a la incombustible Medina.

  • Carlos

    Medina está para ela rrastre. Que se dedica a los dobles y no juegue individuales porque sus números son muy malos.

  • Carlos

    Esperemos que Garbiñe madure poco a poco y no sea una más de esas tenistas que pegan a todo y juegan bien un torneo y ocho mal porque tenis y potencial tiene. Miremos a Kvitova. Pedazo jugadora que está muy mal porque juega todo al cara o cruz. Muy bien que sean filess a su estilo pero no viene nada mal un poco de táctica y no pasa nada porque de vez en cuando pongan bolas en juego y no se jueguen todo como posesas. Es joven Garbiñe y por lo tanto espero que su equipo técnico le haga crecer porque jugadoras así no hay que desaprovecharlas.

© TENNISTOPIC.com 2015. Todos los derechos reservados