Diario de viaje: Valencia, 25 de octubre

Rafael Plaza desde la ciudad de Valencia

“Hablo inglés, español y francés y entiendo italiano y portugués”. “Yo español e inglés, aunque entiendo un poquito de francés e italiano”. Son Nanette Duxin y María García-Planas, las responsables de comunicación de ATP presentes en el torneo de Valencia. Gran parte de sus vidas transcurren entre diferentes ciudades, aeropuertos, torneos y salas de prensas, haciendo de enlace entre los jugadores y la prensa. ¿Son muy pesados los periodistas? “Bueno, depende. Hay casos extremos como en todo”, responde Duxin entre risas.

Para ambas, que fueron jugadoras de tenis tiempo atrás, trabajar en ATP es un privilegio. ”Lo mejor es que trabajamos en un ambiente que conocemos, que es nuestra pasión”, explica Nanette. “Sí, poder viajar y trabajar en lo que te gusta, en el mundo que conoces, es lo mejor”, coincide María. “Con la situación actual, trabajar es un regalo y hacerlo en lo que te gusta es una suerte mayor”, sigue. ”Es una suerte hacer lo que te gusta y donde te gusta. No hay rutinas, cada día es distinto”, apoya Duxin. “Siempre ves gente distinta y te mueves mucho. Es algo que se aprecia. Normalmente, nos tocan lugares bonitos y nos tratan muy bien en ellos”.

El equipo de comunicación está formado por nueve personas en total que se distribuyen en función del torneo. “El volumen de trabajo es diferente porque los equipos no son los mismos. Depende de la categoría del torneo, si es un ATP 250, un 500 o un Masters 1000. En los 250 está una sola persona y en los 500, como Valencia, dos. En los Masters 1000 hay más”, desgrana Nanette. ”En general, hay mucha gente que lleva bastantes años en la empresa, más de 20. Hoy en día es algo que no se ve, aunque este es mi segundo año”, cuenta María. “Yo cumpliré diez el próximo mes de febrero. Hago unos 13 torneos”, detalla Duxin. “Quizás unos 100 días de trabajo. Lo peor es cuando son muchos días seguidos, muchas horas de trabajo. Y los viajes, claro”.

La movilidad del circuito, con torneos repartidos por todo el mundo, les permite descubrir países y culturas distintas, además de los diferentes eventos del calendario. ”No podría elegir un torneo. Es difícil elegir porque cada uno tiene su encanto. Es complicado”, reconoce Nanette. “En cada torneo hay gente distinta y en cada país conoces otras culturas”, reafirma María. ”Eso sí, el país que me más me gusta es España, pero no lo digo porque estemos aquí”, dice Duxin entre risas. “España es mi casa, así que no me sorprende, pero me gusta trabajar aquí porque no tengo la oportunidad de vivir en mi país”, confiesa García-Planas. “En México la gente es muy amable y te hacen sentir como en casa”. Pensando ya en los dos últimos eventos de la temporada, el Masters 1000 de París-Bercy y la Copa de Maestros de Londres, las dos tendrán unas semanas para dejar de oír la mejor arma usada por la prensa: “sólo serán cinco preguntas en la entrevista, de verdad”.

© TENNISTOPIC.com 2015. Todos los derechos reservados