“He dado todo lo que tenía”

Javier Méndez desde la ciudad de Londres

“Lo he intentado. He dado todo lo que tenía, lo que quizás no ha sido suficiente”. No hay reproches. La reflexión de Rafa Nadal se produce poco después de vaciarse en la pista, de tratar de inclinar a un gigante de acero que despidió misiles de su raqueta. Gilles Muller fue el encargado de poner el punto y final del camino del español en la cuarta ronda de Wimbledon, conservando el servicio como su mayor tesoro. Después de cuatro horas y 48 minutos, el luxemburgués cerró una épica batalla de su lado por 6-3, 6-4, 3-6, 4-6, 15-13.

“He jugado con intensidad, con pasión y con actitud, después de una situación complicada”, asevera el manacorense que durante la manga definitiva fue capaz de salvar hasta cuatro puntos de partido. Pero a la quinta, cuando había transcurrido una hora y media desde la primera supervivencia, Muller asestó el golpe definitivo al resto. “He vuelto después de estar al límite. Estuve en una posición para ganar, pero no cayó de mi lado”, recuerda en referencia a las cuatro oportunidades de break que se presentaron con 9-9 . “He estado bien a nivel competitivo, pero él también ha estado bien”.

30 saques directos adornaron la estadística del favorito No. 16 en el All England Club, que además rubricó 95 golpes ganadores durante todo el encuentro. Pero los números del español no se quedan lejos. Nadal firmó su mejor actuación al servicio con un récord de 23 saques directos, un 80% de puntos asegurados con su primer servicio, además de un total de 77 winners. Pero sólo pudo aprovechar 2 de las 16 opciones de break que trabajó. “Estoy triste porque estoy fuera de Wimbledon. Es un torneo importante para mí”.

Pero aún con el calor de la derrota reciente, el balear prefiere levantar la cabeza y mirar al frente, tras una temporada con muchas más luces que sombras. “La vida sigue y llevo un año muy bueno. Es el momento de parar, tomar aire y ponerse a trabajar con un objetivo claro”, apunta. “Estoy muy feliz de cómo está yendo el año, cómo me he recuperado después de una época complicada”, continúa analizando sobre una temporada en la que se ha situada como la mejor raqueta de 2017 en la Race. “Ahora tengo tiempo para descansar, es el primer momento desde que empezó la temporada. Es el momento de analizar los primeros siete meses del año con frialdad, enfocar los objetivos tenísticos y acercarme lo máximo posible a esos objetivos de juego”.

“Mi objetivo tenístico es seguir jugando de manera agresiva, seguir utilizando el drive como hasta ahora, con intensidad alta, sin cometer errores, poder adaptarme al juego de pista dura”, apunta antes de regresar a casa para rearmar filas antes de la gira americana. “Llevo meses sin jugar en pista dura. Quiero intentar volver a ponerme en una situación similar al principio de año. Si lo consigo sé que estoy preparado para competir bien”. Tendrá casi un mes para la puesta a punto. El 7 de agosto vuelve en Montreal.

© TENNISTOPIC.com 2015. Todos los derechos reservados