Cuestión de respeto

Álvaro Rama desde la ciudad de Madrid

“No hay excusa para un comportamiento así”. “Una imagen pésima para nuestro deporte”. “Una actitud que debe corregir”. La posición del vestuario fue unánime hacia la figura del australiano Nick Kyrgios, en el centro de grandes conversaciones durante el Masters 1000 de Montreal por el incidente protagonizado el pasado miércoles. El de Canberra, en mitad de su encuentro ante el suizo Stan Wawrinka, se situó en el centro de las críticas tras asegurar en plena pista y a oídos de medio mundo que Thanassi Kokkinakis, miembro de la nueva generación australiana, había compartido momentos íntimos con la pareja del tenista helvético. El incidente, multiplicado mediáticamente al instante en una era de información inmediata, indignó al grueso de un vestuario cuyas principales figuras no tardaron en reprobar lo ocurrido.

ATP, además, anunció que Nick Kyrgios había sido sancionado con 10.000 dólares, la pena máxima por realizar un comentario ofensivo hacia un rival, tras las palabras vertidas hacia el de Lausana durante el encuentro correspondiente a la segunda ronda de la Rogers Cup de Canadá. Tras analizar en vídeo lo ocurrido, la ATP impuso una multa adicional por valor de 2.500 por Conducta Antideportiva al detectar comentarios ofensivos hacia un recogepelotas durante el encuentro. Además, y con consecuencias por determinar, el jugador ha recibido una Notificación de Investigación, iniciándose así un proceso para determinar si sus acciones constituyen una violación en calidad de Ofensa Grave de un Jugador bajo los términos de ‘Comportamiento Agravado’ o ‘Conducta Contraria a la Integridad del Juego’. Esta investigación abriría la posibilidad de mayores sanciones, incluyendo multas económicas adicionales a las ya establecidas e incluso la inhabilitación para participar en eventos del ATP World Tour durante un período de tiempo.

“Es una cuestión de respeto”, aseguró Rafael Nadal sobre la reacción del australiano. “No entiendo muy bien por qué dijo eso, es completamente innecesario. Se aleja de lo que debería ser un partido de tenis”, reflejó el español, lamentando la imagen dejada en la pista. “No soy quien debe juzgar la reacción”, le siguió Djokovic, al tiempo que mostró su apoyo a la sanción impuesta. “Pero en mi opinión era totalmente innecesario hacer un comentario de ese estilo. Entiendo que todo jugador atraviesa momentos de tensión, altibajos de emoción durante los partidos. Pero no hay motivo para dirigir esa ira hacia tu oponente, especialmente hacia gente que ni siquiera está allí”, siguió el serbio, dejando clara su postura de condena. “Estábamos jugando dobles y escuché que le grada no fue especialmente condescendiente con él. Le hicieron saber lo que pensaban. No quiero decir nada malo de Nick porque le aprecio. Lo más importante es que aprenda de lo ocurrido”, se arrancó Murray, comprensivo aunque sin dejar de condenar la ocurrido. “En otros deportes este tipo de cosas suceden más a menudo de lo que imaginamos, especialmente en disciplinas de equipo. Pero en tenis hay cosas que no debes hacer. Esta es una de ellas. Espero que aprenda de ello. No todo en él es malo. La gente quiere construir esa imagen, pero es un chico joven que se está acostumbrando a los focos”, expresó el de Dunblane ofreciendo una postura, la de la juventud como cierto atenuante, no compartida por todos.

“Todo el mundo puede cometer errores, pero la edad no es una excusa”, respondió Nadal, recordando los 16 años que tenía al ingresar en el circuito, como los 17 de Novak Djokovic o los 18 de Andy Murray. “La mayoría de los jugadores empezamos en el circuito a una edad muy temprana. No creo que hablemos de una cuestión de edad, se trata de tener respeto. Ayer se equivocó. Espero que reconozca su error y que cambie su actitud. A veces es necesario hacerlo en pista si quieres seguir en el circuito, si quieres que la gente te respete no sólo como jugador”, insistió el mallorquín, profundizando sobre la herida que pudo abrir el australiano en la zona más sagrada del circuito, el corazón del vestuario. “No sé qué reputación tiene ahí dentro”, siguió Djokovic, subrayando la importancia de mantener el buen ambiente allí donde sólo conviven los tenistas. “Pero para mí es importante llevar más de una década aquí y ver que haya respeto entre los jugadores y hacia el deporte. Es algo que, creo, tiene que aprender a manejar”, reconoció el serbio, en la misma línea que elaboró el balear. “Cuando estás en el circuito y compartes vestuario cada semana del año con otros jugadores, estás rodeado de amigos, y la vida es mucho más sencilla si hay buena relación con el resto de tenistas. Lo sucedido ayer no ayuda en este sentido”, reconoció Nadal, defendiendo la idea de la necesaria enmienda del australiano, y confiando en una corrección de cara al futuro.

“El problema”, abordó Azarenka, abriendo otra línea de reflexión “viene de la educación recibida. No digo que haya buenos ni malos padres en ningún caso, estoy hablando en general. Cuando eres joven, tienes tanta presión y estás ganando tanto dinero, es difícil para los padres cumplir su papel y ponerte en tu sitio”, aseguró la bielorrusa. “Es fácil perder el control de las cosas y perder de vista la realidad. Eso sucede en muchos deportes. Pienso que el problema va más allá de lo sucedido ayer. Personalmente, creo que se dio una muy mala imagen de nuestro deporte. Espero que aprenda y entienda lo que sucede a su alrededor. Todo el mundo comete errores, pero hay ciertos límites. Mi opinión es que todo depende de cómo eres criado”.

“Él es un gran tenista, quizá el número uno el día de mañana”, cerró Nadal, abriendo la puerta a la rectificación. “Uno puede ser un gran jugador pero, como siempre he dicho, lo más importante en la vida es la persona, el respeto. Tienes que entrar en pista y hacer las cosas correctas. Tiene tiempo para mejorar su actitud. Estoy convencido de que es inteligente y de que lo hará”, analizó Nadal, enviando un mensaje a las generaciones de jugadores venideras, una lección de responsabilidad social para quienes coparán los primeros puestos en los próximos años. “Debemos ser un ejemplo para las nuevas generaciones. Es bueno que los jugadores que salimos por televisión, que aparecemos ante mucha gente, sobre todo ante los niños, mostremos buenos valores y demos ejemplo. Ayer evidentemente no fue el caso”.

Mensaje del Consejo de Jugadores

“Condenamos públicamente los comentarios de Nick Kyrgios hacia Stan Wawrinka. Palabras de este tipo no tienen cabida en nuestro deporte y han sido recibidas con disgusto por el grueso del vestuario. Los comentarios de Nick fueron irrespetuosos no sólo hacia Stan, sino hacia todas las personas mencionadas. Entendemos que hay cosas que se dicen por error bajo circunstancias de tensión, pero los comentarios de Nick son indefendibles”, declaró el organismo, dedicado a proteger los intereses de los jugadores frente a torneos y organizadores pero poniendo en evidencia el error de uno de sus miembros. “Apoyamos con firmeza la decisión tomada por ATP en sancionar a Kyrgios y esperamos con atención palabras o repercusiones futures hacia su persona una vez la investigación haya sido concluida”.

© TENNISTOPIC.com 2015. Todos los derechos reservados