Cinco sets para luchar por la copa

José Izquierdo desde la ciudad de Madrid

Londres es una ciudad diferente. No sólo para el tenis en general sino también si nos adentramos en la modalidad de dobles. El público londinense aprecia el juego de parejas como ningún otro público el mundo lo hace. Conocen a los especialistas, valoran sus habilidades y disfrutan con el dinamismo de los encuentros y la variedad de las combinaciones. Durante las próximas dos semanas un total de 64 parejas lucharán por llevarse el título más prestigioso del circuito. Seis partidos a cinco sets separan de la copa al tándem que sea más fuerte en el césped. En las siguientes líneas desgranamos las narrativas más interesantes del cuadro presentando a los principales favoritos y a los posibles tapados.

Favoritos

Bob Bryan-Mike Bryan (USA): La pareja más prolífica de la historia vuelve a ser, una temporada más, gran favorita para llevarse el triunfo en Wimbledon. Tres coronas en siete finales les dan el favoritismo en la modalidad y en 2014 tan sólo un fantástico resto de drive de Jack Sock privó a las gemelos californianos de su cuarto título en el césped de Londres. Terceros clasificados en la Carrera de Campeones pero a escasos puntos del liderato, los estadounidenses quieren sumar su Grand Slam número 17 y dar un golpe de efecto que les permita encarar con tranquilidad la gira veraniega de cemento en una temporada que está siendo menos prolífica de lo habitual. A 5 sets y con la regularidad que siempre suelen mostrar será extremadamente difícil batirles.

Vasek Pospisil-Jack Sock (CAN-USA): Los vigentes campeones de Wimbledon llegan para defender su corona y muy pendientes del estado físico de Pospisil, que tuvo que retirarse por problemas en la espalda del torneo de Nottingham. El cuerpo de cristal del canadiense parece ser el único punto débil de la pareja, que ya se ha mostrado dominante en cemento y sorprendentemente competitiva en polvo de ladrillo. En el césped de Londres cuajaron las dos mejores semanas de su vida y están dispuestos a repetir la hazaña un año después. El sorteo les ha regalado un cuadro lleno de duras piedras desde la primera semana. El formato largo de partidos les perjudica, a priori, debido a la innegable fragilidad de uno de los integrantes de la pareja. Si pasan las primeras rondas será complicado pararles.

Ivan Dodig-Marcelo Melo (BRA-CAN): Nadie esperaba que sumasen su primer major en Roland Garros pero el mejor tándem de lo que llevamos de año acabó siendo el mejor sobre la arcilla de París batiendo a los hermanos Bryan en la gran final. Sin torneos previos disputados en la gira de hierba, los finalistas de 2013 encaran Wimbledon como segundos preclasificados en el cuadro. Dodig no pasa por un buen momento en la modalidad individual pero este hecho no fue un impedimento para que rindiese no hace mucho gran nivel por parejas. El rendimiento de Melo a cinco sets suele estar fuera de toda duda. No son los máximos favoritos pero no sería una sorpresa para casi nadie si vuelven a alzar una gran copa.

Tapados

Rohan Bopanna-Florin Mergea (IND-ROU): Novenos cabezas de serie en el cuadro, ya se encuentran entre las ocho mejores parejas del mundo a pesar de haber comenzado su asociación al inicio de la gira de tierra batida. Si en la superficie más lenta del circuito consiguieron ganar un Masters 1000 -Madrid- en césped sus opciones de ser contenders se multiplican. El servicio de Bopanna se vuelve prácticamente imposible de devolver y el resto de Mergea hace estragos en las parejas rivales. Campeones en Stuttgart y finalistas en Halle, ya han demostrado que en hierba pueden ser muy peligrosos. Un posible enfrentamiento con los Bryan en cuartos de final podría ser uno de los grandes duelos del campeonato.

Pierre-Hugues Herbert-Nicolas Mahut (FRA): Los finalistas del pasado Abierto de Australia han vuelto a la senda de la victoria una vez recuperado Herbert de los problemas físicos que le hicieron estar en el dique seco entre los meses de febrero y mayo. A una meritoria tercera ronda en Roland Garros le siguieron la final de ‘s-Hertogenbosch y el título en el Queen’s Club, donde dejaron en la cuneta a varias de las mejores parejas del circuito con asombrosa facilidad. En césped, dos tenistas con un juego clásico de saque-red ven incrementadas sus opciones. No son ni mucho menos los máximos favoritos pero pisar las rondas finales y luchar por llevarse la copa debería ser un objetivo obligado para el sexto tándem del curso.

Jonathan Marray-Frederik Nielsen (GBR-DEN): Invitados por la organización, esta combinación formada por un británico y un danés ya entraron en el cuadro final con una wild card en la edición de 2012 y acabaron llevándose el campeonato. La gran victoria en la carrera de estos dos veteranos doblistas les elevó al Olimpo de la modalidad pero a largo plazo no les sirvió para mantenerse en la élite. Marray ha sumado con el taiwanés Lu otro título en el circuito de dobles pero a pesar de asociarse con varios compatriotas suyos no ha conseguido resultados destacados. Nielsen, por su parte, en una decisión no entendible por todos, decidió centrarse en su trayectoria individual, aunque actualmente no ha conseguido ingresar en un top-200 que llegó a frecuentar hace ahora algo más de un lustro. Es improbable que se acerquen al nivel mostrado hace tres temporadas pero al ser antiguos ganadores de Wimbledon no se les debe descartar.

© TENNISTOPIC.com 2015. Todos los derechos reservados