Cercar la Ensaladera

Redacción desde la ciudad de Madrid

Las semifinales de Glasgow y Bruselas consumieron la jornada del sábado, dejando a dos naciones a un solo paso de pelear de forma directa por la Ensaladera en la temporada 2015. Los encuentros de dobles tomaron el protagonismo y ofrecieron un auténtico espectáculo de juego frenético y tensión permanente.

Gran Bretaña 2-1 Australia

Andy Murray/Jamie Murray d. Lleyton Hewitt/Samuel Groth 4-6 6-3 6-4 6-7 6-4

Como sucediera en los cuartos de final ante Francia, Andy Murray saltó a pista en el dobles para unir fuerzas junto a su hermano Jamie. Y la jugada volvió a responder. En un encuentro agotador, donde se rozaron las cuatro horas de esfuerzo, la pareja británica logró salir victoriosa tras atravesar un sinfín de contratiempos. Remontando la primera manga, tolerando un partido con hasta doce quiebres y sabiendo aceptar la pelota de partido no aprovechada al cierre del cuarto parcial, llegando Andy y Jamie a lanzar sus raquetas al unísono contra el cemento. Ante la insistencia de Hewitt, un competidor terco como muy pocos, y la potencia en el primer impacto de Groth, un sacador veloz como casi ninguno, la resistencia del duo escocés. Ahora, y tras dejar a Australia sin margen de error, la oportunidad de que Andy Murray culmine un fin de semana histórico para los británicos: enfrentar al australiano Bernard Tomic, primera raqueta visitante, tratar de sumar tres puntos para su país y colocar la Union Jack en una final de Copa Davis por primera vez desde 1978. El hombre que cortó una sequía de 77 años sin campeones varones de Grand Slam en las islas, el mismo que ha devuelto la grandeza al país que creó el deporte blanco, puede tener la llave para desempolvar otro reto en blanco y negro para el tenis británico.

Bélgica 1-2 Argentina

Carlos Berlocq/Leonardo Mayer d. Ruben Bemelmans/Steve Darcis 6-2 7-6 5-7 7-6

La posibilidad de desatar la sorpresa en Bruselas tenía marcada en rojo la jornada por parejas. Y la ocasión fue aprovechada sudando más de lo que parecía necesario en un principio. Con el objetivo de morder en los puntos tiernos, siempre que David Goffin, número 15 mundial, no se encuentre en pista, el cuadro sudamericano sigue haciendo camino bajo la cubierta europea. Berlocq y Mayer se colocaron el mono de trabajo y poco tardaron en abrir en canal una tarde que se antojaba rápida. Con el 6-2 5-2 a su favor, la tensión parecía poder comerse las ambiciones de Bemelmans y Darcis, encargados de evitar que Bélgica encarase el domingo sin opciones de pestañeo. Ante la cercanía de la meta para unos y el precipicio amenazando sobre otros, la pelea se apretó sobremanera, llegando a las cuatro horas de confrontación. Así, y tras evitar que dos mangas de ventaja se convirtieran en un partido a cinco sets -apenas tres puntos faltaron para ello- los argentinos colocan toda la presión en el cuadro local. Mañana domingo, con una hinchada que se hace notar en la más absoluta minoría, dos partidos para lograr el objetivo: la primera quinta final de Copa Davis de su historia. Bélgica, que lanzará a Goffin para equilibrar la serie y forzar un punto decisivo y dramático, sigue confiando en alzarse como la sorpresa de 2015.

© TENNISTOPIC.com 2015. Todos los derechos reservados