Carreño convive la presión… y el calor

Javier Méndez desde la ciudad de Madrid

Probablemente, Pablo Carreño se enfrentaba a uno de los peores escenarios posibles en la tercera ronda del Abierto de Australia: un cañonero al otro lado de la red y calor extremo sobre la Margaret Court Arena. Pero en el horizonte estaba avanzar por primera vez a la segunda semana en Melbourne, un reto que sirvió como el mejor remedio para sofocar los problemas. El español se impuso a Gilles Muller por 7-6(7), 4-6, 7-5, 7-5 en tres horas y 18 minutos.

“En las pistas que tienen techo podrían hacernos el favor de ponerlo para que no fuera tan difícil…”, recomendó entre risas el asturiano. “Había muchos momentos en los que decía: ¿dónde estoy? Necesito que me tiren agua encima”, confesó sobre las condiciones que marcaron su partido ante el luxemburgués. “Se seca la garganta, no respiras bien, notas falta de aire… No sé si hemos cumplido con la norma de los 25 segundos todo el rato, pero el árbitro ha entendido que era un partido con unas condiciones muy duras y no nos ha llamado la atención”.

Además de las altas temperaturas, Muller no estaba dispuesto a dar oxígeno a Carreño. El bombardero luxemburgués se despachó a gusto con 40 saques directos y un total de 74 golpes ganadores. “Él ha hecho muchos aces y muchos puntos eran a dos o tres golpes, pero cuando había un punto largo se notaba muchísimo para estar al 100% otra vez para el siguiente punto”, radiografió el cabeza de serie No. 10. “Con tanto calor es muy difícil que cada punto sea bonito, que se juegue a alta intensidad. Es una dificultad añadida y una muestra de que este deporte no es fácil”.

Pero el español sacó su billete para la cuarta ronda en Melbourne Park por primera vez en su carrera, por lo que se asegura su presencia en la segunda semana de un Grand Slam en sus tres últimas participaciones en un torneo de esta categoría (Roland Garros, Wimbledon y Australia). Y lo hace después de una racha de resultados negativos que desde octubre habían dejado un récord de 1-8.

“Después de las semifinales del US Open no venía haciendo buenos resultados, sólo había ganado un partido en tres meses y era importante hacer un buen resultado aquí, es uno de los torneos más importantes del año”, indicó tras enlazar tres victorias seguidas por primera vez desde Nueva York. “Las condiciones de la pista quizás no son las que más me benefician o mejor se pueden dar, pero estoy en cuarta ronda”.

“He ganado a un jugador que esta pista le viene bien por su tipo de juego, así que estoy haciéndolo muy bien, me voy notando mejor. Tengo que seguir creciendo, aún tengo margen de mejora, las cosas que hemos entrenado hay que ponerlas en práctica en los partidos y poco a poco van saliendo”, aseguró un Carreño que de momento puede con todo en Australia.

© TENNISTOPIC.com 2015. Todos los derechos reservados