Buscando sucesores

José Izquierdo desde la ciudad de Madrid

La copa Jacques Brugnon busca nuevo dueño. La lesión que Julien Benneteau arrastra desde Indian Wells le impedirá defender junto a Edouard Roger-Vasselin la corona lograda en la pasada edición ante Marcel Granollers y Marc López. Por tanto, antes de que empiece el torneo, ya se sabe que habrá una nueva pareja que sucederá a los campeones de 2014 en el palmarés. Sin opción de repetir ganador, el cuadro de parejas se presenta igualmente apasionante, con varios tándems de especialistas dispuestos a aguarles la fiesta a las duplas referencias del circuito. En las siguientes líneas les presentamos a los favoritos y a los que bien podrían ser los tapados de la competición.

Favoritos

Bob Bryan-Mike Bryan (USA): Bicampeones en la arcilla de París (2003 y 2013), sería una insensatez descartarles antes de tiempo. Segundos clasificados en la Carrera de Campeones, los gemelos californianos sumaron otro Masters 1000 en tierra en la arcilla de Montecarlo pero fueron incapaces de ganar partidos en Madrid y Roma. Llegan a París con 37 años, en su temporada más irregular en mucho tiempo y con el único objetivo de aumentar un palmarés totalmente copado de grandes trofeos. Su rendimiento es una incógnita y más con un cuadro lleno de especialistas en tierra batida. Si superan un hipotético cruce de cuartos de final ante Cabal-Farah serán candidatos a todo.

Simone Bolelli-Fabio Fognini (ITA): La gran revelación del curso: campeones en el Abierto de Australia y finalistas en Indian Wells y Montecarlo. Esos tres grandes resultados les han colocado como la mejor pareja de 2015 pero aterrizan en Roland Garros con dudas después de perder más temprano de lo debido en los dos últimos Masters 1000 disputados. Combinación perfecta de singlistas que en arcilla se complementan a la perfección, obligando a los veteranos doblistas a tener que volear en condiciones muy precarias para ganar el punto. Parten como sextos preclasificados y el sector donde están encuadrados dista mucho de ser el más duro del torneo. Rivales a batir.

Vasek Pospisil-Jack Sock (CAN/USA): El tándem que revolucionó en 2014 la modalidad de dobles ha seguido en esta primera parte de curso deslumbrando con su enérgico juego que combina a la perfección la potencia de Sock en el fondo de pista y el toque de Pospisil en la red. Campeones en Indian Wells y finalistas en Miami, demostraron en Madrid que también pueden ser una pareja a tener en cuenta en arcilla. Una inoportuna lesión que el estadounidense le provocó al canadiense en su partido de cuartos de final ante Granollers-López les impidió avanzar en La Caja Mágica pero a buen seguro que, ya recuperado Vasek, su objetivo en Roland Garros será alzar la corona. Si superan las primeras rondas será muy difícil pararles.

Tapados

Ivan Dodig-Marcelo Melo (CRO-BRA): Los terceros cabezas de serie llevan tiempo llamando a las puertas de un título de Grand Slam. Semifinalistas perennes en los majors, lejos queda ya esa final alcanzada hace dos temporadas en Wimbledon. El polvo de ladrillo es la superficie en la que peor rinde Dodig, un jugador en horas bajas, pero sí que es un territorio donde Marcelo Melo se mueve a la perfección. Si el brasileño puede espolear a su compañero y conseguir elevar el nivel mostrado en las últimas semanas podrían convertirse en una pareja muy peligrosa. Agraciados con un sorteo benévolo, hasta cuartos de final podrían evitar a peligrosos especialistas en arcilla.

Pablo Cuevas-David Marrero (URU/ESP): Uruguayo y español han jugado nueve torneos juntos en este 2015 y en tan sólo dos han ganado más de dos partidos consecutivos. A pesar de este mal dato, han llegado lejos en dos eventos muy importantes en el calendario, lo que les hace situarse en plazas que darían acceso a la Copa de Maestros de Londres. Cuartofinalistas en el Abierto de Australia y campeones en el último Masters 1000 disputado en Roma, este tándem que combina un singlista de élite con un veterano doblista, podría estar entre los tapados, sobre todo en una zona del cuadro en la que no hay muchos gallitos. Atentos a su rendimiento.

Rohan Bopanna-Florin Mergea (IND/ROU): Extraña combinación que no parecía dar los dividendos esperados en la temporada de tierra pero que en Madrid acabaron destapándose como una de las grandes sensaciones de la gira europea. La potencia de Bopanna, un tenista acostumbrado a rendir en arcilla muy por debajo de su nivel habitual, se complementa a la perfección con el variado juego de Mergea, capaz de volear como el mejor especialista en la red pero también de sacar de quicio a cualquiera con su mano y su tenis en el fondo de la pista. Como novenas de cabeza de serie no parten como favoritos pero su camino hacia las últimas rondas no parece demasiado incómodo.

© TENNISTOPIC.com 2015. Todos los derechos reservados