Bautista, Djokovic y nada más

Redacción desde la ciudad de Madrid

“Es el mejor inicio que he tenido jamás”. Aún faltaban unas horas para encarar su segunda final del curso cuando Roberto Bautista hacía esta reflexión, pero era tiempo suficiente para valorar que estaba ante una oportunidad única para poner el broche de oro a seis semanas prácticamente perfectas. El castellonense, que ya había estrenado su palmarés 2016 en Auckland, podía encadenar en Sofía el segundo título del año, tantos como Novak Djokovic hasta ahora. Y así lo hizo.

Precisamente al otro lado de la red se encontraba una raqueta que ha trazado un inicio de curso similar al español, Viktor Troicki. Como Bautista, el serbio también había coleccionado un título en Sídney y rebasaba la decena de victorias. Sin embargo, la balanza se decantó del lado del discípulo de Pepe Vendrell por 6-3, 6-4 en apenas una hora y 22 minutos.

“Troicki es un gran oponente, muy duro, que se mueve muy bien en la pista y te obliga a hacer peloteos largos, pero ese juego me gusta, así que he disfrutado mucho en esta final enfrentándome a Viktor”, reconocía después de celebrar su segundo título, una cifra similar a la que presenta Novak Djokovic (Doha y Abierto de Australia), junto al que comparte el privilegio de lucir un mayor número de coronas en el primer mes y medio de competición.

Además, con el número uno del mundo también coincide en la cantidad de triunfos cosechados desde que arrancó la campaña con 12 victorias, una marca que no iguala ninguna otra raqueta del circuito. “Estoy muy contento con mi juego, con este trofeo y en general con estos momentos que tenísticamente estoy viviendo, es producto sin duda del trabajo diario, de ir paso a paso. Estoy disfrutando en la pista y compitiendo a gran nivel”, advirtió el nuevo top-17 del ránking ATP a partir de este lunes.

Completa el abanico

A Bautista le quedaba únicamente una cuenta pendiente en su historial: ganar un título sobre pista dura cubierta. En todas las finales que había disputado hasta entonces en esta superficie había tenido que conformarse con recoger el trofeo de subcampeón. Y es que después de tres oportunidades perdidas entre Moscú –en dos ocasiones– y Valencia, el torneo búlgaro se antojaba como una reválida para el español. Con esta corona, ‘Rober’ luce un título en cada uno de los escenarios posibles: tierra batida, hierba, cemento y dura indoor.

2014. ‘s-Hertogenbosch – Hierba
2014. Stuttgart – Tierra batida
2016. Auckland – Pista dura
2016. Sofía – Pista dura indoor

© TENNISTOPIC.com 2015. Todos los derechos reservados