Bautista crece en Río

Álvaro Rama desde la ciudad de Madrid

Sin mirar atrás. Roberto Bautista avanzó a los octavos de final en los Juegos Olímpicos tras desenredar (7-6(2) 6-2) un choque removido ante el italiano Paolo Lorenzi, uno de los más curtidos del vestuario a sus 34 años. Su esfuerzo tendrá un premio evidente: pelear un lugar entre los ocho más fuertes del torneo frente al Gilles Muller (vencedor por 6-4 6-3 al quinto favorito Jo-Wilfried Tsonga). Ante el luxemburgués, un sacador monumental situado en el número 37 del ranking masculino, toda una oportunidad.

El español, que acumula dos victorias en Río de Janeiro, avanzó con convicción dejando varias evidencias a su paso: asumió el desafío del debut, dispuesto a buscar una plaza en los cuartos de final en su primera experiencia olímpica; aceptó los galones para colocarse como décimo favorito entre los 16 mejores, pisando la ronda lógica para su ranking; y se erigió en alternativa visible, sacando la cabeza en un sector que engulló a Novak Djokovic en la primera ronda del torneo y en la que figura como de mejor ranking en el hipotético camino a las semifinales.

El de Castellón, único representante español en la parte alta del cuadro junto a Rafael Nadal, dio así otra muestra de su madurez en el circuito y tratará de imponer su autoridad para asegurarse un lugar en la antesala de la pelea por las medallas.

Del Potro sigue avanzando

En el mismo sector que Bautista en la lucha por las semifinales, superando la resaca del encuentro ante Novak Djokovic y afrontando una programación de alta dureza (tras cerrar la jornada anterior batiendo al número 1 fue llamado a competir en individual y dobles), Juan Martín del Potro resolvió un choque de ida y vuelta (6-3 1-6 6-3) ante el portugués Joao Sousa para ganarse una plaza entre los 16 más fuertes. Vigente medallista de bronce en los Juegos Olímpicos, el argentino se medirá al japonés Taro Daniel con la misión de volver a quedar a un paso de los metales.

© TENNISTOPIC.com 2015. Todos los derechos reservados